Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Tarragona registra un verano con una cifra de visitantes ‘récord’

Tras recibir unos dos millones de personas, el  gran reto de la ciudad pasa por desestacionalizar la actividad turística

Núria Riu

Whatsapp
Las calles del núcleo histórico aún registran una buena afluencia de turistas.

Las calles del núcleo histórico aún registran una buena afluencia de turistas.

A falta de conocerse los datos definitivos, ya puede afirmarse que la ciudad de Tarragona ha registrado un verano de récord en materia turística. La temporada no se dará por cerrada hasta después de Santa Tecla, unos días que deben servir aún para que pueda superarse por primera vez la cifra de dos millones de visitantes. Es la primera estimación que hace la concejal de Turisme i Pla Estratègic, Inmaculada Rodríguez, quien detalla que el número recoge tanto a los turistas que pernoctan como a las personas que visitan la ciudad un día. 

«Julio ya nos dejó una ocupación del 88%, lo que representa un récord dentro de la serie histórica, que se remonta en 2006», destaca la máxima representante municipal en materia de turismo. El Parc Científic i Tecnològic de Turisme i Oci de Catalunya cerrará los datos definitivos a finales de la semana que viene, pero de momento ya se sabe que la ocupación hotelera media del mes de agosto fue del 93%. Así lo avanza el presidente de la Associació d’Hotels de Tarragona, Xavier Jornet, quien pone en valor que «es ligeramente superior a la del año pasado, que ya fue buen». Y añade: «Cuando estamos hablando de valores tan elevados, es difícil subir mucho más»

Respecto a los últimos años, destaca una anticipación de las reservas además de un incremento de la estancia de los turistas en la ciudad. Un elemento sobre el que incide la presidenta del Patronat de Turisme, quien apunta que «uno de los retos es que se perciba Tarragona como una ciudad que no te acabas en un día».

Los atentados terroristas tuvieron repercusión las primeras 48 horas

La tendencia ascendente ya se puso de manifiesto a partir de Semana Santa. Y no tan solo el arranque fue bueno, ya que mayo y junio también fueron meses muy concurridos. Además, el sector valora que el precio medio de las habitaciones ha incrementado este verano, lo que ha permitido que la percepción sea más positiva. «Con las reservas anticipadas ya se detectó un aumento significativo respecto al año pasado, que ya fue un buen año, lo que ha permitido subir precios», defiende Jornet.

Los atentados terroristas en Barcelona y Cambrils no han tenido una afectación significativa. «El efecto pánico de los primeros días sí que supuso algunas cancelaciones, pero el impacto no ha sido preocupante. Tal y como hemos visto en otras ciudades son el primero y el segundo días, pero después ya está», asegura Inmaculada Rodríguez.

La buena dinámica consolida el crecimiento experimentado en los últimos años. El balance de 2016 ya fue muy positivo, con un incremento del 15% en la ocupación. Pese a ello, los agentes de la ciudad inciden en que debe seguirse la senda del camino iniciado. «Hay que seguir incidiendo en la promoción y en hacer más visible y dar más notoriedad a Tarragona», insiste Inmaculada Rodríguez.

Fidelizar a los turistas prestados, uno de los principales retos

La temporada aún no se da por cerrada. Septiembre siempre es un mes positivo en el que Santa Tecla representa un atractivo más para visitar la capital de la Costa Daurada. Y una de las líneas de trabajo será que, cada vez más, pueda hablarse de una desestacionalización de esta actividad, con un incremento de las estancias de fin de semana a lo largo de todo el año. «La imagen que debemos proyectar es la de ciudad que está abierta los 365 días del año», argumenta la concejal.

Por su parte, Jornet pone el acento en la necesidad de seguir trabajando para consolidar esta situación favorable. «En un momento en el que los datos son buenos es muy peligroso que nos relajemos. Una parte de los clientes que tenemos son prestados, por la situación de conflicto en algunos países del norte de África. No los tendremos permanentemente, sino que son turistas que hay que fidelizar», argumenta. Por ello señala dos aspectos como vitales. Por un lado, que los establecimientos introduzcan mejoras constantemente. Y, por el otro que, a nivel de ciudad, «debemos explicar mejor nuestro patrimonio».

Temas

Comentarios

Lea También