Tarragona Medioambiente

Un pulgón, el causante de las aceras pegajosas en Tarragona

El pavimento de algunas calles, como la Rambla Francesc Macià, está cubierto de una sustancia negra y viscosa. Se prueban tratamientos

NORIÁN MUÑOZ

Whatsapp
La acera está negra y los zapatos se quedan pegados. FOTO: PERE FERRÉ

La acera está negra y los zapatos se quedan pegados. FOTO: PERE FERRÉ

Los vecinos de la Rambla Francesc Macià, como cada año, vuelven a lidiar con una sustancia pringosa que cae de los árboles, ensucia las aceras y hace que los zapatos se queden pegados al suelo. La situación se repite, con más o menos intensidad, en otras aceras como las de la Rambla Nova en la zona cercana a la Plaça Imperial Tarraco.

El causante del problema es una especie de pulgón que está afectando a los árboles del tilo. El nombre técnico es ‘Gomosis por picadura de pulgones’. Las temperaturas más altas producen una proliferación del pulgón que picotea las hojas del tilo y le hace segregar una melaza que cae al suelo. Como contiene azúcares, el pavimento se vuelve negruzco porque en la superficie crecen bacterias y hongos.

Los vecinos de Francesc Macià, que se quejan de que el problema afecta no solo a la acera sino también a los coches que quedan impregnados de la melaza, lamentan que aunque se limpia con agua no se hace en toda la acera y, además, el problema se reproduce a las pocas horas.

La concejal Elvira Vidal, encargada de Parcs i Jardins, explica que se está dando tratamiento a los árboles pero los técnicos se encuentran con el problema de que el pulgón es resistente.

Sustancias prohibidas

La dificultad está, señala, en que hay sustancias como el glifosato (prohibido en la ciudad en 2015) que ya no pueden usarse en tratamientos fitosanitarios porque la prioridad es preservar la salud de las personas.

En este sentido, dice, se están probando distintos productos para buscar una solución. Además, mientras dure el problema, ha pedido al Departament de Neteja que se intensifique la limpieza en la zona.

En otras ciudades, como Gijón, donde tienen el mismo problema, este verano por primera vez han comenzado a intentar controlar la plaga de pulgones en los tilos con una suelta de mariquitas, que son sus depredadoras naturales. Han soltado 2.000 insectos, pero han advertido de que los resultados no podrán verse de inmediato.

Temas

Comentarios

Lea También