Los presos independentistas de Lledoners salen de prisión

Junqueras, Romeva, Turull, Rull, Forn, Sànchez y Cuixart obtuvieron el tercer grado y hacen un llamamiento a la participación a las elecciones

ACN

Whatsapp
Los siete presos despliegan una pancarta reclamando la amnistía tras su salida de Lledoners. FOTO: ACN

Los siete presos despliegan una pancarta reclamando la amnistía tras su salida de Lledoners. FOTO: ACN

Los siete presos de Lledoners –Oriol Junqueras, Jordi Turull, Raül Romeva, Josep Rull, Joaquim Forn, Jordi Cuixart i Jordi Sànchez- han salido este viernes alrededor de las diez y media de la mañana de la prisión de Sant Joan de Vilatorrada (Bages) después de obtener el tercer grado penitenciario. Los líderes independentistas podrán pasar el fin de semana a casa y no tendrán que volver a la prisión hasta lunes. El tercer grado permitirá a los presos participar en la campaña electoral. En la salida, los presos han desplegado una pancarta a favor de la amnistía y han hecho un llamamiento a la movilización y a ir a votar. Algunos de ellos se han mostrado convencidos que la fiscalía recurrirá esta semilibertad.

Hacia las diez y media de la mañana los siete presos de Lledoners han abandonado las instalaciones del centro penitenciario. Un rato antes, ya lo había hecho Dolors Bassa de la prisión de Puig de les Basses. Apenas salir, los siete presos han desplegado una pancarta donde se leía 'Amnistia. Fem-nos lliures' y el presidente de Òmnium Cultural, Jordi Cuixart, ha hecho un llamamiento a ir a las urnas.

Por su parte, Jordi Turull ha exclamado que aprovecharán "cada minuto de libertad" que tengan, pero se ha mostrado convencido que la fiscalía recurrirá este tercer grado: "sabemos como actúa". "Nos quieren agachados y rendidos y estamos de pie y lo estaremos todos los días que estemos fuera de la prisión", exclama. De la misma opinión es Josep Rull, que está convencido que la fiscalía recurrirá la semilibertad, pero ha dejado claro que su "determinación no cambia" y que no se "rendirán nunca". También ha apuntado que participará a la campaña electoral del 14-F para "dar un mensaje de ilusión y dignidad, la dignidad del pueblo que ha votado y quiere ser libre".

Por su parte, Jordi Sànchez ha querido aclarar que el tercer grado "no es ningún beneficio ,sino la aplicación del derecho penitenciario". Sànchez ha recordado que ayer cumplió 1.200 días en la prisión y, por eso, afirma que no quiere oir a nadie que diga que el tercer grado es un privilegio. También ha animado a la ciudadanía a participar en las elecciones: "el 14-F tenemos que ir a las urnas, no nos tenemos que dejar vencer por el miedo y desafiemos a los que nos quieren en casa y expresemos la voluntad mayoritaria del país de vivir en libertad". Al mismo tiempo, ha querido dejar claro que su semilibertad "no tiene nada que ver con la campaña", sino que "hay un calendario".

En la misma línea se ha expresado Raül Romeva, que se ha mostrado muy desconfiado de la fiscalía y ha criticado que "incluso Europa les dice una y otra vez que su manera de actuar es incorrecta y antidemocrática". Romeva también ha recordado la "represión" contra Pablo Hasel y cree que esta situación "se tiene que acabar". Además, ha insistido que su determinación "no tiene muros ni barrotes".

Finalmente, en la salida de la prisión, Oriol Junqueras se ha mostrado contento de poder salir con el tercer grado: "tenemos un país que levantar". En este sentido, ha hecho referencia a la situación epidemiológica que vive el país y ha afirmado que "tenemos una pandemia para superar y una economía para recuperar". Junqueras también ha exigido que se acabe con la "represión" y ha querido expresar su apoyo por los "compañeros que sufren represión y que están en el exilio" y ha asegurado que trabajarán "por su retorno y el fin de la represión".

Momento en el que Oriol Junqueras sale de prisión. FOTO: ACN

La consellería de Justicia ratificó este jueves el tercer grado penitenciario, que hace dos semanas las juntas de tratamiento propusieron para los líderes independentistas encarcelados por el 1-O. Algunos de los argumentos para justificar el tercer grado son que de aquí a pocos días los presos habrán superado ya una cuarta parte de la condena y que han pasado seis meses desde la primera vez que lograron el régimen de semilibertad, que acabó tumbando el Tribunal Supremo. Y es que hace justo seis meses que la secretaría de Medidas Penales, Reinserción y Atención a la Víctima les concedió también el tercer grado pero este fue revocado en el jefe de pocos días por el juez, puesto que la fiscalía recurrió la decisión.

Temas

Comentarios

Lea También