Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Tarragona, una ciudad experta en construir proyectos virtuales

El Consistorio dice que la mayoría de estas iniciativas se realizarán cuando haya consignación presupuestaria

Carlos Domènech Goñi

Whatsapp
La Part Baixa, un bulevard comercial. Objetivo: más terrazas y menos coches

La Part Baixa, un bulevard comercial. Objetivo: más terrazas y menos coches

Primro la pasarela, después el carril bici: Una parte a cargo del Consistorio, la otra del Port

Primro la pasarela, después el carril bici: Una parte a cargo del Consistorio, la otra del Port

El Museu de la Setmana Santa: Se anunció en 2011 y debía estar listo en 2013

El Museu de la Setmana Santa: Se anunció en 2011 y debía estar listo en 2013

El histórico Ca l?Agapito: Se empezó a hablar de su rehabilitación en 2007

El histórico Ca l?Agapito: Se empezó a hablar de su rehabilitación en 2007

El Parc Puig i Valls: Un auditorio y un laberinto vegetal, las promesas

El Parc Puig i Valls: Un auditorio y un laberinto vegetal, las promesas

Tarragona es una ciudad que destaca por sus proyectos. Pero no por los realizados, sino por los presentados.Tanto en tiempos de campaña electoral como fuera de ellos, el equipo de gobierno presenta abundantes iniciativas. Sin embargo, no todas las que se anuncian llegan a convertirse en una realidad. Durante la era Ballesteros, que inició su carrera como alcalde en junio de 2007, han sido decenas las iniciativas presentadas. Algunas de ellas, como las que se muestran a continuación, todavía no han visto la luz, si bien es cierto que muchos de los proyectos se han visto paralizados por la grave crisis sufrida en los últimos años.

A los tarraconenses se les ha dicho que la plataforma del Miracle iba a ser un parque ecológico. Que la Rambla Vella tendría las aceras más anchas, consiguiendo así un perfil mucho más peatonal. También que las calles de la Part Baixa iban a convertirse en un bulevar comercial. A los amantes del running y la bicicleta se les prometió un carril únicamente para ellos que uniría el faro con la Arrabassada. Los devotos de la Setmana Santa tarraconense aún sueñan con ver un museo en el que se explique y se muestre la historia de las cofradías de la ciudad. Los vecinos de la Part Alta no han conseguido visitar el histórico edificio Ca l’Agapito reformado. Y por supuesto, la remodelación del Parc Puig i Valls (Parc de la Ciutat), todavía no se ha hecho. Los tarraconenses pueden imaginar cómo quedará la ciudad cuando terminen, pues de todos estos ñlanes se han presentado incluso imágenes virtuales. Imágenes que muestra el Consistorio cuando se presenta un proyecto, y que sirven para mostrar el caramelo aunque todavía no se vaya a comer. Aunque queda la esperanza de que lleghuen tiempos mejores para pasar de lo virtual a lo real.

Una Rambla Vella más peatonal: Aceras más anchas y reducción de carriles

Entre 2018 y 2019 la Rambla Vella tendrá dos carriles de circulación (uno por sentido) y ganará anchura en las aceras. Esto es lo que ha previsto el Consistorio, aunque la calendarización es aproximada. El proyecto se anunció a mediados de mayo del año 2015. En un par de meses se cumplirán dos años desde que se anunciara la iniciativa, y por ahora las novedades son más bien pocas.

Según han informado fuentes municipales al Diari, este proyecto está pendiente de consignación presupuestaria. Por este motivo, los tarraconenses deberán esperar. Primero, a que la iniciativa entre dentro de los presupuestos. Y luego, tras su aprobación, a que el Consistorio se ponga manos a la obra y empiece a darle un lavado de cara a una de las calles más transitadas. Mientras, la Rambla Vella seguirá tal y como está. Puede que 2018 sea el año en el que cambie el aspecto

La Part Baixa, un bulevard comercial. Objetivo: más terrazas y menos coches

El nuevo Mercat Central abrió sus puertas el pasado jueves. Este era el primer paso para que el Consistorio empezara a lavarle la cara a la Part Baixa, un proyecto que se anunció en febrero de 2015. El objetivo de las actuaciones es mejorar el nexo entre la zona marítima y el centro de la ciudad, con aceras más anchas y menos espacio para los vehículos. El proyecto está planificado en tres fases. La primera de ellas, que debe mejorar calles como la Unió, Cervantes o Gasòmetre, tendría que estar lista este 2017. Sin embargo, todavía no ha empezado a gestarse.

