Ricomà dice ahora que habrá Cavalcada y Carnaval

El alcalde de Tarragona y la CUP piden a ECP que facilite el presupuesto mientras Aguilar denuncia un tono «amenazador y mamporrero» del gobierno local

OCTAVI SAUMELL

Whatsapp
Pau Ricomà reconoce que el Consistorio frenará el gasto «prescindible» hasta fin de año. PERE FERRÉ

Pau Ricomà reconoce que el Consistorio frenará el gasto «prescindible» hasta fin de año. PERE FERRÉ

Cambio de discurso en solo una semana. Siete días después de que, en rueda de prensa, los portavoces de ERC (Xavier Puig), Junts per Tarragona (Dídac Nadal), la CUP (Eva Miguel) y los concejales Jordi Fortuny y Hermán Pinedo afirmaran que, debido al agujero económico de 11 millones de euros que puede tener el presupuesto del Ayuntamiento para 2022, el próximo año «no podremos hacer frente a las subvenciones a entidades sociales, culturales, entidades que van desde el volei Sant Pere y Sant Pau a las actividades extraescolares, convenios con entidades del tercer sector o ecologistas, la programación de teatros, las de los centros cívicos, Santa Tecla, Tarraco Viva o la Cavalcada de Reis», ayer el alcalde Pau Ricomà (ERC) matizó a los representantes de los partidos que integran el gobierno municipal y garantizó que durante el primer trimestre «habrá Cavalcada y Carnaval» y que, por lo que se refiere al resto de actividades, «seguro que también, pero veremos hasta donde podemos llegar». 

El alcalde confirmó ayer la noticia avanzada por este periódico de que, hasta el 31 de diciembre, solo se ejecutará el gasto «imprescindible» para lograr el mayor remanente de cara a 2022, y reconoció que, a día de hoy, el ejecutivo de la Plaça de la Font vive con «incertidumbre» la previsión económica para el próximo año. «Presentaremos el presupuesto. Estamos pendientes de lo que haga el Estado con la plusvalía, ya que no es lo mismo que podamos tener el 100% de lo previsto o el 25%. Y tampoco hemos podido actualizar los impuestos», lamentó el máximo edil, quien pide –junto a la CUP– que Carla Aguilar (ECP) «haga caso a su máxima representante y facilite en Tarragona el presupuesto para 2022», afirmó en relación a las declaraciones del pasado miércoles de Jéssica Albiach. 

ECP sube el tono

Sin embargo, a día de hoy no parece que los Comuns estén por la labor. Ayer, su portavoz levantó la voz. «Empezamos a estar cansadas de tono amenazador y mamporrero del gobierno municipal. Mientras se dedican a hablar de nuestro voto y no de sus presupuestos aún inexistentes se dedican a asustar a la ciudadanía con previsiones catastrofistas», indicó Carla Aguilar. 

La líder de ECP reitera que «tal y como dijo Albiach, estamos a disposición del gobierno municipal para negociar el presupuesto, pero lo que hace el gobierno local  es tergiversar y amenazar por una cosa que aún no existe, como son sus cuentas». Asimismo, la edil recalca que «parece que no son conscientes que están en minoría. Primero que nos hablen con respeto y después, si es necesario, ya hablaremos», asegura Aguilar.  

Temas

Comentarios

Lea También