Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Tarragona Política

TGN y Reus planean que los locales comerciales vacíos puedan ser viviendas

Los dos grandes ayuntamientos de la demarcación valoran poner en marcha la propuesta del sector inmobiliario en algunas zonas de la ciudad. Criticas de Pimec porque «perjudicará al pequeño comercio»

Octavi Saumell

Whatsapp
El Ayuntamiento de Tarragona ve complicado que en el centro de la ciudad los locales comerciales puedan ser viviendas, ya que no están preparados. FOTO: Pere Ferré

El Ayuntamiento de Tarragona ve complicado que en el centro de la ciudad los locales comerciales puedan ser viviendas, ya que no están preparados. FOTO: Pere Ferré

Los ayuntamientos de Tarragona y de Reus estudian que los locales comerciales vacíos de algunas zonas de la ciudad puedan convertirse en viviendas. Así lo aseguran al Diari los concejales de Urbanisme de ambos consistorios, los cuales revelan que una de las posibilidades que se plantean para frenar la desertización de las plantas bajas de los edificios de zonas «concretas» es ampliar su uso urbanístico para permitir que puedan albergar pisos si reúnen las condiciones mínimas. 

Se trata de una propuesta que ha puesto sobre la mesa la Unió d’Entitats de Retail de Catalunya (Retailcat), que calcula que a nivel catalán hay unos 10.000 espacios vacíos que se podrían adaptar para tener un uso residencial. A juicio de la entidad, en Catalunya hay más de 30.000 locales comerciales que están desocupados, y consideran que una tercera parte de estos podrían cambiar su calificación para contar con una cédula de habitabilidad. Según esta entidad, Reus tiene 1.291 locales vacíos y, Tarragona 1.273, por lo que serían unos 400 los que se podrían convertir en viviendas en cada ciudad. 

Josep Maria Milà (Tarragona): «Tenemos previsto que en las nuevas zonas de crecimiento los locales puedan ser pisos. En el centro lo veo difícil»

«Hay zonas de las ciudades, especialmente en su perímetro, donde ya se sabe que el comercio no funciona, más si se tiene en cuenta que cada vez hay menos puntos de venta físicos y que el comercio se concentra en las grandes superficies» afirma al Diari el presidente de Retailcat, Joan Carles Calbet.

Según la entidad, el centro de Tarragona cuenta con una ocupación de locales comerciales del 83%, por el 65% que tiene «la periferia». Reus, por su parte, tiene una ocupación del 87% en el centro y del 67% en las zonas más alejadas. 

Marc Arza (Reus): «Es una medida que no puede aplicarse a toda la ciudad, pero sí en algunos ámbitos concretos»

«Ya lo tenemos previsto»
El concejal de Urbanisme del Ayuntamiento de TarragonaJosep Maria Milà (PSC), indica que el Consistorio tarraconense ya prevé la posibilidad de permitir el uso residencial para las plantas bajas de los inmuebles «en las nuevas zonas de crecimiento» desde la entrada en vigor del nuevo Pla d’Ordenació Urbanística Municipal (POUM). 

«Con el nuevo urbanismo, las plantas bajas ya no tienen por qué ser comerciales, sino que pueden ser despachos profesionales o adaptarse al uso residencial» afirma el edil socialista, quien ve más complicado extender esta medida al centro de la ciudad.

«Es complejo, ya que muchos de los locales comerciales del Eixample son antiguos y no están preparados para la vivienda: no tienen ni ventilación ni cocina ni salida de humos» remarca Milà, quien también preside el Servei Municipal de l’Habitatge (Smhausa). El responsable tarraconense cree, asimismo, que «debe estudiarse caso a caso» la posibilidad de permitir el uso de vivienda, si bien afirma que la propuesta de Retailcat «sirve para reflexionar». 

Isaac Sanromà (Cambra Reus): «Es una iniciativa que podría funcionar en algunos barrios, siempre con la cautela de no desertizarlos»

Por su parte, el concejal de Urbanisme del Ayuntamiento de Reus, Marc Arza (PDeCat), afirma que la propuesta de Retailcat «podría encajar en ámbitos puntuales» con la política de vivienda que está impulsando la capital del Baix Camp. «En ningún caso podría ser de aplicación general en toda la ciudad, pero deber estudiarse con detenimiento si encaja con la evolución del mercado». 

Una vez finalizado este análisis, Arza afirma que será el momento de «estudiar qué zonas de Reus serían susceptibles de permitir este uso residencial en planta baja», a la vez de impulsar «los cambios necesarios en el marco de la aprobación del nuevo POUM». 

Discrepancia comercial
La propuesta de Retailcat no es bien vista por parte de Pimec. «¿Tarragona tiene necesidad de vivienda? Nos sobran pisos vacíos, no entiendo por qué quieren perjudicar al comercio de proximidad y provocar que el centro de la ciudad se quede sin tiendas» afirma el presidente de Pimec–Comerç en Tarragona, Florenci Nieto, quien se muestra partidario de hacer un frente común entre sector y administración pública para impulsar la rebaja del precio de los alquileres para los nuevos negocios.

Florenci Nieto (Pimec): «La propuesta no tiene ningún sentido. ¿Quieren que las ciudades se queden sin pequeño comercio?»

«Los dos primeros años de vida son los peores, ya que el propietario ha realizado una gran inversión. Debemos lograr que este coste se rebaje a cambio, por ejemplo, de que vaya incrementándose a lo largo de los años a medida de que el negocio vaya obteniendo resultados positivos» afirma Nieto, quien apuesta por ir de la mano «de la universidad y de la FP dual». 

Finalmente, el presidente de la Cambra de Comerç de Reus, Isaac Sanromà, indica que a la entidad comercial le «consta» que «algunos promotores» ya han solicitado al Ayuntamiento que «lleve a cabo los cambios urbanísticos necesarios» para permitir el uso residencial. «Es evidente que la medida tendría sentido en determinadas zonas, sobre todo las más alejadas del centro» indica el presidente de la Cambra, quien advierte, sin embargo, que estas modificaciones «deben hacerse con cautela para evitar la desertización de algunos barrios». 

Temas

Comentarios

Lea También