Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

El acto institucional cita a Rosa Parks y Muriel Casals para reivindicar el 1-O

Denuncia el intento de ‘genocidio cultural’ contra el catalán desde los Decretos de Nueva Planta hasta los intentos del ministro Wert de ‘españolizar’ a los niños catalanes

Europa Press

Whatsapp

El acto institucional de la Diada que organizan anualmente el Govern y el Parlament reivindicó el referéndum y la lucha por la libertad y los derechos humanos, citando a la exdiputada de JxSí Muriel Casals fallecida en 2016, la afroamericana Rosa Parks, la superviviente del campo de exterminio nazi de Ravensbrück Neus Català, las sufragistas femeninas y los colectivos LGTBI, entre otros referentes. 

En el acto se reivindicó el derecho de autodeterminación de Catalunya como «el principal derecho de la colectividades», y se leyó un discurso en el que Casals aseguraba que la independencia no es un proyecto contra nada ni contra nadie, sino un ejercicio de democracia. 

Puigdemont y Forcadell fueron recibidos con gritos de ‘independència’ y ‘votarem’

También se leyó un discurso del que fue presidente de la Mancomunitat, Enric Prat de la Riba, que a principios del siglo XX proclamaba «que la nación es nación aunque las leyes la tengan sujeta a la nación oficial», y proclamaba que cada nacionalidad debe tener un Estado. 

Celebrado en la esplanada frente al Born Centre de Cultura i Memòria en la plaza Comercial de Barcelona, el acto lo abrieron el president Carles Puigdemont y la presidenta del Parlament, Carme Forcadell –ovacionados entre gritos de «independència» y «votarem»– ante una formación de gala de los Mossos d’Esquadra y ordenando la izada de la senyera. 

Creado y dirigido por Josep Maria Mestres, el acto consistió en la lectura de textos de los poetas catalanes Miquel Martí i Pol, Joan Brossa y Salvador Espriu, y del dramaturgo alemán Bertold Brecht. Uno de los puntos álgidos llegó cuando se emitió parte de la entrevista en la que Rosa Parks rememoraba su gesto de negarse a ceder el asiento del autobús a un blanco, y defendió que la lucha contra la discriminación racial se hizo con «actos masivos». 

Otro de los momentos clave fue la mención a los atentados de agosto: se emitió una imagen de gente paseando por La Rambla un día cualquiera, y los asistentes reaccionaron poniéndose de pie, en silencio y acabando con un largo aplauso. 

Las sufraguistas, los refugiados y los colectivos LGTBI tuvieron su espacio en el acto

También se puso como ejemplo a la periodista rusa asesinada Anna Politkovskaya. 
Se criticó el «genocidio cultural» contra la lengua catalana a través de la lectura de reales decretos, leyes y circulares del Estado, desde una norma de 1716, hasta las declaraciones en 2012 del entonces ministro Juan Ignacio Wert en las que manifestó su intención de «españolizar» a los niños catalanes

También tuvieron protagonismo los refugiados, y se denunció que el Estado no ha cumplido con las cifras de acogida a las que se comprometió. 

De la superviviente de los campos nazis Neus Català, de 101 años y natural de Els Guiamets, apareció el fragmento de una entrevista en la que manifestaba que un régimen democrático se caracteriza por «la paz y por poder discutir, estudiar y hacer cultura». 

La música también fue protagonista, con piezas como ‘El Cant de la Senyera’ (Joan Maragall y Lluís Millet); ‘Song of hope’ (Susanna Lindmark); ‘Somewhere over the rainbow’ (Harold Aren y Yip Harburg); ‘Quanta quanta guerra’ (Paco Ibáñez); ‘Ma llibertat’ (Georges Moustaki); ‘Pare’ (Joan Manuel Serrat); ‘Imagine’ (John Lennon) y, finalmente, ‘Els Segadors’. 

Al acto asistieron representantes de JxSí, PSC y Catalunya Sí Que Es Pot, mientras que ya habían anunciado su ausencia PP y C’s. 

Temas

Comentarios

Lea También