Ricomà teme perder un 30% con la nueva plusvalía

ERC pide que el Estado compense con un fondo extraordinario la pérdida de ingresos por el tributo, que en Tarragona podría ser de hasta 2,5 millones

Octavi Saumell

Whatsapp
Tarragona ha ingresado a lo largo de este 2021 casi ocho millones de euros procedentes del impuesto de la plusvalía. FOTO: Pere Ferré

Tarragona ha ingresado a lo largo de este 2021 casi ocho millones de euros procedentes del impuesto de la plusvalía. FOTO: Pere Ferré

La nueva plusvalía podría pasar una factura del 30% en los ingresos del tributo. Una semana después de que el Gobierno Central anunciara la adaptación del método de cálculo del impuesto sobre el Incremento del Valor de los Terrenos de Naturaleza Urbana –a raíz de la sentencia de octubre del Tribunal Constitucional que anulaba varios artículos del sistema anterior–, Esquerra Republicana teme ahora que la modificación puede comportar una pérdida de casi una tercera parte del ingreso municipal previsto antes de 2022, que en la Plaça de la Font asciende a ocho millones de euros según ha indicado recientemente el propio equipo de gobierno.   

El partido del alcalde, Pau Ricomà, presenta en el pleno de este viernes una moción en la que se especifica que «las primeras estimaciones realizadas por diferentes ayuntamientos apuntan que, con la nueva metodología, se habría ingresado alrededor de un 30% menos de lo que se ha cobrado por plusvalías en lo que llevamos de ejercicio 2021 ». Pese a que en principio se presupuestaron cinco millones, lo cierto es que ya se han cobrado casi tres de más. El recorte temido, pues, podría comportar un descenso en la recaudación de 2022 de casi 2,5 millones de euros.  

Vías estables y extraordinarias
Por ello, el grupo municipal de Esquerra Republicana pondrá en liza pasado mañana una propuesta en la que pide que el Saló de Plens apruebe «instar al Gobierno del Estado a crear un fondo extraordinario para compensar la pérdida de ingresos que ocasione la sentencia del Tribunal Constitucional en las finanzas municipales ». En este sentido, el texto que presenta ERC resalta que estas ayudas deben destinarse «tanto a aquellas transmisiones efectuadas durante los 15 días en los que no se ha podido exigir el impuesto como, sobre todo, para aquellas transmisiones anteriores que estaban pendientes de liquidar y que no se efectuará ». También las pide para las que «no se ha adquirido un carácter firme y será necesario de devolver a los contribuyentes en base a la resolución del TC». 

La moción de Esquerra no se queda solo en el periodo de transición entre la sentencia y el paso dado por el Estado, sino que apuesta por pedir al ejecutivo de Pedro Sánchez (PSOE) que «cree un fondo permanente de compensación en favor de los ayuntamientos por la reducción de ingresos que generará el nuevo método de determinación de la base imponible, en cumplimiento del principio de suficiencia financiera », se especifica en el texto. 

El portavoz de ERC, Xavier Puig, reitera que la afectación para Tarragona «podría llegar a ser del orden del 30%», un hecho que complica la previsión para 2022. «Cabe recordar que es un impuesto importante para las cuentas de los municipios, y que aporta una cantidad de ingresos muy relevante. Es imprescindible que se resuelva esto porque no podemos estar en una situación tan delicada, en la que peligra la financiación global de los ayuntamientos», indica el edil de la formación republicana, quien califica como de «lamentable» que el Estado «no haya tenido en cuenta esto. Desde 2017 sabía que debe solucionarlo y actuar. Y ahora el resultado es nefasto para los ayuntamientos», critica. 
Por todo ello, Puig reivindica que «es necesario» que el gobierno español impulse los fondos extraordinarios y permanentes para «compensar» la pérdida de ingresos e «intente paliar la estocada que ha supuesto la decisión del TC». De lo contrario, las cuentas para 2022 no cuadrarán.  

Temas

Comentarios

Lea También