Según han informado fuentes municipales al Diari, las actuaciones en la Part Baixa «se realizarán cuando el Consistorio disponga de consignación presupuestaria». El Mercat Central ya ha abierto, así que la condición principal para empezar a darle un lifting a esta zona de la ciudad ya ha llegado. La tercera fase del proyecto debería de estar lista en 2021, pero por ahora, el Consistorio lleva algunos meses de retraso.

Primro la pasarela, después el carril bici: Una parte a cargo del Consistorio, la otra del Port

El carril bici y de running que debe conectar el faro con la playa de la Arrabassada se comenzará a construir cuando la pasarela del Miracle esté terminada. Así lo asegura al Diari el Port, que añade que «la obra empezará cuando se haya remodelado el paseo, algo que va ligado a la construcción de la pasarela».

Sin embargo, cabe destacar que los dominios del Port no llegan hasta la playa de la Arrabassada. Por este motivo, la construcción del carril bici a cargo del Port llegará hasta la zona de la plataforma del Miracle.

Por su parte, el Consistorio se encargará de la construcción del carril desde el Miracle hasta la Arrabassada. Así lo han asegurado fuentes municipales, aunque todavía sin fechas concretas. Según informan, «se realizará cuando el Ayuntamiento tenga consignación presupuestaria».

El Museu de la Setmana Santa: Se anunció en 2011 y debía estar listo en 2013

El solar vacío de propiedad municipal que se encuentra en la esquina entre la Rambla Vella y la calle Rera Sant Domènech debería de albergar actualmente el Museu de la Setmana Santa. Sin embargo, el solar se encuentra igual que hace seis años, cuando el Consistorio anunció que allí se construiría el museo.

Se preveía la construcción de un edificio de tres plantas, con un total de 850 metros cuadrados disponibles. Teóricamente, la licitación de las obras tenía que realizarse en 2012. Sin embargo, a día de hoy no ha habido novedades al respecto.

El Museu de la Setmana Santa debía de ser un lugar en el que las cofradías pudieran guardar y preservar el patrimonio que almacenan en sus locales. Los devotos de la Setmana Santa tarraconense deberán esperar, y no se sabe cuánto.

El histórico Ca l’Agapito: Se empezó a hablar de su rehabilitación en 2007

En el año 2007 la Generalitat concedió al Consistorio la subvención para ejecutar el Pla Integral de la Part Alta (PIPA) para que el barrio tarraconense pudiera acogerse a la Llei de Barris. El proyecto estrella de estas actuaciones era la rehabilitación de un edificio histórico, Ca l’Agapito, antiguo beaterio de Sant Domènech. Diez años después, el edificio todavía espera que la rehabilitación empiece a gestarse.

El 40% de la subvención que entregó la Generalitat va destinado a este edificio, que se encuentra en la Plaça del Pallol. Según han informado fuentes municipales al Diari, «se rehabilitará cuando el Consistorio disponga de consignación presupuestaria». La Generalitat pone como fecha límite este 2017 para que se termine de ejecutar el PIPA, pero el Consistorio sólo destinará, por ahora, 270.000 euros.

El Parc Puig i Valls: Un auditorio y un laberinto vegetal, las promesas

El 28 de abril de 2009 el Diari publicaba que el Consistorio iba a reformar el Parc Puig i Valls (Parc de la Ciutat), con la construcción de un auditorio y de un laberinto vegetal como principales novedades. Teóricamente, las actuaciones en el parque iban a empezar en el año 2010, aunque la condición principal era que se terminara la restauración del edificio de la Quinta de Sant Rafael, algo que no ha sucedido.

Por ahora se han hecho algunas remodelaciones, como la creación de un área para perros y las mejoras en los accesos. Sin embargo, nada se sabe del laberinto ni del auditorio, y tampoco de la restauración del edificio modernista.

Fuentes municipales han informado al Diari que este proyecto se llevará a cabo «cuando el Consistorio disponga de consignación presupuestaria», así que por ahora tocará ser pacientes.

Temas

  • TARRAGONA

Comentarios

Lea También