El paro: cara y cruz en Tarragona

El desempleo bajó un 22%. La provincia acabó el año con 13.535 parados menos, el mayor descenso de la historia

| Actualizado a 06 enero 2022 17:08
Se lee en minutos
Participa:
Para guardar el artículo tienes que navegar logueado/a. Puedes iniciar sesión en este enlace.
Comparte en:

¿Cree que se debe proteger el catalán en las escuelas?


No

Un buen 2021 en términos generales, emborronado por un mal final de año en Tarragona. La recuperación laboral tiene claroscuros y todo depende del cristal con el que se mire. En términos globales, el año pasado fue muy positivo, porque se consiguió recuperar el empleo perdido en 2020, tras el impacto más severo de la pandemia. La provincia acabó el año con 47.260 parados, un 22,2% menos en relación con el mismo momento del año anterior. Hay que añadir, en esa ecuación, a los 1.134 trabajadores que a finales de 2021 estaban en ERTE por motivos vinculados a la Covid-19. 

Durante el año 2021, un total de 13.535 tarraconenses consiguieron abandonar las listas del paro. En esa comparativa hay que buscar otra fecha de referencia, como es diciembre de 2019, hace dos años, justo antes del estallido de la pandemia, cuando el virus aún no había salido de China. Por entonces había 47.631 desempleados, más que en la actualidad, con lo que se percibe que Tarragona ha conseguido devolver al mercado laboral a datos previos a la Covid-19. 

«En Tarragona me preocupa la pérdida de puestos en la industria y en la construcción»
Rafael Muñoz. Economista

La recuperación del consumo, muchas veces ajena a las restricciones, junto con la masiva vacunación, han sido claves para volver a esas cifras con una cierta rapidez. También se ha recuperado el número de afiliados a la Seguridad Social. En diciembre de 2019 había 306.781 personas, mientras que la cifra actual es de 316.223. Es un incremento de un 4,2% con respecto a 2020, algo más que la media española (4%).  

Una recuperación renqueante

En el otro extremo, están las lecturas menos optimistas, que tienen que ver con un diciembre negativo en Tarragona, donde se percibe una recuperación laboral un tanto renqueante. Si se toma en consideración solo ese mes, el paro creció en 257 personas en la demarcación (+0,55%). Es la única provincia de Catalunya donde el desempleo se incrementó y una de las nueve de España, junto a otras como Guadalajara, Pontevedra, Palencia, Zamora o Soria. 

Por sectores económicos, la industria es la que presenta peores registros, con 158 personas más inscritas a las listas del paro. También hay más parados en la construcción (135) y en la agricultura (50), mientras que el sector servicios es el único que crea puestos de trabajo, con 39 nuevos ocupados. Los servicios son el sector que acumula más desocupados, con 34.159, seguido de la industria con 4.090, la construcción con 4.011 y la agricultura con 2.189. A 2.811 personas no les consta una ocupación anterior. Del total de parados de la demarcación, 20.085 son hombres y 27.175 son mujeres. Los menores de 25 años registrados en las listas son 3.231.

Otro indicador ilustrativo es el de los contratos firmados, donde los datos no son tan buenos para Tarragona, en comparación con otros territorios. El número de contratos descendió en diciembre un 24,21% en relación con noviembre. Es el mayor descenso de las cuatro provincias catalanas y es superior también a la media de la comunidad (-21,7%) y la estatal      (-16,8%), con lo cual apunta a que no fue un mes bueno. Tampoco es positivo el saldo en el global del año, en cuanto a contrataciones. Estas subieron un 9,7% en las comarcas tarraconenses, una cifra muy inferior a los incrementos de Lleida (38%), Girona (32%) y Barcelona (21%). De la misma manera, está muy por debajo del aumento del 24% de media en España. Tarragona, desde el punto de vista laboral, no ha tenido un buen final de año. Ya en noviembre fue la única provincia catalana en la que el paro subió en lugar de bajar, mientras que el descenso interanual –comparándolo con 2020– fue también el menor. 

