Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Vinos y cavas 'made in' Tarragona. Un sorbo con gusto a paisaje y tradición

La viticultura es uno de los motores del territorio, un trabajo ancestral que recoge sus frutos para servirlos en la copa

Diari de Tarragona

Whatsapp
FOTO: Joan Capdevila

FOTO: Joan Capdevila

El vino y su elaboración en la provincia de Tarragona es una historia que empieza en la época romana. Su entorno geográfico y climatológico abrió el camino para la producción de vinos de enorme calidad y especial singularidad. Así conviven seis Denominaciones de Origen de vino, Tarragona, Montsant, Conca de Barberà, Priorat, Terra Alta y Penedès; esta última cuenta con una DO de Cava. La viticultura ha experimentado una evolución importante con la llamada del enoturismo para abrir sus puertas al mundo.

Pinell de Brai. Fachada de la bodega modernista. FOTO: Antònia Serres

En la Edad Media, con los monjes de las órdenes del Cister y de los Cartujos, su desarrollo fue tal que la cartuja de Escaladei, es considerada el embrión de la viticultura del Priorat, donde aguardan algunas de las mejores botellas del mundo. Visitar los viñedos, catar vinos, pasear entre cepas, acariciar barricas, como ofrecen el Celler Masroig o el Perinet y combinarlo con actividades como ebike, kayak o un paseo a caballo, son algunos de los ejemplos que se pueden realizar en el Priorat.

6 Denominaciones de Origen de vino se reparten a lo largo de la provincia, además de una de cava

Otro placer es descubrir variedades autóctona como el trepat, propia de la Conca de Barberà. Da vinos, ligeros y afrutados, de buena acidez y graduación alcohólica media muy característicos. Con el taladrado se obtienen unos vinos rosados y vinos base para cavas muy personales, pero también se encuentran cada vez más vinos tintos y algún blanco, que están obteniendo un gran reconocimiento.

Bodega de Gandesa. FOTO: Joan Revillas

La Terra Alta es tierra de vino. Así lo demuestran sus paisajes, llenos de viñedos, y sus pueblos, con una gran tradición vinícola. Una veintena de bodegas visitables donde descubrir los secretos de la elaboración de sus vinos y realizar una buena cata. La variedad estrella de la Denominación de Origen de la Terra Alta es la garnacha blanca, el 33% de la producción mundial se encuentra aquí.

Otro elemento clave de la viticultura son sus catedrales. Algunas de las más destacadas son la bodega de Nulles Adernats, la Cooperativa de Falset-Marçà, la Cooperativa de Pinell de Brai y la bodega de Gandesa, ejemplos de la ambición del modernismo catalán en la arquitectura, protagonista en la primera mitad del siglo XX.

Temas

Comentarios

Lea También