¿Qué se hizo mal durante la pandemia?

Diez expertos y expertas en medicina, economía, sociología, servicios sociales, psicología, Derecho, atención a los mayores... analizan los errores que se cometieron en la pandemia

| Actualizado a 30 mayo 2021 11:49
Se lee en minutos
Participa:
Para guardar el artículo tienes que navegar logueado/a. Puedes iniciar sesión en este enlace.
Comparte en:

¿Cree que se debe proteger el catalán en las escuelas?


No

Admitir que se han cometido errores, analizarlos y aprender de ellos para evitar repetirlos en un futuro es un elemento esencial de cualquier gestión. Más aún en una pandemia que se ha cobrado la vida de 1.293 personas en Tarragona, ha contagiado a otras 52.934 y ha provocado una fuerte crisis económica.

Ese imprescindible análisis es lo que han hecho, a petición del ‘Diari’, diez expertos y expertas en diversos campos: medicina, atención a los mayores, economía, psicología, epidemiología, sociología, Derecho, servicios sociales, politología y comunicación (ver páginas 4 y 5).

El decano de la Facultat de Medicina de la URV, Antoni Castro, cree que reaccionó tarde ante la pandemia «por la lentitud del Ministerio de Sanidad. Hubo expertos que recomendaron avanzar los confinamientos y lo rechazó. El Ministerio menospreció el criterio de los expertos de las comunidades autónomas. Asumió un rol para el que no estaba preparado porque la gestión de la sanidad está traspasada y la experiencia la tienen las autonomías. Además la pandemia impactó sobre un sistema sanitario que estaba debilitado desde hace años».

Sigue Casto: «En todo caso quiero mostrar mi máximo respeto a todas las personas que han tenido que lidiar con esta emergencia y resaltar que la gestión de la vacunación en Catalunya está siendo modélica».

Residencias abandonadas

Castro cree fundamental analizar si el sistema de atención a los mayores es el adecuado. En esta línea, la presidenta de ACRA (la Associació Catalana de Recursos Assistencials), la patronal de las residencia, Cinta Pascual, recuerda que «a día de hoy seguimos reivindicando un servicio de calidad y gratuito por parte del Sistema de Salut Públic de Catalunya para las personas que viven en las residencias. Es su hogar y tienen derecho a recibir la misma atención que cualquier otro ciudadano. Pedimos, por tanto, una atención adaptada a las necesidades de las personas usuarias y a las características de cada territorio, que implique a la atención primaria y que respete la idiosincrasia de unos centros con necesidad de atención médica, pero que no son hospitales ni tampoco tienen voluntad de serlo».

Cinta Pascual advierte que nos debemos preparar para el futuro. Por eso hay que «entre otras acciones, reforzar las medidas de seguridad epidemiológicas, invertir más en desarrollo e investigación y aumentar el gasto público en atención a la dependencia hasta el 2% del PIB, porcentaje comparable al de otros países europeos, porque ahora solo llega al 0,5%, aproximadamente».

Para Àlex Arenas, catedrático de Ingeniería Informática y Matemáticas de la URV, «no se tuvieron en cuenta las evidencias científicas. Cuando vieron que el confinamiento era una medida que funcionaba, la siguieron aplicando sin mirar más allá y sin invertir, por ejemplo, en que la ventilación fuese más adecuada en los lugares de trabajo, las aulas, los gimnasios... Así nos ha ido». Arenas lamenta también que las estructuras administrativas fueron muy lentas para aplicar las decisiones que se tomaban.

Confusión jurídica

Lentas y a veces con decisiones jurídicas confusas. La decana del Col·legi de l’Advocacia de Reus, Encarna Orduna, entiende que la situación era excepcional y que se tuvieran que dictar muchas normas, pero lamenta que generaran confusión e inseguridad jurídica.

«Los profesionales del Derecho hemos tenido que esforzarnos en analizarlas, interpretarlas, aplicarlas a golpe de norma tras norma. Tras dicha experiencia, echo de menos afrontar ahora reformas legales útiles, que simplificaran esta profusión legislativa y que sirvieran para dar respuesta a las problemáticas que se han producido para estar preparados, en la medida de lo posible, frente a situaciones y consecuencias tan excepcionales como las que estamos viviendo», afirma.

Más recursos

Orduna habla de prepararse para el futuro en su ámbito, el jurídico. Opina lo mismo la coordinadora de Creu Roja en Tarragona, Anna Sabaté, pero en el ámbito social. «Es fácil decirlo cuando parece que lo peor ya ha pasado, pero hay que sacar un aprendizaje de lo hecho, ya sea bien o mal. Ante todo, remarcar que la Creu Roja es en origen una entidad que da respuesta a las emergencias y por tanto, aunque esta pandemia ha supuesto la mayor movilización de recursos de nuestra historia, nos ha resultado relativamente ‘sencillo’, por habitual, organizarnos para dar respuesta a los retos que se nos han planteado».

Continúa Sabaté: «Creo que, en términos generales, la crisis socioeconómica provocada por la pandemia no se ha afrontado desde una perspectiva adecuada con respecto a la atención a las personas más vulnerables. Las respuestas se han planteado desde una óptica ‘normalizada’ y no desde la de una persona sin recursos (económicos, relacionales, de capacidades...)».

«Es necesario que el sistema público se dote de equipos de emergencia social para activar en situaciones como ésta, al igual que el sistema público de Salud tiene su servicio de urgencias», concluye.

Comentarios
Multimedia Diari