Para seguir toda la actualidad desde Tarragona, únete al Diari
Diari
Comercial
Nota Legal
  • Síguenos en:

Una docena de personas se bautizan en buceo

La piscina de Sant Salvador acoge una actividad inclusiva e iniciática en el mundo del buceo

| Actualizado a 04 diciembre 2022 11:39
Se lee en minutos
Participa:
Para guardar el artículo tienes que navegar logueado/a. Puedes iniciar sesión en este enlace.
Comparte en:

Aprovechando el Día Internacional de la Discapacidad, ayer día 3 de diciembre, Tarragona lo celebró en la piscina municipal del barrio de Sant Salvador. Una docena de personas con discapacidad se estrenó en el mundo del buceo ya que la actividad consistía precisamente en un bautismo de buceo, una práctica iniciática habitual en este deporte para aquellas personas que lo hacen por primera vez. La organización corrió a cargo de Àrea Adaptada Associació, una agrupación catalana que prepara este tipo de eventos para personas con discapacidad.

La piscina de Sant Salvador, a resguardo de las olas frenéticas del mar, fue el escenario del primer chapuzón para doce personas con discapacidad. Ayer a primera hora los participantes, todos de la zona de Tarragona y alrededores, se repartieron en equipos con múltiples instructores y, después de un almuerzo para conocerse mejor, se equiparon y empezaron la actividad. En función de cada discapacidad, antes de entrar en el agua los participantes y los instructores debían acordar las señales: las personas con déficit visual, por ejemplo, se guiaban por marcas sensoriales (un toque significa que sí, dos toques significan que no, apretar el brazo para bajar o para subir), mientras que una persona con una lesión medular tendrá que evitar arrastrar las piernas por el suelo de la piscina para no hacerse daño. Parece fácil pero todo tiene su técnica.

Albert Font es presidente de la Àrea Adaptada Associació, una entidad catalana que organiza actividades como esta. «El submarinismo adaptado no es muy diferente al ordinario, solo tenemos que ajustarlo en función de las capacidades de la persona», afirma Font. La actividad en la piscina de Sant Salvador permitió a los participantes pasarse dos horas largas haciendo las inmersiones antes de secarse, repartir unos diplomas conforme habían cumplido su bautismo de buceo y hacerse una foto conjunta.

La Àrea Adaptada Associació nació hace dieciocho años en la provincia de Girona, aunque su ámbito de actuación es toda Catalunya. Además de realizar bautismos de buceo adaptado también organizan rutas en bicicleta, todo inclusivo: «Nuestras actividades nunca son exclusivas, pueden participar personas con y sin discapacidad», explicaba Font. Más que reivindicar nada, lo que se proponen es explorar nuevas actividades aptas para todo el mundo. «Queremos que la gente no se autolimite a la hora de hacer una actividad, sean personas con o sin discapacidad. Es un hecho más mental que real», sentenciaba el presidente. La asociación aterrizó ayer por primera vez en Tarragona y ya apuntaba a la siguiente actividad: una ruta ciclable alrededor de la ciudad pensada solo para disfrutar de la bicicleta.

Comentarios
Multimedia Diari