Larga vida a los rockeros que creen en los elfos

Este año la campaña Juguetes del Rock no puede organizar conciertos pero propone apadrinar la compra de juguetes para los niños del comedor social

| Actualizado a 11 diciembre 2020 07:26
Se lee en minutos
Participa:
Para guardar el artículo tienes que navegar logueado/a. Puedes iniciar sesión en este enlace.
Comparte en:

¿Cree que se debe proteger el catalán en las escuelas?


No

Este es el séptimo año de la campaña Juguetes del Rock y, seguramente, el más difícil. Debido a la pandemia no podrán organizar los conciertos que hacían cada año con la colaboración de músicos locales y en los que la entrada era un juguete nuevo o usado en buen estado.

Pero, tal como explica Blanca Santotomás, coordinadora de la iniciativa, este año se han reinventado porque creen que los juguetes que recolectan hacen más falta que nunca. «Calculamos que el 85% de los niños que recibirán juguetes en esta campaña sólo tendrán este regalo en Navidad», explica.

Todo en un año especialmente duro para el sector de la músicaque, en el caso de la demarcación, depende mucho del Turismo y la restauración. «Este año al menos 30 niños de familias que el año pasado estaban colaborando con nosotros van a ser los que reciban el regalo. Algunas son compañeras mías», señala Santotomás, que trabaja en el sector turístico y también se ha quedado en paro.

Convertirse en elfo

Así pues, la alternativa que han encontrado es conseguir que las personas, empresas y entidades, colaboren apadrinando los juguetes de los niños de las familias del Comedor Social de Bonavista. A la acción la han bautizado: ‘¿Quieres ser un elfo?’.

Consiste en que Juguetes del Rock ha elaborado una lista con los datos de los niños, sus edades y el juguete, que quieren (no sobrepasan los 30 euros) «aunque ellos, creedme, son de poco pedir», advierten.

A la persona o personas colaboradoras se les hace llegar la petición de uno o más niños, según lo que deseen, así como las indicaciones de cómo comprar el juguete. Recomiendan que la compra se haga en jugueterías locales porque de esa manera los pueden dejar pagados y ellos los pasan a buscar. Al principio de la campaña estaba la opción de enviarlos por mensajería, pero la operativa era complicada.

Reconocen que todavía faltan muchos niños de la lista. Las primeras en apuntarse a la iniciativa han sido las entidades culturales y deportivas de la ciudad. No obstante, hay familias y grupos de amigos que se han unido para poder comprar un regalo entre varios. Algún niño también ha roto su hucha.

Debido a las restricciones por la pandemia, tampoco podrán organizar una fiesta de entrega como otros años, en las que participaban por igual los niños de las familias que colaboraban y los que recibían el regalo. De momento, y a menos que cambien mucho las cosas, entregarán los juguetes a las familias en el mismo momento en que acudan a recibir los alimentos en el comedor. «De todas maneras, la emoción está asegurada», dice. Las entregas se grabarán en un vídeo que luego podrán ver los colaboradores.

Comentarios
Multimedia Diari