Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Tarragona iniciará en septiembre la definición de un modelo comercial

Tras el impacto que han supuesto los más de diez años de obras en el Mercat Central, va a hacerse un diagnóstico con actuaciones para evitar el cierre de establecimientos

Núria Riu

Whatsapp
La imagen de persianas bajadas en la calle Unió de Tarragona se ha convertido en habitual. Foto: lluís milián

La imagen de persianas bajadas en la calle Unió de Tarragona se ha convertido en habitual. Foto: lluís milián

El impacto que han tenido las obras del Mercat Central, la despoblación de la actividad comercial en ejes estratégicos y el anuncio del cierre de Zara en la calle Colom han despertado las alarmas en materia comercial. Tan solo en la calle Unió hay más de sesenta locales vacíos. Apodaca presenta una imagen que nada tiene que ver con la de antes de la crisis y el modelo que se impone es el de los negocios franquiciados que cierran sus puertas tras escasos meses de trayectoria.

La situación ha despertado preocupación dentro del propio sector, pero también entre la ciudadanía. En Twitter hay varias cuentas que se hacen eco de los negocios que abren y cierran en el centro y, entre estos últimos, se han perdido algunos establecimientos tradicionales. 

Un conjunto de factores que han impulsado al Ayuntamiento a empezar a trabajar en la definición de un libro blanco del comercio, con una estrategia y unas líneas de actuación a seguir de cara al futuro. Así lo avanza la concejal de Comerç, Relacions Ciutadanes i Universitats, Elvira Ferrando, quien asegura que «ya hemos tenido la primera reunión para impulsar un Pla Estratègic que nos muestre cómo va el comercio, qué modelo queremos y los actores que debemos implicar para garantizarnos un futuro a diez años vista».

Consistirá en una primera parte de diagnosis e incluirá una definición de modelo y actuaciones concretas. Un trabajo que la administración local quiere tirar adelante de la mano de la Cambra de Comerç de Tarragona y que, según Ferrando, tiene un objetivo muy claro: «Mantener el modelo tradicional, con una entidad propia y que se diferencie». En este sentido, aboga por la especialización de los negocios convencionales. Y en esta línea se presentó ayer el proyecto Comerç Actiu, que quiere introducir la innovación en el ámbito del comercio.

El plan estratégico también entrará a definir actuaciones de cara a la apuesta por las nuevas tecnologías. Y, en este ámbito, una de las acciones que Ferrando tiene muy claro que deben tirar adelante es la creación de un portal comercial de la ciudad.

La edil responsable en materia de comercio tiene claro que el plan no puede centrarse únicamente en las calles del entorno del Mercat Central, a pesar de que defiende que en el corto plazo será necesario impulsar una dinamización de este espacio. No obstante, el documento incluirá acciones para Llevant y Ponent. Una división que ya se hizo evidente durante la entrega de los primeros Premis Fòrum de Comerç, y que, según Ferrando, «fueron toda una declaración de intenciones sobre las líneas estratégicas que tenemos». La división geográfica en estos tres ámbitos, la tradición y la innovación son algunos de los aspectos que se tuvieron en cuenta para otorgar las distinciones en la primera gala en la que se homenajeó al comercio de la ciudad.

Ferrando mira el vaso medio lleno. «Yo no calificaría la situación de deprimida, sino de mejorable». Argumenta que detrás está un «cambio en los hábitos de consumo» ya que «es un patrón que se repite en otras ciudades. Zara también cerró su tienda en el centro de Reus y, pese a ello, no podemos olvidar que el grupo Inditex, del cual forma parte, tiene otros diez puntos de venta en el centro». 

Defiende también que el modelo de comercio de proximidad no tiene por qué verse perjudicado por la consolidación de grandes superficies comerciales. «Es absolutamente compaginable. Cuando llegó El Corte Inglés, había quien ya decía que a Parc Central le quedaban cuatro días. En cambio se ha reinventado y ahora tiene prácticamente todos los locales llenos. Al final, nos interesa que venga gente a Tarragona», añade Ferrando.

Con todo, sostiene que «debemos quitarnos complejos. Tenemos la obsesión de que no tenemos unos establecimientos de nivel, pero esto no es verdad. Estamos tan bien o mejor que otras poblaciones».

Temas

Comentarios

Lea También