Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Tarragona es la provincia más fumadora de Catalunya

El 26,7% de los ciudadanos de la demarcación consume habitualmente tabaco, una cifra que está por encima del 25,9% de Barcelona, el 24,68% de Lleida y del 23% de Girona

Octavi Saumell

Whatsapp
Imagen de ayer de una persona fumando en la calle Lleida de la ciudad de Tarragona. FOTO: Pere Ferré

Imagen de ayer de una persona fumando en la calle Lleida de la ciudad de Tarragona. FOTO: Pere Ferré

La provincia de Tarragona es la demarcación de Catalunya que tiene un porcentaje más elevado de población fumadora y de ciudadanos que están expuestos al humo ambiental del tabaco en casa. Así lo pone de manifiesto la última Enquesta de Salut de Catalunya, elaborada por la Generalitat, que muestra que –pese a que los datos son muy parejos en todo el Principat– la suma de los registros del Camp de Tarragona y de les Terres de l’Ebre es la más elevada entre las cuatro provincias catalanas. 

Por lo que se refiere al porcentaje de población que fuma, el promedio de la demarcación tarraconense llega hasta un 26,7%, una cifra que está por encima del 25,9% que suman Barcelona y Catalunya Central; del 24,68% de Lleida y Alt Pirineu; y del 23% de Girona. En concreto, el Camp de Tarragona es la tercera zona de Catalunya que mantiene un mayor volumen de fumadores, ya que el 27,4% de sus ciudadanos fuma, una cifra solo superada por el 28% de la Catalunya Central y el 27,9% del Alt Pirineu i Aran.  Sin embargo, el hecho de que las Terres de l’Ebre sea la cuarta demarcación con un mayor índice –26%– convierte la provincia de Tarragona en el territorio más fumador de Catalunya. 

Exposición en casa

En lo que la provincia de Tarragona muestra un porcentaje bastante más elevado que en el resto de Catalunya es en el apartado de la población expuesta al humo ambiental del tabaco en casa. La media de toda la provincia es de un 13,55%, siendo el Camp de Tarragona, con un 14,2%, la zona de Catalunya con una cifra más elevada, seguida del 12,9% de las Terres de l’Ebre. 

La segunda demarcación con la ciudadanía más expuesta es la de Barcelona, con un índice del 10,1%, mientras que Lleida queda en tercera posición, con un 9,8%. La provincia en la que menos habitantes sufren el humo en su hogar es Girona, donde hay un 8,2% de expuestos, la demarcación con un índice más bajo de toda Catalunya, siendo casi la mitad de los resultados cosechados en las seis comarcas del Camp de Tarragona (Tarragonès, Baix Camp, Alt Camp, Priorat, Conca de Barberà y Baix Penedès) 

Un notable descenso

Pese a las cifras registradas en la provincia de Tarragona, el Cap del Servei de Prevenció i Control del Tabaquisme i de les Lesions de l’Agència de Salut Pública de Catalunya,  Josep M. Suelves, no considera que los resultados sean preocupantes. «Es cierto que aún tenemos cerca de un millón y medio de personas que fuman en Catalunya, pero lo cierto es que las cifras van bajando» indica el especialista, quien asegura que los resultados del Camp de Tarragona y las Terres de l’Ebre, pese a ser más elevados, «no son significativos». 

De hecho, según las cifras que maneja el Govern, el número de fumadores se ha reducido considerablemente durante los últimos años. Así, en el conjunto de Catalunya se ha pasado de un  volumen del 33% en 1990 al 24% actual. Especialmente significativo es el caso de los hombres, que se ha reducido del 47% de hace casi tres décadas al 28%, mientras que en el caso de las mujeres la bajada ha sido mucho más moderada: del 26% al 22%. «Estamos en mínimos históricos» se enfatiza desde la Conselleria de Salut.   

Autoregulación por la ley

Suelves destaca la legislación aprobada como una de las causas del descenso de los últimos años. «Antes, todo el mundo estaba expuesto al tabaco, pero ahora el humo ha desaparecido de los recintos cerrados. Esto ha tenido un gran impacto» resalta. 

Asimismo, desde Salut se pone de relieve que, en 2006, el número de viviendas que no estaban expuestas al humo era del 76%, un porcentaje que ahora ha subido hasta el 90%. «La gente se autoregula, y esto es positivo» enfatiza Suelves, quien lamenta, sin embargo, que uno de cada seis fallecimientos en Catalunya es debido al tabaco. «9.500 muertos al año es una cifra inaceptable» asegura, a la vez que se muestra preocupado «por el 9% de escolares que dice que fuma». Esta cifra, que es «alta» según Suelves, ha bajado notablemente respecto al 23% de 2006.

Temas

Comentarios

Lea También