Tarragona planea financiar la mitad de las inversiones de 2022 con los Fondos Next Generation

El Ayuntamiento prevé que 6,6 de los 12,9 millones de euros previstos en el presupuesto del próximo año se puedan ejecutar con las convocatorias de las subvenciones europeas 

Octavi Saumell

Whatsapp
Jordi Fortuny, Pau Ricomà y Cristina Guzman, en el pleno del viernes. FOTO: Àngel Ullate

Jordi Fortuny, Pau Ricomà y Cristina Guzman, en el pleno del viernes. FOTO: Àngel Ullate

El Ayuntamiento de Tarragona quiere financiar en 2022 la mitad del montante global de las inversiones mediante los Fondos Europeos Next Generation. Como mínimo, esta es la previsión que se ha incluido en los presupuestos municipales del próximo año, que  ascenderán a 168 millones –cinco más que los aprobados hace doce meses– y que se espera que puedan ser avalados por el Saló de Plens antes del 31 de diciembre. En el documento, al que ha tenido acceso el Diari, se especifica que la partida inversora total ascenderá hasta los 12,9 millones de euros, de los cuales un 51% –6,6 millones– se ha planificado que se pueda pagar mediante las ayudas continentales. 

Según las estimaciones incluidas en las cuentas del próximo año, el gobierno municipal (ERC-Junts per Tarragona-CUP) contempla concurrir a las ayudas de la Unión Europea en varios ámbitos, como el de las infraestructuras urbanas. En este aspecto –que se centrará en la mejora de aceras, peatonalizaciones, lavabos públicos y proyectos de ciudad– se reserva una partida de 3 millones de euros. Asimismo, también se espera poder contar con financiación europea para el alumbrado y la eficiencia energética (1 millón), la movilidad sostenible (500.000 euros), el patrimonio (450.000), los servicios públicos (400.000), las TIC (400.000), parques y jardines (300.000), medio ambiente (200.000), polígonos industriales (150.000), accesibilidad (150.000) y bienes y patrimonio (100.000).   

Los Next Generation, pues, serán una parte fundamental de la dinamización económica que pueda impulsar la administración con sede en la Plaça de la Font a lo largo de 2022. Por ello, el ejecutivo liderado por el alcalde Pau Ricomà (ERC) ha puesto en marcha desde hace semanas un equipo específico de tres personas para estudiar, analizar y preparar las convocatorias que se vayan anunciando, con el fin de poder captar el máximo volumen de recursos posible. 

Pese a confiar en las subvenciones aprobadas a raíz de la pandemia del coronavirus, lo cierto es que es posible que la administración municipal tenga que avanzar dinero, ya sea en mayor o menor parte. «Debemos poner partida, ya que las condiciones de cada ayuda serán diferentes. Habrá algunas que deberemos poner el 30%, otras el 100%, algunas incluirán el IVA en la ayuda, otras no... Cada una será un mundo», afirman las fuentes consultadas, las cuales reconocen que los 12,9 millones previstos podrían quedarse al final en «12,2 ó 12,3», lo que significaría un descenso de más del 24% respecto a los 16,9 millones incluidos en las cuentas de 2021. 

Asambleas de Comuns y Podem 
La cantidad inversora estará a la espera de completarse la próxima primavera, con el dinero que pueda usarse del remanente de este año. Sin embargo, la puesta en marcha del presupuesto dependerá de si puede contar con la mayoría política en el pleno municipal, ya que de lo contrario los 168 millones dibujados para 2022 se quedarían inicialmente en los 163 de 2021, con 174 de gastos. 

A día de hoy, al ejecutivo local le falta un voto en el Saló de Plens para poder sacar adelante las cuentas. La primera opción para sumarlo es En Comú Podem, que hasta el pasado 16 de junio formó parte del gabinete municipal con ERC, hasta el pacto de Esquerra con Junts per Tarragona y la CUP.  De hecho, tanto Catalunya en Comú como Podem –que son los dos partidos que forman parte de la coalición– han convocado asambleas de militantes, por separado, para esta tarde para decidir su postura de cara al pleno que se convocará, presumiblemente, entre el 28 y el 30 de diciembre. Podem llevará a cabo el encuentro de su militancia a las siete de la tarde en el nuevo local de la calle Montblanc del barrio de Torreforta, mientras que los Comuns reunirán a sus afiliados a la misma hora, pero en las dependencias del Institut Municipal d’Educació (IMET) de Ramón y Cajal. 

Temas

Comentarios

Lea También