Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Sólo 12 de las 47 paradas del Mercat Central abren el sábado por la tarde

Los vendedores reclaman a Espimsa que se haga cumplir el reglamento, ya que el cierre de algunos puntos de venta perjudica al resto, al no haber una oferta completa de productos

Carla Pomerol

Whatsapp
El próximo 16 de marzo se celebrará un año de la inauguración del equipamiento. FOTO: lluis milián

El próximo 16 de marzo se celebrará un año de la inauguración del equipamiento. FOTO: lluis milián

Después de diez meses de la inauguración del Mercat Central, solamente 12 de las 47 paradas abren los sábados por la tarde. Las primeras en cerrar fueron las pescaderías, y después las fruterías y verdulerías. La mayoría de paradas que siguen abiertas son carnicerías y bares, aunque algunas de ellas, en algún momento, se han planteado cerrar. Aseguran que la tarde del sábado no se vende como los otros días. Y el motivo es que los tarraconenses entran al mercado, pero no compran porque no hay un abanico de productos a ofrecer. Casi todas las pescaderías y fruterías están cerradas y, según algunos paradistas, «los clientes no vienen para comprar solamente carne». 
Algunos de estos empresarios no cumplen con el reglamento, que marca que las paradas deben estar abiertas de las 9 a las 20 h de lunes a sábado, pero también existe la posibilidad alternativa de abrir de las 8.30 hasta las 21 h, bajando la persiana los sábados por la tarde, los lunes por la mañana o cada día al mediodía, de 15.30 a las 17 h. Solamente se puede escoger una de las tres opciones. 

Lo cierto es que cada parada hace lo que le parece, sin cumplir con la normativa. «Hay quien cierra los mediodías y también los sábados por la tarde», explica Ferran Bertran, de Carns Bertran, quien reconoce que «el hecho de que tantas paradas cierren el sábado por la tarde perjudica a los que abrimos porque los clientes no cuentan con una oferta completa». Manoli Rodríguez, que regenta una frutería en el mercado, es una de las que cierra el sábado por la tarde, pero abre el resto de días durante toda la jornada. Ella cumple con el reglamento. «Me sabe mal por los que abren, pero yo no puedo abrir porque la tarde del sábado vendo muy poco. Los clientes vienen a pasear y a tomarse un café, pero no a comprar», asegura Manoli.

Aún no se ha sancionado a ninguna de las paradas que no cumplen con la normativa

Durante los primeros meses de apertura, la mayoría de pescaderías criticaban el exceso de horas que debían abrir y, además, aseguraban que el mediodía del sábado se les acababa el género. Finalmente, las pescaderías llegaron a un acuerdo con Espimsa en que la empresa municipal exigía que abrieran un mínimo de tres paradas con pescado fresco, y así mantener la oferta durante el fin de semana. Pero ahora parece ser que el pacto ha llegado a su fin porque el sábado pasado ya no abrió ninguna pescadería.

Por su parte, la presidenta de la Associació de Venedors del Mercat Central, Maria Virgili, asegura que «cuando entramos en el nuevo mercado, todos conocíamos las reglas del juego».

Hacer efectivas las sanciones

Es muy habitual ver por el mercado, personal de Espimsa haciendo fotos en las paradas que están cerradas y que no cumplen con el reglamento. Estos expedientes se trasladan a Espimsa, pero no al Ayuntamiento, que es quien tiene la competencia de hacer efectivas las sanciones –que pueden llegar a oscilar entre 750 y 1.500 euros–. Por su parte la presidenta de Espimsa, Elvira Ferrando, asegura que «hemos sido flexibles durante diez meses para que la gente se adapte. No queremos perjudicar a nadie», y añade que el próximo martes día 30 de enero, se reunirá el consejo de administración para decidir si se trasladan los expedientes al Ayuntamiento y, por lo tanto, loas sanciones se hacen efectivas. 

Temas

Comentarios

Lea También