Para seguir toda la actualidad desde Tarragona, únete al Diari
Diari
Comercial
Nota Legal
  • Síguenos en:

El pistolero de Tarragona asegura que los Mossos le dejaron inconsciente al dispararle

Ha declarado hoy por primera vez frente a la jueza por videoconferencia desde el hospital de Terrassa

| Actualizado a 11 julio 2022 14:54
Se lee en minutos
Participa:
Para guardar el artículo tienes que navegar logueado/a. Puedes iniciar sesión en este enlace.
Comparte en:

El exvigilante de seguridad conocido como 'pistolero de Tarragona', Eugen Marin Sabau, que disparó a sus excompañeros de una empresa de seguridad y a un mosso y que sufrió una lesión medular al ser reducido por la policía, ha declarado este lunes ante la juez que los Mossos le dispararon sin previo aviso.

La declaración de Sabau ha tenido lugar por videoconferencia desde el Hospital Penitenciario de Terrassa (Barcelona) y el acusado solo ha contestado a las preguntas de la defensa, asegurando que «no le avisó nadie, que le dispararon directamente, sin avisarle ni hablar con él».

A Sabau, un vigilante de seguridad que disparó a tres excompañeros de trabajo y a un mosso en un control de carretera en diciembre del año pasado, se le imputan los delitos de atentado, homicidio en grado de tentativa y tenencia de armas.

Sin embargo, el caso no llegará a juicio porque el acusado ha iniciado el proceso de eutanasia.

El Grupo de intervención especial de los Mossos d'Esquadra detuvo a Sabau, que se había atrincherado en una masía abandonada de Riudoms (Tarragona), tras un tiroteo, aunque hoy ha declarado que «solo llevaba dos pistolas que estaban descargadas».

Según su versión, se encontraba «tumbado en un descampado» cuando, de pronto, «escuchó un disparo, que le dio en una de las piedras», y después, «recibió un disparo en el pecho» y «cayó boca abajo». Después, «oyó más disparos y al cabo del rato vio cómo unos mossos le daban la vuelta y le levantaron por el chaleco [antibalas]», se «desmayó y ya se despertó en el hospital».

También ha declarado que «le han cortado la pierna, que está parapléjico, lleva 45 puntos en la mano y no puede mover bien el brazo izquierdo y también lleva tornillos y no siente el pecho».

Tanto los Mossos d'Esquadra como el sindicato USPAC, al que pertenece el agente herido por el detenido, sostienen que el pistolero iba armado y se le conminó a que se entregara antes de neutralizarle.

Comentarios
Multimedia Diari