Whatsapp Diari de Tarragona
  • Para seguir toda la actualidad desde Tarragona, únete al Diari
    Secciones
    Canales
    Diari
    Comercial
    Nota Legal
    • Síguenos en:

    La Móra-Tamarit prevé tener 490.000 euros de superávit al año si se independiza de Tarragona

    El interventor del Ayuntamiento estudia el informe presentado en febrero por los vecinos. ERC, CUP y JxCAT se abren a negociar una votación «si se acredita la viabilidad económica»

    12 marzo 2023 20:21 | Actualizado a 13 marzo 2023 07:00
    Se lee en minutos
    Participa:
    Para guardar el artículo tienes que navegar logueado/a. Puedes iniciar sesión en este enlace.
    Comparte en:

    Ya hay números. Después de casi una década hablando sobre planteamientos generales y reivindicaciones sin cifras concretas, finalmente la posible segregación de La Móra-Tamarit de la ciudad de Tarragona ya tiene una primera propuesta con datos sobre la mesa. Según ha podido saber el Diari, la asociación de vecinos del barrio de Llevant presentó el pasado mes de febrero al gobierno municipal (ERC-Junts per Tarragona_CUP) un informe económico sobre la viabilidad de su posible segregación. Este ha sido elaborado en base a los datos facilitados por parte del Ayuntamiento y la conclusión del documento es clara: si fuera un municipio independiente, La Móra-Tamarit tendría un superávit anual de casi medio millón de euros.

    En el análisis, firmado el pasado 13 de enero y al que ha tenido acceso este periódico, se especifica que, según la base de las aportaciones realizadas por parte de la administración de la Plaça de la Font, La Móra-Tamarit generaría 3.218.000 euros al año en ingresos, mientras que el estudio de los vecinos cifra en 2.728.000 los gastos anuales que supondría ser un pueblo independiente. Este balance deja un resultado positivo de 490.000 euros anuales que, según el presidente de la Associació de Veïns La Móra-Tamarit, Francesc Garcia, «abre un escenario completamente diferente» en la negociación con el ejecutivo.

    1,7 millones del IBI

    En el informe, que justo ahora está siendo estudiado por el interventor general del Ayuntamiento, se concreta que los dos mil habitantes y el tejido empresarial que tributa en la zona que formaría el nuevo municipio pagarían más de dos millones de euros al año en impuestos: 1,7 de IBI; 325.000 de la tasa de la basura; 122.000 euros de vehículos; y 106.000 de plusvalía, mientras que las compañías aportarían otros 95.000 en base al Impuesto sobre Actividades Económicas (IAE). Asimismo, el estudio contempla también recibir 700.000 euros al año por parte de administraciones superiores, en base a subvenciones o por la participación proporcional de los tributos estatales y autonómicos por población: 500.000 del Gobierno Central; 125.000 de la Generalitat; y 75.000 de la Diputació. En total, pues, más de 3,2 millones de euros al año en ingresos.

    Por lo que se refiere a los gastos, estos se situarían en los 2,7 millones anuales. La mayor parte de estos –2.094.000 euros– corresponderían a «bienes y servicios». En el informe se detallan gastos anuales como 300.000 euros en transporte –que no sería la EMT, sino un privado, además del servicio escolar del Consell Comarcal–; 225.000 en suministros; 20.000 en comunicaciones; ó 11.000 en material de oficina. Asimismo, también se prevén 500.000 euros al año en gasto de personal: 271.000 para personal funcionario; 87.000 para personal laboral; y 45.000 para «órganos de gobierno y personal directivo». Sobre ello, Francesc Garcia detalla que la voluntad sería tener una estructura «ágil» para externalizar la mayor parte de los servicios. Por ello, se presupuestan 1.177.000 euros para «trabajos realizados por otras empresas y profesionales», como serían técnicos o vigilantes.

    Seis millones en una década

    El análisis concluye que, en caso de independencia, La Móra-Tamarit «dispondría de capacidad para generar recursos suficientes para prestar los servicios necesarios para su población», destacando «el hecho diferencial» que supone «tener la capacidad para generar ahorro suficiente para mantener y crear nuevas infraestructuras». La previsión del hipotético nuevo municipio de Llevant es el de generar un ahorro de seis millones de euros en una década.

    Ahora, los vecinos están a la espera de obtener una respuesta por parte del consistorio. Una vez se tenga, se convocará una asamblea para decidir el próximo paso a dar, que será votar si se apuesta por seguir adelante con el proyecto de segregación o si se opta por una vía más conservadora, como la EMD.

    Proceso participativo

    Una vez que los vecinos han presentado el informe al Ayuntamiento, ahora ERC, CUP y Junts per Catalunya se abren a negociar una posible votación vecinal sobre la segregación si el interventor municipal da su OK a los números. El portavoz del principal partido del gobierno municipal, Xavier Puig (ERC), indica que el consistorio «quiere a La Móra, y así lo está demostrando con hechos para dejar atrás la sensación de desatención y abandono que tenía», citando la apuesta «por el carril bici, la renaturalización del canal, las mejoras en las pistas deportivas y la zona de parking». Pese a ello, Esquerra recalca que si el alto funcionario acredita la viabilidad del posible pueblo de La Móra-Tamarit y de Tarragona, «y hubiera una mayoría de vecinos que lo quisieran», tocaría «respetarlo, siempre con diálogo entre todas las partes».

    En la misma línea se expresa Eva Miguel (CUP). «Nos consta que los números no son del todo claros. Pese a ello, debe facilitarse un proceso participativo. Si este dice que la mayor parte de la población de la zona está de acuerdo, desde la administración deberá estudiarse una hoja de ruta para materializar esta voluntad popular», indica. Hace meses, el alcaldable de Junts per Catalunya, Jordi Sendra, también abrió la puerta al Dret a Decidir de La Móra. «Soy demócrata, y si queréis votar yo estoy por el referéndum», afirmó durante el pregón de fiestas de verano, en el que añadió que en esta posible votación «yo votaría no porque quiero seguir siendo tarragoní».

    Desde la oposición, Sandra Ramos (PSC) reivindica que «lo que necesita La Móra es inversión y un proyecto claro como hemos exigido nosotros al Govern con el millón de euros para renaturalizar la riera, la humanización de la N-340 o la mejora en seguridad con las comisarías de proximidad». Àngels Pérez (ECP) cree que «fragmentar la ciudad no tiene sentido si lo que queremos es reforzar Tarragona», mientras que Lorena de la Fuente (Cs) asegura que, con la posible segregación, los habitantes del núcleo de Llevant «tendrían más a perder que a ganar». Finalmente, José Luis Martín (PP), indica que «la mayoría de peticiones son competencia de la Generalitat. Ricomà debe ayudar a que los vecinos lo logren porque sino demostrará su falta de liderazgo».

    Comentarios
    Multimedia Diari