Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Unas 40 mujeres de Tarragona han congelado sus óvulos para ser madres en el futuro

La razón no es médica sino social, a veces ligada al trabajo

Raúl Cosano

Whatsapp
Imma Saumell, directora del laboratorio Embriogyn, en Tarragona, con óvulos congelados.  Foto: Pere Ferré

Imma Saumell, directora del laboratorio Embriogyn, en Tarragona, con óvulos congelados. Foto: Pere Ferré

Tarragona está a punto de asistir a la gestación de los primeros bebés fruto de una vitrificación de óvulos por motivos sociales, esto es, una congelación que no responde a un proceso de donación ni siquiera a la preservación por cuestiones de enfermedad como un tratamiento oncológico, sino a la voluntad de muchas mujeres de ser madres en el futuro con todas las garantías. La técnica, presente en las clínicas de fertilidad de la provincia desde 2010, comienza a derivar en las primeras fecundaciones. En dos centros tarraconenses hay pendientes en unas semanas sendos procesos de descongelación del material ovárico que fue vitrificado en su día –en concreto, en los años 2011 y 2015– y la posterior fecundación in vitro. Si todo sale según lo previsto, los primeros niños con esa derivada sociocultural de la vitrificación ovular nacerán este mismo año en la provincia.

Lo que comenzó como algo experimental para preservar la fertilidad en féminas que iban a pasar por quimioterapia, radio o cirugías determinadas de ovarios, hoy se hace un hueco ya entre las treinteañeras tarraconenses. «Comienza a haber cada vez más gente que conoce esta posibilidad. Es algo directamente relacionado con la maternidad tardía, en algunos casos con carreras profesionales largas y de nivel. Es una cuestión puramente social», explica Imma Saumell, directora del laboratorio de la clínica Embriogyn, en Tarragona.

Temas

  • TARRAGONA

Comentarios

Lea También