Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Sirven 900 croquetas en la Fira Aproxima’t de TGN

Primera edición. El objetivo de la jornada era promocionar los productos de proximidad y dar a conocer las cervezas artesanas del territorio

Carla Pomerol

Whatsapp
Por la tarde tuvo lugar una cata comentada de cervezas artesanas. FOTO: Fabián Acidres

Por la tarde tuvo lugar una cata comentada de cervezas artesanas. FOTO: Fabián Acidres

Promocionar los productos de proximidad y dar a conocer las cervezas artesanas que se elaboran en el territorio. Estos son los principales objetivos de la Fira Aproxima’t, que ayer se celebró por primera vez en Tarragona. La Plaça del Rei fue el escenario escogido y los dos platos fuertes de la jornada fueron la Encroquetada popular y la degustación de cervezas. 

El grupo de consumidores de proximidad, La Bajoca, junto con el Casal Popular Sageta de Foc y  los maestros cerveceros –Kesse de Tarragona, Ona de Vila-seca y Clandestines de Montferri– fueron los organizadores de esta muestra pionera. La plaza se llenó de artesanos que mostraban y vendían su producto de proximidad.

Pero si hubo un momento destacado durante la jornada fue la Encroquetada popular. Se sirvieron cerca de 900 croquetas de varios sabores. Carne cocida a baja temperatura, queso azul con cerezas, arroz con verduras, masa de pizza con piña, sobrasada, nueces y queso de cabra y de quinoa. Estos son algunos de los gustos.

La más solicitada, según los organizadores, eran las de botifarra blanca y negra, un claro homenaje al mítico bocadillo del Boada. Los encargados de elaborarlas explicaban que llevan dos meses de trabajo. «A la semana hacíamos unas 150. Las congelábamos y hoy las hemos frito», comentaban. La iniciativa fue tan exitosa que los organizadores apuestan por celebrar una segunda edición. 

Por la tarde fue el turno de la cata comentada de cervezas artesanas, a cargo de sus productores. Arnaud Moiroux era uno de ellos. Nació en Francia y desde hace tres años vive en Cambrils.

Decidió abrir una pequeña fábrica de cerveza artesanal en Vila-seca. «Empecé elaborando esta bebida hace unos 10 años para consumo propio», explicaba Moiroux, quien añadía que la clave del éxito es utilizar productos de calidad. EL nombre de la marca es Ona y cada cerveza responde a las tipologías de olas. La Trapitxol es rubia, la Maregassa más tostada y la Mejol un poco más amarga.

Quesos y miel km 0

Quesos, yogures, cosmética ecológica, frutas y verduras, miel y legumbres son algunos de los productos que ayer se mostraban en la Fira Aproxima’t. La Casa de la Mel es el nombre de una pequeña empresa de apicultores de Alcover

Vendían miel, jalea real y polen. Este último resulta ser un energizante natural, como una especie de Red Bull. «Te levantas por la mañana y te tomas este polen mezclado con lo que quieras y te da un plus de energía», explicaba Maria Eugenia Jiménez, propietaria de la Casa de la Mel.

A pocos metros se encontraba Raquel Reche, de la Formatgeria Boc de Mont-ral. Reche explicaba que «el secreto para hacer un producto de calidad y artesano es no tener ningún secreto. Desarrollar el método tradicional es la mejor manera de elaborar el queso de cabra». Durante toda la jornada se respiró un ambiente festivo, amenizado por dos dj’s clásicos de la ciudad. Por la mañana Ganja Nights y, por la tarde, el Club Vinil de Tarragona. 
 

Temas

Comentarios

Lea También