Un Port Esportiu de Tarragona abierto a la ciudad y sin ocio nocturno

El Nàutic Tarragona invertirá 4,5 millones para impulsar el complejo, hacerlo más accesible y promocionar la actividad náutica. En 2024 se derribará el edificio de Llevant y sus 21 locales 

| Actualizado a 30 marzo 2021 10:47
Se lee en minutos
Participa:
Para guardar el artículo tienes que navegar logueado/a. Puedes iniciar sesión en este enlace.
Comparte en:

¿Cree que se debe proteger el catalán en las escuelas?


No

Un nuevo Port Esportiu de Tarragona. Renovado y mejorado. Abierto definitivamente a la ciudad como un espacio en el que las familias puedan acercarse al mar y a las actividades náuticas, sin locales de ocio nocturno y donde los usuarios habituales, en especial los amarristas, dispongan de mejores servicios. Ese es el objetivo del Reial Club Nàutic, que impulsa la transformación del complejo con una inversión de 4,5 millones de euros durante los próximos cinco años y tres fases distintas de ejecución.

El proyecto va directamente vinculado a la concesión de la gestión del Port Esportiu que el Nàutic aspira a prorrogar por otros 15 años más (la actual finaliza en 2024). Deberá validarla la Autoritat Portuària, que ve con buenos ojos la propuesta que desarrolla la histórica entidad deportiva a través de financiación bancaria. La inversión mínima en mejoras para solicitar la prórroga era de 2.937.244,90 euros, según los baremos que marca la normativa que rige la concesión.

Los trabajos de mejora han arrancado estos días con el inicio de la primera fase, que contempla la sustitución de los actuales pantalanes de hormigón (muy deteriorados) y su renovación por otros de aluminio. A ese cambio se le unirá la implantación de nuevas torretas y la mejora de los servicios de luz y agua -haciéndolos más sostenibles- que se ofrece en los amarres.

Esta primera fase se ejecutará entre este año y 2022. Con un presupuesto total de 1.233.090,20 euros supone la mayor partida del total de las inversiones que llevará a cabo el Nàutic Tarragona.

El paseo y el muelle

Las actuaciones que representarán un mayor impacto son las que están incluidas en la segunda fase, prevista para 2022. En especial la urbanización del paseo y muelle principales del Port Esportiu y la mejora de los accesos. Contemplan por ejemplo la instalación de un ascensor (en la zona donde ahora mismo se ubica la última pista de pádel del Reial Club Nàutic y el primer local de alquiler) que facilitará la entrada desde el paseo superior a las personas con movilidad reducida. 

También se contempla el cambio de emplazamiento de la gasolinera, que se situará en el extremo opuesto de la bocana donde se halla ahora mismo, y de la grúa del varador en este caso hacia la zona de Llevant, ya en la fase 3.

Entre 2024 y 2025 se llevará a cabo la demolición del edificio de Llevant y de sus 21 locales. Su desaparición está ideada por un lado para facilitar el acceso al Port Esportiu de todos los paseantes con un diseño que invitará a adentrarse en la zona (los que vengan desde el Passeig Marítim y los que desciendan desde la pasarela que une el Balcó con el Port).

Ayudará igualmente a ello el nuevo ajardinamiento y la ampliación del parking (se crearán un centenar de nuevas plazas, y una veintena de ellas serán para vehículos eléctricos).

En esos nuevos espacios que se ganarán en la parte de Llevant se construirá un edificio funcional en la parte superior; en la inferior está previsto ubicar el nuevo varadero que ofrecerá servicios de mantenimiento y reparación a la totalidad de los usuarios. Incluirá además una zona para que también los amarristas pueden realizar auto mantenimiento de sus embarcaciones.

La tercera fase también contempla la construcción de vestuarios y lavabos en la zona del dique de abrigo.

La demolición del edificio de Llevant dejará un total de 36 locales en el nuevo Port Esportiu  de Tarragona respecto a los 59 que hay en la actualidad (se eliminarán también los dos más cercanos al edificio principal del Reial Club Nàutic). De los actuales inmuebles, cuya concesión vence en 2024, solo 28 mantienen ahora mismo actividad (47,5 % de ocupación).

Locales con nueva filosofía

El objetivo del Nàutic es dar un nuevo aire al Port Esportiu también con los negocios previstos para esos locales. El target que se persigue a partir de ahora es el del ocio familiar y no se contempla que puedan instalarse negocios dedicados al ocio nocturno (antes de la pandemia había cuatro negocios abiertos de ese sector que ocupan un total de siete locales). Años atrás fueron mayoritarios.

Un aspecto que al mismo tiempo evitará los capítulos de inseguridad de épocas pasadas. «Queremos incentivar y dinamizar sobre todo sectores como los servicios náuticos, restauración, empresarial, deportivo, turístico, cultural.... para dar respuesta a sus necesidades», explican fuentes del propio Nàutic acerca de ese concepto diferencial que directamente supone la oportunidad de generar nuevos negocios y también puestos de trabajo en el Port Esportiu.

Los nuevos locales serán además de alquiler con el objetivo de asegurar su mantenimiento y evitar, a la vez, el deterioro que por ejemplo han sufrido numerosos de los actuales inmuebles a causa del cese de actividad y su posterior abandono. 

Más espacio para la práctica deportiva

La remodelación del Port Esportiu y su entorno comportará también mayor espacio para la práctica de los deportes náuticos. El proyecto del Reial Club Nàutic de Tarragona contempla en ese sentido disponer de una nueva área de 3.518 metros cuadrados (ahora disponía de 1.200) para actividades como la vela ligera, el remo de mar, el pádel surf, el submarinismo , la natación en aguas abiertas... Triplicará  su actual espacio con el traslado del varador a la zona de Llevant. Igualmente reordenará sus pistas de juego y ganará una cuarta cancha de pádel, otra de sus secciones.

Comentarios
Multimedia Diari