Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Videojuegos: la partida sigue en la nube

Servicios. La modalidad ‘cloud gaming’ permite jugar en un servidor de red en vez de en un dispositivo propio

Sílvia Fornós

Whatsapp
FOTO: GETTY IMAGES

FOTO: GETTY IMAGES

El sector de los videojuegos evoluciona a pasos agigantados. Jugar en streaming vía Internet parecía casi ciencia ficción desde el punto de vista conceptual, y de repente es posible. «El cloud gaming sería aplicar de manera directa los principios de streaming de contenidos, pensemos Netflix, a los videojuegos. El juego se ejecuta totalmente en un servidor externo, de tal modo que cuando jugamos, las órdenes al personaje se envían a dicho servidor y nuestro ordenador lo que recibe por red es directamente el vídeo que se nos ha de mostrar por pantalla, como si fuera una película vía streaming. El juego no está en nuestro ordenador», describe Joan Arnedo, profesor de los Estudios de Informática, Multimedia y Telecomunicación y director del máster de Diseño y Desarrollo de Videojuegos de la UOC.

Sobre la popularidad de esta modalidad de juego, el experto apunta que viene ligada claramente a la novedad y el hecho de que las empresas que lo están impulsando son auténticos gigantes de la industria, no emprendedores experimentales.

«Ahora mismo, las dos soluciones que hay en el mercado son Google Stadia y Nvidia GeForce Now. En breve llegará Microsoft y su xCloud, colaborando con nada más y nada menos que con Sony», explica Arnedo, quien apunta que «cuando los tres contendientes estén definitivamente en el ring y queden claros los modelos de negocio y las condiciones para acceder a la tecnología, con sus fallos, veremos hacia dónde va».

En el tiempo, el primer servicio de estas características que surgió es más antiguo de lo que parece y se remonta al año 2000 cuando –recuerda el experto en videojuegos de la UOC– «la empresa G-cloud presentaba su primera prueba de concepto, sólo factible a través de conexiones WiFi. ¡Nada de Internet! Pero no es hasta ahora, en pleno 2020, cuando parece que la cosa va en serio con la irrupción del servicio de Google Stadia y compañía».

Ventajas

Sobre la utilidad de jugar en streaming, en primer lugar destaca la capacidad de poder disfrutar de juegos que demandan un alto nivel de hardware en dispositivos relativamente limitados. «Sobre el papel, no es necesario tener un PC actualizado con la mejor tarjeta gráfica en el mercado –hablamos de 200 a 1000 euros– para jugar a las últimas novedades. Si puedes ver películas en streaming, puedes jugar. También, ofrece una solución de movilidad entre distintos dispositivos para un mismo usuario, pues el juego no ha de estar instalado en cada ordenador», detalla Joan Arnedo.

Por ello, él misma afirma que el cloud gaming es una buena solución para jugadores que no disponen de equipos de última generación, o solo disponen de dispositivos limitados que harían simplemente imposible el poder jugar a dichos juegos.

Si bien, esta tecnología también tiene contras. En la otra cara de la moneda está –según explica el director del máster de Diseño y Desarrollo de Videojuegos de la UOC– «que un juego no es como una película, es interactivo, por lo que una mala latencia (retraso entre el envío y recepción de los datos) con tu proveedor de Internet hace que resulte injugable. No es un problema en juegos más pausados, pero sí en otros de acción frenética».

El desarrollo de esta tecnología todavía no está para cualquier juego, solo aquellos que los proveedores permiten. Por ello, apunta Arnedo, «en el caso de Stadia hay un catálogo limitado, mientras que GeForce Now te permite jugar a cualquier juego del que seas ya propietario en la plataforma de distribución digital Steam. Precisamente, en este último caso, en estos momentos hay una importante controversia entre consumidores y desarrolladores sobre si un juego del que ya eres propietario debería estar disponible o no vía cloud gaming por defecto. ¿Hay que pagar solo el servicio o también por cada juego? De momento NVidia ha accedido voluntariamente a retirar los juegos de aquellos desarrolladores que no deseen estar en su servicio».

¿Control absoluto?

En relación a cómo cambiará la industria de los videojuegos con el desarrollo de títulos en la nube, el experto apunta que «de momento estamos empezando. Stadia ha demostrado que es posible, si bien no ha estado exento de problemas técnicos. Y ya está aquí la solución de Nvidia (GeForce Now) y pronto la de Microsoft (xCloud). Si la apuesta se mantiene, en la parte positiva, poder ejecutar cualquier juego sin estar supeditado a la potencia hardware puede ser un impulso importante para la industria. El mercado se abre enormemente y ya no se ha de desarrollar una versión para cada tipo de sistema, solo para la versión cloud».

Sin embargo, Joan Arnedo no pasa por alto la parte negativa de la tecnología y que «puede ser el espaldarazo final a la transición de los juegos como servicio. Tú ya no eres el propietario de nada. También, los proveedores están encantados de poder analizar absolutamente todos los datos relativos a tus hábitos en los juegos y monetizarlos. No todos estamos contentos con esto. El cloud gaming da un control absoluto a los proveedores en relación a los consumidores».

Para el bolsillo de los jugadores, y a la pregunta de si resulta más barato o más caro jugar en streaming que comprar juegos, el profesor de la UOC responde que «la solución de Nvidia (Ge Force Now) solo requiere subscripción, y puedes jugar a tus propios juegos pero en versión cloud gaming. Así pues, pagas por el servicio, pero no los juegos, que ya han de ser tuyos previamente. En cambio, Google Stadia requiere pagar por el servicio y por cada juego individualmente que solo sirve en su versión cloud. Si ya lo tienes, hay que volver a pagar, lo que ya no ha sentado tan bien».

Por último, el experto en videojuegos también afirma que «por ahora cloud gaming se aleja un poco de la idea inicial de ‘Netflix para videojuegos’: pagas suscripción y tienes un catálogo de juegos al que acceder libremente. El que consiga esto, y tenga un buen catálogo de títulos, tiene muchos números de ganar la carrera».

Temas

Comentarios

Lea También