Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Un conflicto entre líderes vecinales deja a Torreforta sin fiestas

El consistorio deniega el permiso porque «lo ha pedido alguien ajeno a la entidad»

Carla Pomerol

Whatsapp
Ayer por la mañana, algunos vecinos ya preparaban el fin de semana festivo. FOTO: lluis milián/DT

Ayer por la mañana, algunos vecinos ya preparaban el fin de semana festivo. FOTO: lluis milián/DT

Los vecinos de la Plaça 1 de Maig de Torreforta se quedan sin fiestas, con todo el chiringuito montado. Empezaban esta tarde y se alargaban hasta el domingo. El motivo es un conflicto entre dos líderes vecinales del barrio, que ya hace meses que se arrastra y que ahora ha explotado, después de pedir los permisos indispensables para poder celebrar las fiestas. El Ayuntamiento se ha visto implicado de rebote en medio de la disputa, y finalmente ha denegado los permisos.

Todo empezó en el mes de abril, cuando Modesto Pallejà dejó la presidencia de la Associació de Veïns de la Plaça 1 de Maig de Torreforta alegando motivos personales. Fue entonces cuando entró Eloy Rivero como presidente de la entidad, quien hace unas semanas aseguraba que no se podían celebrar las fiestas del barrio –que habitualmente se celebran a principios de agosto– a causa del retraso del pago de la subvención. 

Aún así, hace unos días, Modesto Pallejà anunció que este fin de semana el barrio contaría con actividades festivas y que el encargado de recitar el pregón sería el portavoz de ERC en el Ayuntamiento de Tarragona, Pau Ricomà. Modesto pidió las autorizaciones necesarias a la concejalía de Domini Públic del Ayuntamiento, tal como había hecho años anteriores. «Incluso hace una semana presente la solicitud para celebrar una jornada solidaria para el autismo. Entonces me concedieron el permiso», relata Pallejà. 

Ante la sorpresa, Eloy Rivero envió una carta al Ayuntamiento informando que la asociación de vecinos no era conocedora de estas fiestas y que la persona que había hecho la solicitud no representaba en esos momentos la entidad. «La concejalía ha comprobado que la solicitud proviene de un particular y no de una entidad vecinal, que no tiene ninguna intención de organizar actividades lúdicas este fin de semana», explican desde el consistorio, quienes se han visto obligados a denegar la solicitud de ocupación de la vía pública. 

«Sigo siendo el presidente»

Según fuentes municipales, «el motivo de la suspensión es la usurpación de la identidad de los responsables de una entidad vecinal». En esta misma línea, Eloy Rivero insiste en la idea de que es presidente de la entidad desde el 18 de abril, y así lo demuestra el registro de entidades con el que cuenta el Ayuntamiento. «Primero pensé que eran unas fiestas que organizaba particularmente Modesto, por eso avisé al consistorio de que la asociación no tenía nada que ver», asegura Rivero, quien añade que «los vecinos del barrio no tienen ninguna culpa, pero las fiestas del barrio no se harán este fin de semana. Más adelante seguramente sí». Rivero asegura que ya hace meses que el conflicto empezó. «Un día, quise entrar en el local de la asociación y me habían cambiado la cerradura», explica.

Por su parte, Modesto Pallejà asegura que «en una reunión con los socios, celebrada el pasado 7 de agosto, decidimos expulsar a Rivero como presidente, porque hacía cosas que no eran normales». Rivero lo niega y el Ayuntamiento le pide a Pallejà el acta de esta reunión, pero en ella no consta la firma del presunto presidente saliente, y por lo tanto, no tiene validez, según el consistorio. 

Los más perjudicados en este asunto son los vecinos del barrio, quienes ven como hoy no podrán celebrar las fiestas tan esperadas. Actividades para los más pequeños, cenas populares, orquestas y masterclass de zumba eran algunos de los actos previstos para este fin de semana. Según asegura Modesto Pallejà, «desde el consistorio han llamado a un feriante para comunicarle que no podía montar su atracción porque no teníamos la autorización». Queda mucho por solucionar.

Temas

Comentarios

Lea También