Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Sirco cierra sus puertas y deja Port Tarraco con un solo restaurante

La Marina asegura que el establecimiento debía un año de alquiler y afirma que trabaja para ocupar todos los locales
Whatsapp
Sirco estaba instalado en uno de los extremos de la Marina Tàrraco.  Foto: Lluís Milián

Sirco estaba instalado en uno de los extremos de la Marina Tàrraco. Foto: Lluís Milián

Marina Port Tarraco se queda, a partir de esta semana, prácticamente huérfana de locales de restauración. El restaurante Sirco, situado en el extremo de la fila de locales de esta zona marítima de la ciudad –justo delante de donde suele estar atracado el yate del propietario de la Marina, de Qatar, en el Moll de Lleida– echa el cierre después de casi siete años abierto ofreciendo gastronomía de vanguardia. El propietario de Sirco, Pep Moreno, confirmó al Diari que dejaba el local de la Marina el próximo 1 de mayo, pero que esta semana ya no abriría al público. Con el cierre de Sirco, Marina Port Tarraco se queda con un solo establecimiento dedicado a la restauración en todo el recinto, Wok Tarraco, un local de comida asiática. Existe otro local, el Harbour Club, que funciona como bar y pub, pero este pertenece a la propia Marina Port Tarraco.

En los últimos meses se han abierto nuevos locales dedicados, eso sí, a los servicios para las embarcaciones que atracan en el muelle. Así, en la misma zona donde se encuentra Sirco, hay una empresa de alquiler de vehículos de alta gama, DB7 Autos, dos agencias dedicadas al mundo de la navegación de embarcaciones recreativas, Evolution Yatch Agents y BWAYatching, y una empresa de interiorismo para yates, MKT Interiors.

Plena ocupación en un año

A pesar de la imagen de desamparo que puede transmitir la zona en estos momentos en relación a los numerosos locales que se encuentran vacíos, el Director General de Marina Port Tarraco, Marc Colls, aseguró que, en el periodo de un año, todos los locales estarían ocupados y eso incluiría restaurantes y todo tipo de empresas de servicios para las embarcaciones. «Estamos trabajando muy duro desde hace meses para relanzar la Marina. Tenemos un director comercial que se encarga de conseguir clientes que quieran instalarse en nuestros locales y tenemos muchas negociaciones en marcha. En un año podremos tener el cien por cien de ocupación», afirma Colls. Así, el edificio número 4, situado en el ángulo de la Marina –esta tiene una forma de L, entrando, es el edificio de cristal de dos plantas que hay al final, al frente– será un restaurante con diferentes ambientes y estilos de gastronomía, según Colls. Para este edificio habría algunas empresas, una de ellas extranjera, interesadas en instalarse.

Marina Port Tarraco tiene presupuestada una inversión de medio millón de euros para este año. En estos momentos se están realizando trabajos de adecuación del aparcamiento y también de zonas ajardinadas que, según el Director General, contarán con palmeras. También se está trabajando en un pequeño muelle, justo enfrente del edificio número 4 (el de cristal de dos plantas) que será, en palabras de Colls, «como un pequeño anfiteatro para la realización de eventos». La afluencia de embarcaciones también ha aumentado y, según Colls, se ha triplicado la ocupación de amarres en relación a los tres últimos años.

«Ahora vienen más yates y empezamos a tener unos números de ocupación muy aceptables. El hecho de que vengan más embarcaciones también está relacionado con el relanzamiento comercial de la zona. Queremos que la Marina sea un lugar donde la gente pueda venir a pasear y encontrar locales de ocio, que la oferta de restauración esté en la parte del principio», dice. El Director General también aseguró que querrían dar uso al antiguo edificio de aduanas, justo antes de la entrada a Marina Por Tarraco y convertirla en un centro de interpretación o recepción de visitantes, así como ampliar el uso de la parte posterior del Moll de Lleida.

Se trata de otro intento de relanzar Marina Port Tarraco después del frustrado intento de ubicar un outlet (un espacio con tiendas de marcas con ropa de fuera de temporada) de hace un año.

Cambio en la gerencia

La propiedad es de un jeque de Qatar –que la compró aSociedad Internacional Marina Tarraco porunos 65 millones de euros en 2011– a través de una sociedad llamada Qatari Diar, que tenía, hasta ayer, el 95% de la Marina. Qatari Diar compró ayer mismo el 5% restante a Marina Barcelona 92 (MB92), que también se encargaba de la gestión de Port Tarraco. Ahora, Qatari Diar ha contratado directamente a los 13 trabajadores que MB92 y quiere dar un nuevo impulso a la zona con la gestión directa de la misma.

Temas

  • TARRAGONA

Comentarios

Lea También