Más de Tarragona

Se necesitará tarjeta para abrir 104 contenedores en Bonavista y El Serrallo

Sale a licitación la contratatación de los informadores ambientales que explicarán a los vecinos, puerta a puerta, el nuevo sistema

NORIÁN MUÑOZ

Whatsapp
Imagen del modelo de contenedor que han usado en Bellvei. Aquí se agregará la tecnología a los contenedores actuales.  FOTO: JMB

Imagen del modelo de contenedor que han usado en Bellvei. Aquí se agregará la tecnología a los contenedores actuales. FOTO: JMB

Antes de que termine el año los barrios de Bonavista y El Serrallo habrán cambiado su manera de tirar la basura, al menos en lo que respecta a la orgánica (contenedor marrón) y a la de rechazo o ‘resta’ (contenedor gris). La intención del Ayuntamiento de Tarragona es seguir la tendencia que ya han iniciado diferentes municipios a nivel estatal, incluidos algunos de la provincia de Tarragona, de cerrar estos contenedores y que solo se puedan abrir con una tarjeta identificativa que se entregará previamente a los vecinos. Se trata de una prueba piloto que luego se extendería al conjunto de la ciudad.

Ayer salió a licitación el contrato para realizar una campaña informativa con la que dar a conocer a los vecinos cómo funcionará el sistema y hacer seguimiento de las posibles incidencias. El contrato, que tendrá una duración de siete meses, tiene un presupuesto de 51.351 euros.

Vecino por vecino

La empresa que consiga el contrato tendrá entre sus funciones contactar con las asociaciones de vecinos y comerciantes, así cómo otras entidades de los barrios, para dar a conocer el proyecto. Se espera que puedan comenzar a trabajar en junio.

Completada esta etapa deberán informar a todos los residentes, comerciantes y empresas de los dos barrios, sobre el funcionamiento. Se pondrán por igual puntos de información en la calle que se irá a las casas puerta por puerta. El contrato especifica que se deberán realizar un mínimo de cuatro visitas en diferentes horarios y días (incluso sábados y domingos) hasta encontrar a los vecinos tanto para darles la información como para entregarles las tarjetas que necesitarán para abrir los contenedores.

Posteriormente, cuando se ponga en marcha el piloto, los informadores estarán en las islas de contenedores, de lunes a domingo, asesorando a los usuarios sobre el nuevo sistema y resolviendo las dudas que puedan tener.

Los informadores también deberán vigilar cómo funciona el sistema y detectar si hay incidencias y comunicarlas al Ayuntamiento.

En El Serallo se cerrarán nueve contenedores, seis de ‘resta’ y tres de orgánica. En Bonavista se cerrarán 95; 64 de ‘resta y 31 de orgánica, lo que da un total de 104 contenedores entre los dos barrios. Fuentes del Ayuntamiento explican que no se cambiarán los contenedores sino que se les agregará la tecnología para poder cerrarlos.

El objetivo de la puesta en marcha de este sistema es conseguir que se recicle mejor, algo que redundará en un ahorro para las arcas municipales y para el bolsillo de los ciudadanos así como en una mejora para el medio ambiente. La intención, además, es que en el siguiente contrato de la basura, previsto para el 2023, los vecinos paguen en función del uso que hacen del servicio y no por la calle donde viven, como hasta ahora.

Temas

Comentarios

Lea También