Más de Tarragona

Tarragona: Quién te ha visto, quién te ve

Arxiu. La exposición ‘Tarragona refotografiada’ rescata imágenes del pasado de la ciudad y las combina con fotografías actuales

XAVIER FERNÁNDEZ JOSÉ

Whatsapp
La desaparecida Casa Güell, en los años 50, y la misma perspectiva, hoy. FOTO: Vallvé. Centre d’Imatges de Tarragona/L’Arxiu/Refotografía: Júlia Tinca

La desaparecida Casa Güell, en los años 50, y la misma perspectiva, hoy. FOTO: Vallvé. Centre d’Imatges de Tarragona/L’Arxiu/Refotografía: Júlia Tinca

¿Quién desfilaba el 8 de marzo de 1937, en plena Guerra Civil, en un lugar ahora plácido y pacífico y donde los niños corretean al salir de clase? ¿En qué zona, en la actualidad mezcla de atractivo turístico y corazón festivo, se instalaba un mercadillo de frutas y verduras?¿Es moderna la costumbre de sacar paradas de libros para celebrar Sant Jordi? ¿Los trabajadores de Banca se han movilizado por algún motivo que no sea reducir el número de despidos en sus entidades? Una interesante exposición, Tarragona refotografiada, responde a esas preguntas al tiempo que permite observar cómo ha evolucionado Tarragona desde principios del siglo XX.

La muestra recala en el Arxiu Municipal, situado en la antigua Tabacalera, después de un periplo por la Escola d’Art de la Diputació y el Espai Turisme. Se puede visitar in situ de lunes a viernes de 9 a 14.30 u online en este link https://www.tarragona.cat/patrimoni/fons-documentals/arxiu-municipal-tarragona/difusio/exposicions/tarragona-refotografiada-un-espai-dues-realitats

Salida de una carrera ciclista popular de 1937, sobre una foto actual de la Rambla. FOTO: Vallvé. Centre d’Imatges de Tarragona/L’Arxiu/Refotografía: Júlia Tinca

Tarragona retografiada combina una foto antigua con otra moderna tomada desde el mismo ángulo. La imagen anterior se superpone en la nueva con photoshop.

Las ‘manis’ de la Banca

Un ejemplo ‘de moda’ de las refotografías de la exposición: Los trabajadores de Banca se han echado a la calle recientemente para intentar minimizar los despidos en CaixaBank y el BBVA. Pues bien, en febrero de 1937, representantes del Sindicato de Banca se concentraron en el Balcó del Mediterrani, para reclamar unidad de acción entre UGT y CNT. Aquel llamamiento ‘bancario’ resultó inútil. Tres meses después estallaron los Fets de Maig de 1937, una guerra civil interna dentro de la Guerra Civil.

El jefe del Servei d’Arxiu i Documentació Municipal, Jordi Piqué Padró, explica que la exposición tiene el objetivo de que se puedan conocer «cómo eran los lugares por los que pasa todo el mundo en la actualidad, que la gente tenga conciencia de que esos lugares tenían otra realidad. Esto puede incitar el interés por la historia, lanzar un anzuelo».

Una boda en el salón de plenos del ayuntamiento en 1937, con una foto actual. FOTO: Vallvé. Centre d’Imatges de Tarragona/L’Arxiu/Refotografía: Esther Reverté

Las refotografías las realizaron dos alumnas de la Escola d’Art de la Diputació de Tarragona que realizaban prácticas en el Arxiu, Esther Reverté y Júlia Tinca. La primera en emprender el trabajo fue Esther. La sucedió Júlia.

Esther: «Junto con Blanca, seleccionábamos las fotos antiguas y mirábamos el mismo lugar en Google Maps para estudiar la perspectiva y preparar la fotografía nueva. Luego iba yo, hacía fotos con diferentes perspectivas y las editaba para ver si coincidían a la perfección. Si no, volvía al mismo sitio y repetía las fotos con nuevos datos». Esther alude a Blanca Gas, del Arxiu y coautora, con Jordi Piqué, del libro Tarragona desapareguda (editorial Efados), que fue la base para escoger las imágenes antiguas.

Sigue Esther: «Todo comenzó por Sant Jordi, que es cuando inicé las prácticas en el Arxiu. Me propusieron una refotografía para que la gente joven viera cómo era antes Sant Jordi, cómo ha pasado el tiempo». Dicha foto se convirtió en su favorita.

«La foto que más me costó recrear fue, sin embargo, la de una concentración de trabajadores de Banca en 1937. Tuve que hacer unas 30 sesiones fotográficas para que pudieran concordar con la pasada», recuerda Esther.

«Con este trabajo investigué sobre Tarragona como nunca. No soy de Tarragona y el proyecto me gustó porque aprendí mucho. Encontré muy interesante ver el cambio del lugar y su entorno, cómo ha influido la acción humana, que todo tiene un qué y un porqué», explica Esther, natural de Sant Carles de la Ràpita.

Concentración de trabajadores de Banca en 1937, insertada en una imagen actual del Balcó del Mediterrani. FOTO: Vallvé. Centre d’Imatges de Tarragona/L’Arxiu/Refotografía: Esther Reverté

A su compañera, Júlia Tinca, la foto que le resultó más difícil de imitar fue la del desaparecido edificio Güell al comienzo de la Rambla. Era un inmueble de estilo modernista que estaba ubicado en el Balcó, mirando al mar a la izquierda, y que fue derruido para construir la actual casa.

Júlia iba a los lugares a diferentes horas del día para captar distintos tonos de luz o para que la zona estuviera más tranquila, sin gente. Una vez captada la imagen, la retocaba con photoshop. Antes tenía que «observar muy bien, estudiar la imagen antigua, conocer el espacio, estar un rato y definir el encuadre».

El desfile de varias organizaciones antifascistas en 1937 frente al colegio de las Teresianas (entonces Casa del Pueblo), una nutrida comitiva fúnebre camino del cementerio para honrar en 1936 a un miliciano del PSUC muerto en el frente de Aragón, la caballería del POUM recorriendo la Rambla también en 1936, un mercadillo de principios del siglo XX en la Baixada de la Peixateria... son otras de las imágenes expuestas.

Parada de libros ante la librería Anguela en la Baixada de la Misericòrdia, en los años 30 y el mismo lugar en 2019. FOTO: Vallvé. Centre d’Imatges de Tarragona/L’Arxiu/Refotografía: E. Reverté

La exposición tiene una ‘submuestra’: los montajes que realizaron los alumnos de 4ª de ESO y de Bachillerato de diferentes centros de Tarragona que asistieron a la ruta ‘Els llocs de la memòria de la Guerra Civil i la repressió franquista a Tarragona’, organizada por el Centre de Recursos Pedagògics de la Generalitat y el Arxiu Històric de Tarragona.

Fotos de estudiantes

Explica Piqué que, para incentivar el interés de los chavales durante la ruta, se les entregaba una carpeta plastificada con una foto antigua y los chicos y chicas debían ‘imitarla’ con sus móviles. Luego los institutos enviaron al Arxiu una selección de las mejores.

El resultado es, por citar tres ejemplos que erizan la piel por la situación que evocan, las imágenes de un grupo de exultantes franquistas asomados al balcón del ayuntamiento tras su entrada en Tarragona el 15 de enero de 1939, una plaza de toros destrozada por los bombardeos de la Guerra civil y la sala de condenados a muerte en la prisión de Pilats. Están combinadas con las correspondientes fotos del balcón municipal vacío, los coloridos asientos de la TAP y el actual Pretori, ahora lugar de visitas turísticas y no de venganza y dolor.

Temas

Comentarios

Lea También