Para seguir toda la actualidad desde Tarragona, únete al Diari
Diari
Comercial
Nota Legal
  • Síguenos en:

Una segunda vida para los juguetes y la ropa infantil

Tecletes organiza un mercado donde las familias pueden intercambiar lo que no usan

| Actualizado a 16 octubre 2022 09:18
Se lee en minutos
Participa:
Para guardar el artículo tienes que navegar logueado/a. Puedes iniciar sesión en este enlace.
Comparte en:

Una niña pequeña se queda con los ojos como platos cuando le entrega un camión amarillo con remolque. Su madre explica que la pasión de la niña es jugar con tierra y estaban pensando en comprar algo así. El juguete en cuestión estaba muerto de la risa en otra casa.

Era una de las escenas que tenían lugar ayer durante el mercado de intercambio #queruli, organizado por Tecletes y que tuvo lugar en la Plaça dels Carros.

La operativa era sencilla, había unas mesas (la asociación contó con el apoyo de Mercats de Tarragona) y las madres ponían en ellas lo que traían para intercambiar. Todas las mesas que estaban disponibles se ocuparon con zapatitos, ropa de niños, cuentos, juguetes, artículos de puericultura, ropa de embarazada... Cristina Serra, miembro de la entidad, explicaba que ya hicieron un intercambio en el Parc de la Ciutat que suscitó gran interés por lo que decidieron organizar esta jornada.

El mercado funciona solo; una cosa a cambio de otra y las partes (la mayoría eran madres pero también había algún padre) se ponen de acuerdo. La voluntad, no obstante, más que acumular, era dar una segunda vida a cosas que ya no se usan y que se van acumulando.

Intercambio de experiencias

Explicaba Serra que se trata más de ampliar algo que las madres ya suelen hacer, a más pequeña escala, con otras madres.

Una de las participantes era Adela Delgado, embarazada de su segundo bebé que había llevado diferentes artículos de invierno que no podrá usar porque el segundo niño nacerá en verano. «Ña verdad es que nos volvemos locos, compramos más de lo que necesitamos, especialmente con el primero», reconocía.

Marta Cubero, otra madre, explicaba que se trata de un buen aprendizaje para los niños. Su hijo mayor, de cinco años, se encargó él mismo de sacar los juguetes que ya no usa para intercambiarlos por otros.

Las participantes coincidían en que las cosas de bebés son de las que más rápidamente pierden utilidad y, en algún caso, hasta se quedan sin estrenar. Suelen ser, demás, artículos costosos.

Judit Montserrat, por su parte, explicaba que, además de reducir el desperdicio, es una oportunidad para reencontrarse y compartir experiencias. Había, por ejemplo, madres compartiendo la manera cómo se organizan en su familia para no llenarse de juguetes en Navidades o hablando sobre los juguetes que más les han gustado a sus hijos o intercambiando ideas de lectura. Los niños, por su parte, ya andaban jugando con sus juguetes ‘nuevos’.

Los artículos que no se intercambiaron fueron entregados al Espai d’atenció familiar de Serveis Socials de la zona centre.

Comentarios
Multimedia Diari