Una inercia que empaña

Esa inercia negativa empaña el que había sido hasta ahora un buen comportamiento. Durante buena parte del verano y de este 2021, Tarragona estuvo entre las provincias que más rápido recuperaban el empleo destruido por el coronavirus. El final del ejercicio no fue así, y en eso tuvo que ver la afiliación. Es verdad que Tarragona incrementó en más de 13.000 personas el número de afiliados a la Seguridad Social. Es un 4,29% más respecto a 2020, pero se trata de un dato que queda por debajo del registro de Girona o Lleida, pero también de otros enclaves turísticos como las Baleares, Cádiz, Las Palmas, Tenerife, Alicante o Málaga. Tarragona se ve superada también por provincias como Granada, Huesca, Albacete, Toledo, Madrid o Murcia, y ha perdido esas posiciones delanteras que tenía hace unos meses. En octubre, Tarragona era la tercera provincia española que más empleo estaba creando (con un 5,5% más de afiliados), solo por detrás de las Baleares (16,7%) y Málaga (6,5%). 

«Los datos de diciembre son malos y obligan a hacer reformas estructurales»
Josep Ginesta. Secretario general de Pimec

Lo que ocurre con la campaña turística sigue marcando el devenir del mercado laboral y, en buena parte de la economía. Tarragona siempre se ha caracterizado por un mercado laboral más precario que el del global de Catalunya. Tampoco hay que perder de vista los nuevos condicionantes que lastran: más cierres y restricciones por la sexta ola, la crisis de suministros, el alza de los costes energéticos y un IPC disparado como nunca en 30 años, obstáculos todos ellos que amenazan la plena recuperación. 

Las valoraciones, en general, son positivas, pero también hay matices. «Del empleo creado, hay que preguntarse cuánto es público y cuánto privado. También hay que tener en cuenta los ERTE y las plantillas de empresas en concurso de acreedores», matiza Rafael Muñoz, economista del gabinete de estudios de la CEPTA, que añade:«Podemos ser positivos pero hay que tener en cuenta todos los datos. Tenemos que estar mirando al enfermo para ver qué pasa. En Tarragona me preocupa, por ejemplo, la pérdida de puestos en la industria y en la construcción».  

El lastre de la temporalidad

La patronal Pimec tildó de «malos» los datos del paro en Catalunya, ya que baja solo el 0,18%, por debajo de la media española. El secretario general de Pimec, Josep Ginesta, lamentó que se trata del pero diciembre de los últimos años: «Estos datos nos obligan mucho más a hacer las reformas estructurales que no se están produciendo y que necesita nuestro mercado de trabajo», como una reforma laboral profunda o el impulso de medidas para mejorar la competitividad. 

La otra cuenta pendientes es la mejora de la calidad del empleo, debido a que la temporalidad sigue siendo una rémora. En el acumulado de 2021, el 89,4% de contratos en Tarragona eran temporales, mientras que el 10,6% eran indefinidos. La muestra de septiembre es otro ejemplo en esa línea. Se firmaron un total de 22.304 contratos de trabajo. De ellos, solo 2.461, es decir, el 11% del total, eran indefinidos. Mientras, los 19.843 restantes eran temporales, el 89%. 

En Catalunya, el paro registrado bajó por décimo mes consecutivo y cerró el 2021 con 369.158 parados, 664 menos que en noviembre, según los datos publicados ayer por el Ministerio de Trabajo y Economía Social. Respecto a diciembre del año pasado, el número de parados cae en 128.453, lo que representa una reducción del 25,8%.

Se trata del mayor descenso interanual del paro de la serie histórica, después de un final de año 2020 marcado por las fuertes restricciones dirigidas a frenar la expansión de la Covid-19, y del diciembre con menos paro desde el 2007. Por otro lado, el número de afiliados a la Seguridad Social supera los 3,5 millones al cierre del 2021, 4.626 más que en noviembre y 135.469 más (+4%) que en diciembre del año pasado.

El mercado laboral español batió un récord en 2021, con la salida de las listas del paro de 782.232 personas, el mayor recorte de su serie histórica, y con la creación de 776.478 empleos, la mayor desde 2005, año de la regulación extraordinaria.

Con este comportamiento, el paro se quedó en los 3,1 millones, al bajar un 20,12%, mientras que la ocupación media se situó en los 19,8 millones, tras crecer un 4%, frente al 2,02% de 2019 y después de un año 2020 en el que se recortó en 360.105 personas (un 1,86% menos) por el impacto de la pandemia. Solo en diciembre la Seguridad Social sumó 72.553 afiliados medios, en tanto que el paro registrado bajó en 76.782.

Comentarios
Multimedia Diari