Los contagios en el cole se duplican en una semana

Una guardería de Reus ha cerrado puertas por un contagio que afecta a sus tres grupos y otros 12 centros de la provincia tienen una o más aulas cerradas por la pandemia. Los colegios ya no son un refugio

| Actualizado a 22 enero 2022 13:39
Se lee en minutos
Participa:
Para guardar el artículo tienes que navegar logueado/a. Puedes iniciar sesión en este enlace.
Comparte en:

¿Cree que se debe proteger el catalán en las escuelas?


No

La pandemia ha entrado de lleno en las aulas este trimestre, por mucho que el Departament d’Educació de la Generalitat o el Ministerio de Educación y Formación Profesional repitan una y otra vez que las escuelas son seguras.

Los cambios de protocolo activados a toda prisa pocos días antes de empezar el segundo trimestre reflejan una improvisación para contener una variante de la Covid, Ómicron, capaz de arrasar con todas las barreras establecidas hasta el momento para frenar el avance del virus en los pupitres.

La sexta ola ya lleva días e incluso semanas fijando tendencia y augurando que los casos de contagio serían muy superiores a los que se han registrado desde principios de 2020. Ómicron es capaz de contagiar a la velocidad de la luz y aunque sus efectos en la salud son aparentemente más leves que otras variantes precedentes, el número de personas infectadas se refleja cada día en las estadísticas que se publican en Catalunya y en España.

Las medidas ya no sirven

Hasta diciembre, con la variante Ómicron todavía en fase de expansión, las escuelas, guarderías e institutos contenían el virus de forma eficaz, con medidas acertadas que permitían controlar una propagación dentro del centro. Unos protocolos que ya no sirven y que con la actual variante de la Covid se han debido flexibilizar y cambiar tantas veces para poder mantener las aulas activas a pesar de los contagios récord que se registran cada día desde la vuelta de Navidades.

La primera semana de enero ya dejó claro la vorágine de complicaciones que saldrían para mantener a flote las escuelas abiertas. Los casos de coronavirus se multiplicaron y dejaron cifras hasta ahora desconocidas. La provincia de Tarragona, el pasado viernes, tenía 5.171 casos documentados de enfermos por coronavirus activos. Ayer, la cifra en las diez comarcas subió a los 10.790 infectados, más del doble.

Con este panorama, el cierre de aulas antes de Navidad hubiese sido abrumador y hubiera puesto en jaque el sistema educativo. Por ello, el cambio de protocolo quiso ampliar el margen de positivos en una aula para que ésta no tuviera que confinarse tan rápidamente. El viernes día 14 había un solo grupo de una escuela de Cunit, la Pompeu Fabra, cerrado. Superaba el límite de 5 positivos y había que trasladar las clases de forma telemática.

Esta semana se cierra con 27 grupos clausurados, entre ellos tres de una guardería de Reus, Mafalda, que el martes ya tuvo que bajar la persiana por un contagio masivo entre los bebés. Los otros 12 centros afectados tienen una o más aulas cerradas, siendo la Escola Santa Creu de Calafell, con 12, la que más está sufriendo la variante Ómicron.

No obstante, estos 27 grupos cerrados que ofrece la página web Traçacovid, la información oficial de la Generalitat, no está actualizada. Hay otros centros con grupos cerrados que no están contabilizados y que el Diari puede acreditar. 

Esta misma semana, una directora de un centro de Tarragona admitía que el trabajo en las escuelas se ha convertido en jornadas de 12 horas de lunes a domingo, y que antes de poner los datos en el aplicativo, la prioridad es informar a Salut, a Educació, atender a las familias con casos positivos, organizar las aulas y los profesores para mantener el curso a flote... y si queda tiempo, actualizar los datos.

La situación en las escuelas está alterando el funcionamiento  preestablecido en verano, que contaba con la experiencia de convivir con la pandemia del curso pasado.

Sin embargo, Ómicron ha hecho trizas todos los protocolos. Prueba de ello es el cambio continuo para establecer cómo hacer los confinamientos y cómo se puede salvar el inicio del segundo trimestre, para no provocar otro frenazo educativo, como el que ocurrió en el curso 2019/2020, en pleno confinamiento global de la población.

Comentarios
Multimedia Diari