‘Start’ logra que 273 jóvenes de Tarragona vuelvan a los estudios

El programa da una segunda oportunidad a chicos que han dejado el sistema escolar y no trabajan. 82 jóvenes han conseguido empleo

NORIÁN MUÑOZ

Whatsapp
EL centro tuvo que reinventarse durante el confinamiento. FOTO: CEDIDA

EL centro tuvo que reinventarse durante el confinamiento. FOTO: CEDIDA

«Queremos transformar las adversidades en oportunidades», resume Azahara González, directora del centro Start Noves Oportunitats del Camp de Tarragona. Y eso es, justamente lo que intenta hacer el programa que llevan adelante: buscar un nuevo camino para jóvenes de 16 a 24 años que no estudian ni trabajan.

En la segunda edición del programa, que ha durado dos años y que depende del Servei Públic d’Ocupació de Catalunya, SOC, se atendió en el Camp de Tarragona a 556 jóvenes (1.655 en Catalunya). En este período se firmaron 139 contratos por parte de 82 usuarios y 273 participantes regresaron al sistema educativo. Entre ellos 120 han completado un Certificado de Profesionalidad.

Entre quienes han conseguido empleo vale la pena destacar el caso de 12 jóvenes migrantes que llegaron como menores no acompañados y que, gracias al programa, han conseguido un contrato laboral que les ha permitido conseguir un permiso de residencia y con ello regularizar su situación legal.

Hay que destacar, además, la participación de 113 empresas del territorio. Algunas de ellas, de hecho, contrataron a jóvenes que hicieron con ellos las prácticas.

El reto de la digitalización

Durante el confinamiento el centro tuvo que adaptar su actividad por todas las vías posibles. Según los medios de que dispusieran los participantes hicieron llamadas o videollamadas o les hicieron documentos editables desde el teléfono móvil.

La respuesta, asegura González, fue muy buena. Los que estaban haciendo un módulo de auxiliar de catering, por ejemplo, siguieron haciendo las recetas desde su casa, y los de peluquería practicaron peinados y tintes con sus familiares.

También hubo jóvenes que ya no estaban en el centro y que volvieron a vincularse durante el confinamiento.

Tal como está planteada la situación quienes comienzan ahora (el plazo está abierto hasta febrero del año que viene) la intención es hacer la mayor parte posible de la atención de manera presencial, pero ya están preparados en caso de que se produzca un nuevo confinamiento.

Otro de los grandes retos será la inserción de estos jóvenes, de por sí complicada, con la crisis económica que ha generado la pandemia. Según los datos del Idescat el paro entre la población de 16 a 24 años en Catalunya llegó al 25,7% el pasado mes de agosto.

En este sentido González explica que están creando nuevo itinerarios en busca de nuevos nichos de ocupación, como los relacionados con el comercio on line.

Una de las peculiaridades del programa es que realiza una acción individualizada con cada joven en la que se les ofrece orientación y apoyo continuo de acuerdo a sus intereses, aptitudes y realidad social. Se les forma en aspectos básicos de acceso al empleo, pero también formación orientada a adquirir una profesión. Además, si es el caso, se les prepara para regresar al sistema educativo. Entre los que han regresado al sistema hay algunos que este curso se han matriculado en ciclos de Formación Profesional de grado medio y superior

Temas

Comentarios

Lea También