Para seguir toda la actualidad desde Tarragona, únete al Diari
Diari
Comercial
Nota Legal
  • Síguenos en:

«Para conciliar te tienes que buscar la vida con mucha imaginación»

Muchas familias empiezan con el rompecabezas que supone combinar la vida laboral con el cuidado de sus hijos durante los meses de verano, cuando los niños no asisten al colegio

| Actualizado a 21 junio 2022 15:20
Se lee en minutos
Participa:
Para guardar el artículo tienes que navegar logueado/a. Puedes iniciar sesión en este enlace.
Comparte en:

Conciliar la vida laboral con la familiar es complicado. Y todavía más ahora en verano, cuando no hay colegio durante dos meses y medio, pero también durante estos días previos a Sant Joan, en los que los centros han hecho jornada intensiva. Como novedad, este 2022 las clases empezarán antes en septiembre, el día 5, y también en horario reducido durante todo el mes. El horario lectivo será de 9 a 13 horas, con servicio de comedor, pero con extraescolares gratuitas de 15.30 a 16.30 horas para que las familias no tengan problemas para combinar su trabajo con el cuidado de sus hijos.

Un ejemplo de las dificultades que tienen muchas familias para conciliar en esta época es el caso de Joan, vecino de Reus. Tiene cuatro hijos, tres de ellos en edad escolar, una niña de 8 años y dos gemelos de 4. Explica que están solos y que no tienen ayuda externa, como la que pueden ofrecer los abuelos, por ejemplo, en muchas otras familias. «Te tienes que buscar la vida con imaginación y mucha organización», dice Joan. Durante todo el año sus hijos salen a las 17 horas del Col·legi Maria Rosa Molas de Reus, y los va a buscar su madre, que ya cuando nació la mayor se pidió hacer el turno de noche en el trabajo, de forma que duerme por las mañanas y así tiene las tardes libres para dedicarse a los pequeños. No obstante, durante estas últimas dos semanas de junio, con la jornada intensiva y sin la posibilidad de hacer extraescolares en el centro, Joan y su mujer se han ido turnando para ir a buscarles a las 13 horas a la salida del colegio. En este sentido, celebra que a pesar de tener un horario complicado, de mañana y tarde, la empresa es flexible y le pone facilidades. Con todo, comenta que «al final te adaptas a cada situación y consigues conciliar, pero con una serie de sacrificios», pues remarca que su mujer tiene que trabajar de noche y con jornada reducida, es decir, «a costa de la salud y del sueldo». Ahora en verano, la solución pasa por casales de verano y cursos de natación, «hasta julio que llegan mis suegros, que viven fuera, a pasar unos días y ya en agosto nos cogemos vacaciones».

Los casales de verano son esenciales para conciliar durante los dos meses y medio sin colegio

A diferencia del colegio al que van los hijos de Joan, en el Vedruna Sagrat Cor de Tarragona sí ofrecen las actividades extraescolares durante estos días de jornada intensiva antes de las vacaciones de verano. Josep Nolla, director del centro, defiende que «desde hace muchos años apostamos por la conciliación y durante estos días ofrecemos actividades hasta las 17 horas». Explica que las llevan a cabo los mismos monitores de las extraescolares de todo el curso y del comedor, «con el objetivo de dar continuidad al proyecto educativo del centro». Nolla señala, por otro lado, que estas extraescolares no son gratuitas, a diferencia de las de septiembre, pero asegura que «son precios modicos, al alcance de todos».

Cambio de horarios

Sobre la necesidad de llegar a un «consenso social» para encajar la vida laboral de los padres y madres con los horarios educativos de los hijos habla Belén Tascón, presidenta de l’AFFAC (Associacions Federades de Famílies d’Alumnes de Catalunya). Partiendo de la base de que «nosotros entendemos que la jornada escolar debe buscar el bienestar de los alumnos», Tascón explica que desde la entidad que representa están llevando a cabo un proceso participativo sobre cuáles deben ser los horarios en los colegios y «algunas familias piensan que es mejor la jornada intensiva y otras no». Así, «tras hacer un análisis y teniendo muy en cuenta los sectores más vulnerables hemos llegado a la conclusión que el horario intensivo no es la mejor opción para el alumnado, por un lado porque no creemos que sea bueno que hagan muchas horas continuadas sin pausa y, por otro lado, por las patologías asociadas a la conciliación, pues si van muy pronto a casa es probable que se encuentren solos y pueden sufrir problemas de aislamiento y otros relacionados con la salud mental».

Con todo, Tascón defiende que este «consenso social» para facilitar la conciliación «lo deberían liderar las administraciones y debería formar parte de la reforma de horarios laborales». «Es necesaria una revisión, porque tenemos horarios diferentes al resto de Europa y no somos más productivos», comenta la presidenta de la AFFAC, que reconoce que «es un tema complejo, porque es difícil romper con unos hábitos y una cultura determinada, pero pensamos que la tendencia a nivel laboral tendría que ir en la línea de empezar más pronto, hacer menos pausas o que la del mediodía no sea tan larga, y no alargar tanto por las tardes, es decir, un horario que guarde relación con el educativo».

Comentarios
Multimedia Diari