Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Un informe policial identifica a más de 100 personas que en marzo cortaron la A-7, la A-27 y AP-7

Dice que la intención de los CDR era «realizar acciones cada vez más contundentes para tomar la calle, en claro gesto de agitación social en el marco de la campaña promovida por ellos»

Ángel Juanpere

Whatsapp
Corte de la autovía A-7 ocurrida el sábado 24 de marzo, donde se quemaron fotos del Rey. FOTO: lM/DT

Corte de la autovía A-7 ocurrida el sábado 24 de marzo, donde se quemaron fotos del Rey. FOTO: lM/DT

Los cortes de carretera con neumáticos «se enmarcan en una única estrategia de los CDR’S, que no es otra que realizar acciones cada vez más contundentes para tomar la calle, en claro gesto de agitación social en el marco de la campaña promovida por estos». Así lo describe la Policía Nacional en su atestado sobre los cortes de las autovías A-7 y A-27 así como la AP-7, ocurrido entre el 23 y 25 de marzo.

Dicho informe, identifica a más de un centenar de personas que participaron en dichas acciones. El atestado policial también recoge los sospechosos que haber realizado una pintada en el Palau de Justícia y lanzado huevos rellenos de pintura amarilla contra la fachada de la Subdelegación del Gobierno.

El atestado comienza con la descripción de la situación que se vivía aquellos días, con el procesamiento de varios cargos políticos por el Tribunal Supremo.

Se llevaron a cabo concentraciones convocadas por los Comitès de Defensa de la República (CDR), que desembocaron en los cortes de carretera, «ocasionando a personas y bienes un perjuicio en sus derechos de libre circulación».

El relato de los hechos comienza con la concentración, a las 19.50 horas del día 23 de marzo, delante de la antigua prisión de Tarragona –convocada por el CDR–, para posteriormente trasladarse las 400 personas a la Subdelegación del Gobierno en Tarragona, donde la ANC y Òmnium habían convocado una concentración para pedir la libertad de los «presos políticos», donde ya había unos 1.400 personas.

La Policía Nacional seña que durante la concentración se cortaron los accesos a la plaza «por parte de los integrantes de los CDR’S, a pesar de que por el volumen de los concentrados no era necesario el corte de tales vías, al ocupar sólo una parte de la plaza». Añade que algunos concentrados se fueron desplazando hacia las vías de acceso a la plaza para cortar el tráfico.

A las 21.25 horas, el grupo de 400 personas que se habían quedado en el lugar tras la finalización del acto se dirigieron a la circunvalación de la A-7, procediendo a cortar la autovía en ambas direcciones, «teniendo los Mossos que utilizar la mínima fuerza indispensable para restablecer la normal circulación de la vía, cuando el núcleo de los concentrados había disminuido considerablemente». 

El informe identifica, a través de una fotografía, a tres personas, entre ellas un miembro del CDR que llevaba la logística. . También indica el nombre de 44 asistentes al corte. Son de diferentes municipios: Els Pallaresos, Tarragona, Benicarló, Valls, Reus, La Selva del Camp, Capellades, etc. Entre ellos figuran algún concejal de la CUP y también de ERC.

Nueva convocatoria

El 24 de marzo, el Comitè de Defensa de la República de Tarragona Eixample convocó una nueva concentración delante de la antigua prisión en protesta por las lesiones causadas a una menor durante los incidentes del día anterior en la autovía.

Los concentrados se dirigieron a la A-7 y la cortaron. Durante el acto, según el informe, se quemaron fotos del Rey, del presidente del Gobierno y del juez Pablo Llarena. Dos horas después de corte de tráfico, «causando innumerables perjuicios a personas y mercancías, vulnerando su derecho a la libre circulación», se restableció el tráfico. Los policías identificaron a 21 personas, algunas ya presentes en el corte del día anterior. 

El domingo

Finalmente, el domingo 25, el CDR, la ANC y Òmnium convocaron, a través de las redes sociales, una concentración delante de la Subdelegación del Gobierno. Hubo parlamentos, manifiestos y se exhibieron pancartas.

Durante el acto, señala el informe, varios individuos lanzaron huevos rellenos de pintura a la fachada de la Subdelegación del Gobierno, que dañaron el inmueble. Dos de los huevos impactaron contra el edificio. Los Mossos identificaron a cuatro personas como sospechosas: una vecina de Tarragona y tres de Sarral. 

Igualmente, se pudo constatar que se lanzó pintura amarilla a la puerta principal del Palau de Justícia y se realizó una pintada en la pared, donde se podía leer ‘Som i serem el vostre infern’, con el emblema de Arran.

Un hombre de 35 años fue identificado por los Mossos cerca del lugar con un bote de pintura en las manos del mismo color que el lanzado. Posteriormente, unas 2.000 personas se dirigieron a la A-7 y AP-7 para cortar dichas vías.

Para la Policía, los cortes ocurridos en varios puntos de Catalunya no sucedieron «de forma aislada, sino de manera previamente concertada, coordinada y organizada» por los CDR’S. Recalca que el derecho a la concentración o manifestación está reconocido en el ordenamiento juicio.

Pero tales derechos «no deben de impedir el derecho al trabajo, o a la libre circulación de personas y mercancías, ni tampoco poner en peligro la seguridad del tráfico, como sin duda ocurre». Por ello, comunica al Juzgado por su las acciones llevadas a cabo «con un claro objetivo de implementar la República Catalana al margen de la legalidad vigente» puede constituir delito. El informe va acompañado de imágenes y vídeos recopilados.

Temas

Comentarios

Lea También