Crecen las mediaciones que acaban en acuerdo en 2021

Se trata de un mecanismo alternativo para resolver conflictos sin tener que acudir a la justicia

| Actualizado a 21 enero 2022 11:31
Se lee en minutos
Participa:
Para guardar el artículo tienes que navegar logueado/a. Puedes iniciar sesión en este enlace.
Comparte en:

¿Cree que se debe proteger el catalán en las escuelas?


No

Durante el 2021 creció el número de mediaciones que acabaron con un acuerdo pactado entre las partes. Así, se pasó de los 40 procesos terminados de forma satisfactoria en 2020 a los 70 del año pasado. Un aumento que se produjo pese a la caída del número de solicitudes, pues solo se registraron 105, respecto a las 132 del 2020 y las 118 de 2019. Estas son las principales cifras aportadas por el Il·lustre Col·legi de l’Advocacia de Tarragona (ICAT) ayer, durante la presentación del balance anual del servicio en las sedes de la institución en Tarragona, el Vendrell y Valls. La mediación es un mecanismo alternativo para la resolución de conflictos sin la necesidad de iniciar un proceso judicial, con todo lo que esto conlleva, y en Tarragona ofrecen este servicio los abogados del ICAT.

La presidenta de la Comissió de Mediació de l’ICAT, María José Bertomeu, celebró durante la presentación el aumento de procesos que terminan con acuerdo y comentó que «cada vez hay más gente concienciada en que la mediación es una vía efectiva para la resolución de conflictos». Bertomeu explicaba que los procesos judiciales suelen ser más lentos, pueden provocar altos niveles de ansiedad en las partes enfrentadas y siempre hay uno que gana y otro que pierde, mientras que «la mediación busca un win win, es decir, que ganen ambas partes, por lo que no es un mecanismo adversarial».

En relación a la caída del número de solicitudes para la mediación este pasado año respecto a los años anteriores, Bertomeu lo asociaba a la covid-19 y a dos motivos relacionados con ella. Por un lado, por la brecha digital que, de alguna forma, ha impedido que muchas personas no hayan podido pedir la mediación de forma telemática y, por otra parte, debido a las restricciones de acceso a los juzgados, que es donde este servicio se presta de forma presencial en los despachos habilitados para el colegio de abogados.

A pesar de ello, la presidenta de la Comissió de Mediació de l’ICAT calificó de «muy positivo» que «aquellos que nos han pedido mediación han llegado a acuerdos más que nunca». En este sentido, Bertomeu quiso destacar que «dentro de la mediación está el principio de la buena fe, que no solo defiende que durante el proceso ambas partes aceptan no atacarse, sino que también significa que cuando te sientas a mediar lo haces con una muy buena voluntad de dialogar y con una intención real de llegar a un acuerdo, y no para quedar bien».

Por su parte, Anna Alcaraz, jefa del Servei de Gestió Econòmica, Personal i Obres dels Serveis Territorials del Departament de Justícia a Tarragona, quiso destacar que «Tarragona es el territorio catalán con la mejor relación entre expedientes de mediación y población, lo que significa que se está haciendo un buen trabajo, especialmente desde los colegios de la abogacía, ya que una gran cantidad de casos derivan desde estas instituciones». Asimismo, Alcaraz defendió que «la mediación supone un ahorro en todos los sentidos: económico, porque los procesos judiciales son caros; emocional, porque evita el desgaste del litigio; y de tiempo, porque son más rápidos que los juzgados, que sabemos que tienen un problema de saturación».

En este sentido, otro de los datos aportados por el ICAT durante la presentación del balance del año pasado demuestra la rapidez de esta alternativa para solucionar los conflictos. El 82,8% de las mediaciones tuvieron una duración inferior a un mes, mientras que el 11,4% se alargaron entre uno y dos meses y solo el 5,7% duró 3 meses o más.

Tanto Bertomeu como Alcaraz coincidieron en que la alternativa de la mediación «va calando», especialmente en el ámbito familiar, que es lo que más tradición tiene en este campo, aunque cada vez abre mejores expectativas en ámbitos como el derecho mercantil, la salud, las herencias o incluso el penal, entre otros. Por su parte, la decana del ICAT, Estela Martín quiso recordar que «la mediación se puede iniciar también dentro del ámbito de la Justicia Gratuita en el caso de las personas con menos recursos económicos». Finalmente, reclamó también que incrementen los presupuestos para financiar estos procedimientos por sus beneficios.

Comentarios
Multimedia Diari