Para seguir toda la actualidad desde Tarragona, únete al Diari
Diari
Comercial
Nota Legal
  • Síguenos en:

Preocupación del sector turístico por los atascos
de la AP-7 de cara al verano

El tejido empresarial del territorio exige más planificación a las administraciones para evitar que esta vía ‘rápida’ se convierta en un problema todos los fines de semana

| Actualizado a 09 junio 2022 07:00
Se lee en minutos
Participa:
Para guardar el artículo tienes que navegar logueado/a. Puedes iniciar sesión en este enlace.
Comparte en:

Las previsiones del sector turístico son buenas de cara a este verano. Después de más de dos años marcados por la pandemia, tanto la Semana Santa como el puente de la Segunda Pascua han puesto de manifiesto que la gente tiene ganas de salir, con lo que se espera que la Costa Daurada y las Terres de l’Ebre puedan recuperar las cifras de ocupación prepandemia, e incluso superarlas.

Será el primer verano desde que la situación sanitaria se ha normalizado y el primero sin peajes, tanto en el tramo norte de la AP-7 como en la AP-2. Sin embargo, lo que se esperaba que fuera un incentivo de cara a la llegada de visitantes puede convertirse en un hándicap, teniendo en cuenta los problemas que se han registrado en el corredor viario del Mediterráneo desde el levantamiento de las barreras de peaje, el pasado 1 de septiembre.

«La movilidad es la madre de los huevos del sector, cualquier obstáculo nos mata», asegura Xavier Guardià, portavoz de la Federació Empresarial d’Hostaleria i Turisme de Tarragona (FEHT). Este empresario lamenta la «falta de previsión» de la administración, teniendo en cuenta que desde hace muchos años se sabía que el contrato para la finalización de esta concesión vencía en 2021. «No puede ser que a estas alturas –diez meses más tarde– todavía se estén desmontando los peajes», añade.

El sector valora que este es el principal eje a través del que llegan todos los turistas procedentes de la zona norte de Catalunya y del área metropolitana. También es la carretera que utiliza el turismo francés, además de los holandeses y belgas que son fieles a los campings de la costa. «Las previsiones son muy buenas, teniendo en cuenta que veníamos de la miseria», dice Guardià.

«La movilidad es la madre de los huevos del sector. Es la llegada. Cualquier obstáculo nos mata»

En 2019 la demarcación de Tarragona alcanzó la cifra de 22 millones de pernoctaciones, siendo el turismo nacional y el francés los principales mercados emisores. Alrededor del 80% de estos utilizan el vehículo privado para sus desplazamientos y, en menor medida, también llegan en tren, aunque esta es una modalidad de transporte que ha crecido con el AVE low cost. El tercer mercado es el británico, que principalmente llega en avión, mientras que en los otros años el turismo ruso también tenía un peso importante, con más de 1,7 millones de pernoctaciones. La guerra con Ucrania ha cerrado este último mercado. «Perdemos a una parte de los turistas que llegan en avión, pero en cambio durante todo este tiempo hemos visto un repunte importante tanto del mercado español como del francés, lo que significa más coches a la carretera», argumenta Guardià.

El sector considera que la situación que se ha vivido en los últimos meses, especialmente durante los fines de semana y festivos, no supondrá que la gente que tenía previsto pasar sus vacaciones en este territorio valoren hacer un cambio de planes. «Para el turismo es un mal trago, pero al final lo más complicado son las escapadas de fin de semana», argumenta el portavoz de la FEHT.

Este sector económico, que es uno de los principales motores de la demarcación, junto con la química, espera que la AP-7 no se convierta en la noticia del verano. «Al final, por aquí pasan todos los que van al Mediterráneo español y los que van al norte de África», manifiesta. Por este motivo, Guardià pide a los responsables correspondientes que se tomen las «medidas necesarias» para evitar los días y horas de colapso y que «si hace falta que se quiten los camiones». «Es inadmisible que las administraciones sean tan poco operativas que siempre llegan tarde y después no cumplen las previsiones, ni los plazos ni los presupuestos», añade.

«Debería prepararse un plan de choque específico para reducir los puntos críticos»

Los atascos en la AP-7 se han acentuado con la liberalización de los peajes, aunque ya eran habituales todos los veranos entre El Vendrell y Martorell, donde desde hace años se pone un carril adicional los domingos por la tarde. Aunque este no es el único punto conflictivo. La C-14 es otro de estos ejes que quedan colapsados todos los fines de semana. «Debe darse continuidad a esta autovía y enlazar con Tàrrega, lo que nos permitiría enlazar con el Eix Transversal y ofrecer una alternativa para descongestionar la autopista», argumenta el presidente de la Cambra de Comerç de Reus, Jordi Just. El presidente del ente cameral reusense es muy crítico con la situación actual. «El problema no tan solo es para el turismo, sino también para las empresas y el malestar que se genera para la gente en general. Todos nos hemos quedado atrapados, ya sea durante el fin de semana o por un accidente».

Just reivindica al Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana (Mitma) que empiece a planificar un tercer carril en dirección sur y el cuarto hacia el norte. «El verano será caótico, pero es que si cuantificamos las horas que se pierden cada día por culpa de los colapsos, económicamente es escalofriante».

Por su parte, la presidenta de la Cambra de Comerç de Tarragona, Laura Roigé, argumenta que «la gente tiene muchas ganas de salir y seguirá utilizando la autopista o buscará vías alternativas». La solución para evitar los atascos no será a corto ni a medio plazo, ya que todavía no se ha abordado y el Mitma, que es el titular de la vía, no se ha pronunciado sobre el respecto. De momento, tan solo se han solicitado medidas provisionales desde la Generalitat y podría anunciarse la prohibición de circular los camiones durante los fines de semana. Pese a ello, Roigé argumenta que «debería prepararse un plan de choque específico para reducir los puntos críticos como Salou, L’Hospitalet de l’Infant y el acceso desde Torredembarra y Altafulla, en los que todos los fines de semana se generan complicaciones».

En este escenario, el sector del transporte también vive su propio colapso. Afecta principalmente a las áreas de servicio y descanso, que necesitan para poder cumplir los horarios de conducción. «Alertamos sobre el respecto antes de levantar los peajes y no se ha hecho nada, no se han previsto más puntos ni se han hecho ampliaciones y ahora mismo no están dimensionadas. Si encima le sumamos el turismo internacional...», concluye el director general de la Feat, Josep Lluís Aymat.

Comentarios
Multimedia Diari