El 'efecto' Semana Santa desata la cuarta ola en España y dispara la incidencia

Sanidad notifica 22.444 casos durante el fin de semana, una cifra desconocida desde mediados de febrero

Melchor Sáiz-Pardo/ Alvaro Soto (Colpisa)

Whatsapp
El 'efecto' Semana Santa desata la cuarta ola en España y dispara la incidencia a 199. Foto: EFE

El 'efecto' Semana Santa desata la cuarta ola en España y dispara la incidencia a 199. Foto: EFE

El temido 'efecto Semana Santa' desembarcó este lunes con toda su crudeza en las estadísticas del Ministerio de Sanidad. El aumento de la movilidad y los contactos sociales durante las pasadas vacaciones a pesar de las restricciones pactadas por todas las comunidades han acabado de desatar la cuarta ola de la pandemia. Tal y como temían en el departamento que dirige Carolina Darias, 14 días después del inicio de Semana Santa los casos diarios se dispararon hasta los 22.744 positivos durante el fin de semana, unas cifras que no se veían desde el lunes 15 de febrero, cuando las comunidades notificaron 30.251 nuevos contagios en tan solo 48 horas.               

También la incidencia acumulada (IA) nacional sufrió un fuerte repunte este lunes , pasado de los 182,09 positivos cada 100.000 habitantes en los últimos 14 días a 199 casos exactos. Desde el jueves 25 de febrero, España no registraba unos niveles tan altos de incidencia, aunque entonces el país estaba en descenso del pico de la tercera ola que había alcanzado a principios de ese mes.         

La incidencia aumentó en 17 de los 19 territorios con respecto a los datos del pasado viernes. La IA únicamente descendió en Baleares, de 65 a 57 y en Murcia, donde cayó leventemente desde 68 a 67. Cinco territorios se situaron en "riesgo extremo" al superar los 250 casos de incidencia. Se trata de Melilla con 537, Ceuta con 498, Navarra con 425, Madrid con 336 y País Vasco con 320. La única autonomías en "riesgo bajo" fue Valencia con 36 casos cada 100.000 habitantes. Los ascensos más elevados tras el fin de semana fueron en Melilla (+42), Andalucía (+35), Ceuta (+33), Navarra (+31).                         

Menos "velocidad"                    

"La transmisión que estamos viendo y que veremos esta semana es la que se produjo durante la Semana Santa. No podemos frenar lo que ya pasó. Sí que podemos frenar lo que pase de aquí en adelante, podemos evitar llegar a los 250 o a los 300 de incidencia acumulada, aunque la IA va a seguir subiendo poco a poco en los próximos días", reconoció el director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias (CCAES), Fernando Simón. "Los datos de hoy nos dan pistas de lo que pasó en Semana Santa", insistió el jefe de la epidemiología española, quien sin embargo apuntó que la actual andanada no está cogiendo la "velocidad de otras olas".                

Que las recientes vacaciones, no obstante, han terminado de hacer despegar esta nueva onda infectiva de menor envergadura tras semanas de titubeos en los datos lo confirmó este lunes también el empeoramiento generalizado de los otros indicadores que más preocupan a Sanidad.
 Particularmente negativo fue el incremento de la positividad (el porcentaje de pruebas positivas sobre el total), que pasó en apenas dos días de un 7,48% a un 8,19%, un repunte sin paragón en las últimas semanas.

El aumento de los casos empezó a reflejarse hoy con fuerza también en el creciente estrés del sistema asistencial, que ha comenzado a sobrecargarse como en anteriores oleadas, ajeno aparentemente a la vacunación masiva. Así, por primera vez desde el pasado 4 de marzo, España volvió a superar los diez millares de enfermos de covid ingresados. Exactamente fueron 10.246. El porcentaje de aumento de camas hospitalarias ocupadas por pacientes con coronavirus pasó en 48 horas del 7,48% al 8,19%. Algo similar ocurrió con la ocupación de camas UCI, que aumentó durante el fin de semana más de un punto, del 20,48% al 21,57%. Este repunte en las UCI preocupa particularmente en Sanidad porque las unidades intensivistas, en realidad, nunca habían logrado recuperar cierta normalidad tras el paso de la tercera ola, ya que no llegaron a bajar de una ocupación del 18% de infectados con el virus.                

Donde sí parece que podría notarse algo el efecto de las vacunas es en la mortalidad. Sanidad notificó 197 fallecidos en 48 horas, lo que afianza la tendencia diaria menor de un centenar de víctimas, que se viene observando en las últimas jornadas, en la que la mortalidad sigue una senda descendente, con independencia del aumento de casos.
 

Temas

Comentarios

Lea También