Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

El conductor que se ha cortado el cuello tras matar a un mosso vivió en Vila-seca

Eduardo V. F., de 39 años, natural de Alicante, estuvo empadronado en el núcleo de La Pineda hasta 2006

Jordi Cabré

Whatsapp
Imagen del coche destrozado en el accidente del domingo por la noche en la C-12. FOTO: ACN

Imagen del coche destrozado en el accidente del domingo por la noche en la C-12. FOTO: ACN

El accidente de tráfico registrado este domingo por la tarde-noche en el kilómetro 107 de la C-12 a la altura de Llardecans (provincia de Lleida), un municipio fronterizo con la provincia de Tarragona, ha sido el único con víctimas mortales durante el fin de semana en Catalunya.

Los tres muertos, dos hombres y una mujer, son vecinos de diferentes localidades de la provincia de Lleida. Uno de ellos, Vicente C.G. era agente de los Mossos  d'Esquadra y tenía 50 años. El otro fallecido era el conductor de la furgoneta de 39 años que se quitó la vida tras percatarse de la gravedad de la colisión frontal que había provocado.

El conductor, Eduardo V.F., de de 39 años, era natural de Alicante y vivió un tiempo en La Pineda (Vila-seca). Allí estuvo empadronado desde hace 12 años, según ha podido conocer este rotativo. Luego, posiblemente por motivos laborales, cambió de residencia y actualmente vivía en Lleida.

Eduardo bajó del vehículo por su propio pie, aseguran testigos presenciales y confirmaron fuentes de la investigación al Diari. Por causas que se desconocen se cortó las venas y el cuello. Mossos confirma que se autolesionó, pero no especifica qué tipo de daño se infligió.

Aunque la autopsia terminará de dictaminar los motivos de su muerte (fue evacuado todavía con vida hasta el Hospital Arnau de Vilanova), algunas fuentes apuntan a la exanguinación (pérdida de sangre) la causa de su muerte poco después de sufrir el accidente.

No obstante, se desconoce si el impacto frontal en el accidente de tráfico pudo afectar a órganos de su cuerpo, si bien logró bajar del coche por su propio pie. Por ello, la autopsia dictaminará la causa final de su muerte.

Además del fallecimiento del agente de policía vecino de Alpicat (Segrià)y del conductor de la furgoneta de asistencia, vecino de Lleida y que estuvo empadronado en Vila-seca, también murió en el acto la pasajera posterior del vehículo conducido por el mosso d'esquadra. María Isabel R.H,  de 64 años y vecina de Golmés (Pla d'Urgell) fue la tercera víctima de la tragedia.

Su hermana, 10 años más joven fue evacuada con vida, pero en estado muy grave al hospital Arnau de Vilanova de Lleida. Es la única superviviente del accidente más grave registrado en las carreteras catalanas durante el fin de semana. Las últimas informaciones hablan de que evoluciona favorablemente de las lesiones sufridas, principalmente en la zona del tórax.

Temas

Comentarios

Lea También