Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Socialistas y Podemos de Tarragona defienden a ultranza el pacto

Sabaté, que hoy asiste al Comité Federal del PSOE, asegura que 'trabajaré para que haya un acuerdo de progreso'. 'Rajoy sería negativo para los trabajadores', advierte Carmona (Podemos)

Xavier Fernández

Whatsapp
El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez (i) pasa junto al líder de Podemos, Pablo Iglesias (d), durante la sesión constitutiva del Congreso.

El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez (i) pasa junto al líder de Podemos, Pablo Iglesias (d), durante la sesión constitutiva del Congreso.

El pacto entre PSOE y Podemos es imprescindible para la renovación de la política española y es perfectamente legítimo aunque descabalgue a la fuerza más votada. Es el mensaje que lanzan tanto los socialistas como los miembros de Podemos en Tarragona. El desacuerdo entre unos y otros radica en las formas que utilizó el líder ‘podemita’, Pablo Iglesias, para lanzar su oferta de acuerdo al secretario general socialista, Pedro Sánchez.

Para Xavier Sabaté, histórico dirigente del PSC del Camp de Tarragona y uno de sus dos representantes (la otra es Helena Arribas, de El Vendrell) en el Comité Federal que el PSOE celebra hoy en Madrid, «hay que intentar un gobierno de cambio porque es lo que votaron los ciudadanos. Hay una nueva era en España y el resto del mundo. Se han acabado las mayorías absolutas. Hay que tener una nueva actitud de acuerdo de unos con otros. Todos debemos ceder».

‘Debemos estar a la altura’

«Todo el mundo quiere un cambio. Hemos de ponernos de acuerdo en la fórmula. Los políticos debemos estar a la altura. Trabajaré (en el Comité Federal de hoy) para que se apueste por ese acuerda de progreso», insiste Sabaté, que rechaza rotundamente unas nuevas elecciones: «Estamos votando cada dos por tres. Así no hay manera de constituir un gobierno estable».

Según Sabaté, «España no es Alemania. Merkel (la canciller) está llevando a cabo políticas de centro». Sabaté cree que es mucho más moderada que el presidente del Gobierno en funciones, Mariano Rajoy. Ayer mismo el líder del PSOE, Pedro Sánchez, cerró su ronda de contactos con los barones del partido. Le dieron su respaldo para que se mantenga firme en su negativa a facilitar la investidura de Rajoy e intente formar una mayoría alternativa.

Sánchez llega con este aval a la reunión que celebrará hoy el Comité Federal en la sede de Ferraz, marcada por la oferta de Podemos para entablar un gobierno de coalición con los socialistas. La postura de los barones sobre qué debe hacer Sánchez ante esta propuesta no es tan unánime, debido a los recelos que suscita la alianza con Podemos en los barones de más peso.

La presidenta de Andalucía, Susana Díaz, evitó ayer pronunciarse sobre el pacto con Podemos. Díaz se limitó a asegurar que su intención en el Comité Federal es la de «ayudar y colaborar a que el PSOE, como siempre, se muestre ante la sociedad como un instrumento útil».

El Comité Federal de hoy es uno de los más decisivos de los últimos años, aunque se ha rebajado la tensión que lo había rodeado. Los más de 250 miembros del máximo órgano del partido no tienen previsto aprobar ninguna resolución, al considerar la dirección que sigue vigente la hoja de ruta aprobada el pasado 28 de diciembre.

El derecho a decidir, ‘básico’

En ella, se acordó, por un lado, no apoyar la investidura de Rajoy y, por otro, autorizar a Sánchez a intentar liderar un gobierno progresista. La condición que se puso para negociar es que esas fuerzas defiendan la unidad de España y renuncien a la celebración de un referéndum de autodeterminación, como postulan Podemos y sus marcas afines.

El referéndum sigue siendo, sin embargo, una petición básica para Podemos, según uno de sus miembros de Tarragona e integrante del Consejo Ciudadano de Catalunya, Toni Carmona. Para Carmona, «no se puede callar a la mitad de Catalunya ni ocultar sus sentimientos. El derecho a decidir es vital para que cambie la perspectiva de los votantes».

Carmona coincide con Sánchez en que el acuerdo entre socialistas y ‘podemitas’ es imprescindible. «Otro gobierno de Rajoy sería muy negativo para la clase trabajadora», sostiene Carmona, quien admite con sorna que sí son un «peligro», como les acusó recientemente el expresidente José María Aznar: «Somos peligrosos, sí, pero para los poderes económicos y los políticos que quieren mantener las desigualdades sociales».

Sabaté y Carmona también están de acuerdo en que es posible la abstención de Convergència y ERC o de Ciudadanos, imprescindible para que Pedro Sánchez pueda llegar a la Moncloa. Sabaté advierte que «si ninguno de los tres se abstiene deberá explicar por qué rechaza un gobierno de cambio y provoca nuevas elecciones, que serían un desastre».

La actitud de Pablo Iglesias, que se postuló como vicepresidente de un supuesto gobierno encabezado por Sánchez y su ofrecimiento a través de los medios de comunicación suscita controversia. Sabaté se muestra indignado. Carmona, admirado.

‘Política barata y efectista’

Sabaté: «Esa ‘oferta’ fue un desastre. Pablo Iglesias debe mirar por el país y los ciudadanos. Tiene que bajarse del burro y abandonar la política efectista y barata de mercadotecnia. Ha de preocuparse menos por su imagen y la televisión y más por el país real. Unas negociaciones exigen mucho rigor, muchas horas, y menos salir en la televisión. Estar tan pendiente de las tertulias es un desastre».

Carmona cree, por contra, que «Pablo es el domador de leones del Congreso. Se mueve como pez en el agua. Lleva la iniciativa. Es valiente. No tiene ninguna soberbia. Soberbia hubiese sido postularse como presidente. La gente que está con él es muy válida. Serían buenos ministros. Ylas carteras más importantes las tendría el PSOE».

Fuentes del PP creen, sin embargo, que Pablo Iglesias intenta que el acuerdo con el PSOE no sea posible «y culpar a los socialistas. No creo que Iglesias cometiese un error. Lo hizo expresamente. Es un killer, un crack, y se le puede acusar de cualquier cosa menos de tonto».

Rajoy, sí o sí

Dicha fuente rechaza que Rajoy pueda emular al expresident de la Generalitat Artur Mas y se retire para facilitar un acuerdo, como han insinuado dirigentes de Ciudadanos y del PSOE e incluso la presidenta del PP madrileño, Esperanza Aguirre, quien ayer pidió huir de «personalismos» y hacer «sacrificios» y «concesiones» cuando se le preguntó si Rajoy debe dar un paso atrás si C’s lo pide para facilitar un acuerdo.

La vicepresidenta, Soraya Sáenz de Santamaría, exigió ayer tras el Consejo de Ministros «humildad» y «un examen de conciencia» a quienes no han ganado las elecciones y negó que Rajoy vaya a marcharse para facilitar la investidura. «Pues mire, no va a ser así», sentenció Soraya.

Temas

  • TARRAGONA

Comentarios

Lea También