Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Sustituyen a los trabajadores de La Pedrera por un sistema remoto

Los empleados denuncian que durante horas las incidencias que puedan sufrir los usuarios sólo serán atendidas por telegestión desde Madrid

Norián Muñoz

Whatsapp
El párking de La Pedrera es municipal, aunque está gestionado por una empresa privada. Tiene capacidad para unas 500 plazas. Foto: Pere Ferré

El párking de La Pedrera es municipal, aunque está gestionado por una empresa privada. Tiene capacidad para unas 500 plazas. Foto: Pere Ferré

Este martes fueron despedidos cinco de los seis auxiliares de aparcamiento que hasta ahora trabajaban en las taquillas del párking público de La Pedrera. El motivo que esgrime la empresa que gestiona el establecimiento (que es de propiedad municipal) es la instalación de un sistema de telegestión que, en teoría, les sustituye en sus funciones.

Alertan los trabajadores, a quienes se les ha aplicado un despido objetivo «por causas técnicas y organizativas», que en el aparcamiento sólo quedarán trabajando un encargado y un cajero, lo que imposibilitará que haya atención presencial durante las 24 horas que abre el establecimiento, que cuenta con siete plantas y unas 500 plazas. De hecho, explican, desde ahora y hasta septiembre, vacaciones mediante, sólo habrá trabajando una persona cada día.

Con una llamada al establecimiento pudimos comprobar que aunque el aparcamiento abre las 24 horas, ayer sólo había atención personal de siete de la mañana a siete de la tarde.

Incidencias por telegestión

Relatan que recientemente la empresa que gestiona el parking, Nereida Mediterránea (Ballester Inmobiliaria), se asoció con otra que se encargó de actualizar parte de la maquinaria.Esa actualización implica que las incidencias se solucionarán, de manera remota, desde una centralita que está en Madrid y con la cual los usuarios contactarán por interfono o por teléfono.

Aseguran los trabajadores que el sistema ya ha demostrado sus deficiencias porque desde Madrid deben controlar lo que sucede en otros párkings de toda España, con lo cual el tiempo de espera es muy largo.

Insisten, además, en que hay situaciones que no se pueden resolver a distancia, como, por ejemplo, incidencias con tickets perdidos, ilegibles o aquellos que los usuarios pagan pero las máquinas no validan. Mientras no hay trabajadores presencialmente tampoco se pueden hacer abonos o resolver inconvenientes con los mismos. Además, si hay quejas, no habrá donde firmar un libro de reclamaciones.

Peor, noche y fin de semana

La situación, insisten, se agravaría las noches y fines de semana, especialmente cuando haya eventos en el Palau de Congressos, momento ya de por sí crítico.

También sostienen que habrá que aclarar cómo queda la situación de los abonados a quienes se les ha mantenido la tarifa pero que, en su opinión, ahora recibirán una atención diferente a la contratada.

En cuanto a la forma de pago, dicen, los usuarios también tienen, de momento, menos servicio, puesto que de tres cajeros automáticos y una caja manual que había antes, se ha pasado a dos puntos de pago en la actualidad.

Los empleados despedidos han presentado una solicitud en el Ayuntamiento de Tarragona para exponer su situación y hablar de las supuestas mermas en la atención a los usuarios.

Aunque el Diari lo intentó, no fue posible obtener una respuesta de la empresa concesionaria del aparcamiento.

Temas

  • TARRAGONA

Comentarios

Lea También