Whatsapp Diari de Tarragona
Para seguir toda la actualidad desde Tarragona, únete al Diari
Secciones
Canales
Diari
Comercial
Nota Legal
  • Síguenos en:

El ‘perro robot’ que podría detectar fugas en la química tarraconense

Esta ‘roomba’ con patas es capaz de detectar escapes de gas y entrar en zonas calientes o peligrosas

04 enero 2023 12:09 | Actualizado a 04 enero 2023 12:09
Se lee en minutos
Participa:
Para guardar el artículo tienes que navegar logueado/a. Puedes iniciar sesión en este enlace.
Comparte en:

La empresa emergente catalana Keybotic ha diseñado y fabricado un 'perro robot' autónomo capaz de detectar fugas de gases y vapores, un invento pensado para inspecciones industriales en sectores como el químico o el minero.

Este 'perro robot', denominado Keyper, es capaz de acceder de forma autónoma a entornos complejos, como minas o zonas subterráneas muy amplias o estrechas, y realizar labores de seguridad como la detección de gases y zonas calientes, así como la lectura de contadores y de otros instrumentos.

Keybotic se creó en 2020 con una inversión inicial de un millón de euros, aportados por los cofundadores y por inversores privados, con el objetivo último de hacer más accesible la robótica autónoma a compañías del sector industrial a través del alquiler de esta maquinaria.

Este robot es un artefacto de unos 95 centímetros de largo y 60 de alto, sustentado por cuatro patas articuladas y similar en apariencia a los sofisticados perros robot de juguete que se venden actualmente, aunque sin cabeza y de mayor tamaño.

De hecho, guarda similitud con la conocida creación de la estadounidense Boston Dynamics.

La cofundadora y directora general de la compañía, Irene Gómez, ha explicado que la idea se perfiló en 2019, cuando observaron la necesidad de estas industrias de crear una forma más segura de acceder y controlar zonas peligrosas en las que se pueden producir incidentes como fugas de gases.

El otro cofundador de la firma, Hilario Tomé, que es el creador y diseñador de Keyper, le propuso a Gómez invertir en esta idea y desarrollarla porque consideró que "podría tener futuro".

El impulso definitivo vino cuando se alzaron con el primer premio en el prestigioso concurso estadounidense Darpa Robotics Challenge, organizado por la Agencia de Proyectos de Investigación Avanzados de Defensa de Estados Unidos.

Darpa ya había organizado concursos muy significativos, como los relacionados con el coche eléctrico o con la seguridad y el cierre de válvulas de contención en plantas nucleares, después del accidente de Fukushima.

Para esta organización era imprescindible que los robots que se presentaran a su concurso fueran autónomos y detectasen incidentes en cualquier superficie en menos de una hora.

"Nuestro robot se adaptaba a estas necesidades que demandaba Darpa en un 95 % y decidimos tirar para delante el proyecto. Hilario, que dejó su trabajo para dedicarse al desarrollo, se centró exclusivamente en el diseño y yo en la parte más burocrática para lograr la financiación", ha explicado Gómez.

El robot Keyper quedó en la primera posición de este concurso, superando a equipos de más de 40 personas de instituciones tan prestigiosas como el Massachussets Institute of Technology (MIT) o la NASA.

"Una ‘roomba’ con patas"

Pero, ¿cómo funciona Keyper? Este 'perro robot' se encarga de realizar tareas de seguridad de forma autónoma para que las personas no tengan que acceder a lugares peligrosos.

Según palabras de la directora general de esta compañía, Keyper "se asemeja a una 'Roomba' -la famosa aspiradora autónoma-, pero con patas, y se encarga de hacer un mapa en tres dimensiones de una cueva, una mina o una gran superficie subterránea, que puede llegar hasta los 12 kilómetros.

Con las cámaras, sensores de calor y detectores de todo tipo de gases que lleva incorporadas, puede detectar anomalías o incidencias en menos de una hora", ha explicado.

En el caso de detectar una incidencia, Keyper envía una alerta en tiempo real. Además, ofrece imágenes para tener control en todo momento de las instalaciones industriales y tiene la capacidad de coordinarse con otros 'perros robot' del mismo tipo para realizar las tareas de manera más eficiente.

Actualmente, la firma emergente catalana se encuentra en negociaciones para realizar pruebas de concepto en compañías como la química Basf, Bombers de Barcelona, Carburos Metálicos y el Ayuntamiento de Sant Cugat, entre otras.

La comercialización de este robot está prevista para verano de 2023 y desde la compañía apuntan que la adquisición de este producto se realizará mediante alquiler, con un precio estimado de 3.900 euros mensuales aproximadamente.

Comentarios
Multimedia Diari