Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

La Fiscalía investiga a los acompañantes de Puigdemont

El ‘Renault Espace’ fue conducido desde Waterloo por dos mossos fuera de servicio 

Diari de Tarragona

Whatsapp
Imagen de la furgoneta en la que presuntamente Puigdemont es trasladado a la cárcel.  FOTO: Efe

Imagen de la furgoneta en la que presuntamente Puigdemont es trasladado a la cárcel. FOTO: Efe

La Fiscalía de la Audiencia Nacional ha abierto diligencias contra las cuatro personas que viajaban junto a Carles Puigdemont por encubrimiento en la fuga del expresidente. La decisión del Ministerio se produjo solo minutos después de que la Comisaría General de Información de la Policía Nacional denunciara ante la Fiscalía que dos de los acompañantes de Puigdemont eran mossos fuera de servicio, además de dos de las personas más cercanas al huido en los últimos tiempos.

La Landeskriminalamt del estado de Sechlewsig-Holstein confirmó el lunes oficialmente a la División de Cooperación Internacional de la Policía Nacional las filiaciones de las personas que viajaban con el fugado en el ‘Renault Espace’ matrícula belga 1KKN586, que fue interceptado en las cercanías de la localidad de Jagel, y que había sido seguido por el CNI desde su salida de Waterloo el viernes. Tal y como ya había constatado los servicios de espionaje españoles, al volante del vehículo desde su salida desde Bélgica para recoger a Puigdemont en Finlandia se encontraban dos mossos. Xabier Goikoetxea Fernández, miembro de la Unidad de Escoltas de la policía autonómica, y Carlos de Pedro López, agente de base del mismo cuerpo.

Según fuentes de la investigación, Goikoetxea pasa por ser un experto en contravigilancias y debía haber sido el encargado de neutralizar los seguimientos de los servicios secretos. El mosso, de acuerdo con estas mismas fuentes, realizó numerosas maniobras de distracción y revisó a fondo el ‘Renault Espace’ en busca de ‘chicharras’ (dispositivos de seguimiento). No obstante, el CNI logró seguir el vehículo en todo su periplo, al margen de tener geolocalizado el coche durante el viaje, para luego avisar a las autoridades alemanas cuando la comitiva dejó el territorio danés.

La Consejería de Interior, que tras la aplicación del 155 sigue controlada por el Ministerio, abrió ayer una investigación interna para determinar si Goikoetxea y De Pedro han podido incurrir en algún tipo de irregularidad por haber ayudado en su huida a un fugado, al margen de su supuesta responsabilidad penal.             

El caso de Goikoetxea y De Pedro no es el primero al que se enfrenta el cuerpo autonómico por sus servicios a un Puigdemont ya destituido. El sargento de los Mossos Lluís Escolà, actualmente de baja médica, tiene un expediente abierto por ayudar supuestamente a Puigdemont a huir de España tras su destitución. Escolá apareció durante semanas junto al expresidente en Bélgica. Según los investigadores, este sargento, además de escolta, fue el encargado de las contravigilancias al exjefe del Ejecutivo autonómico. De hecho, fue él el que encontró una ‘chicharra’ en uno de los vehículos que usaba Puigdemont para sus desplazamientos. 

Otro de los acompañantes de Puigdemont y que podría enfrentarse en España a un delito de encubrimiento es el empresario Josep María Matamala Alsina, amigo íntimo del expresident y convertido en una suerte de mecenas del huido. ‘Jami’, como se le conoce, era la sombra de Puigdemont en Bruselas. Matamala fue concejal del ayuntamiento de Girona hasta 1995 y allí trabó amistad con Puigdemont. El cuarto ocupante del coche era Josep Luis Alay Rodríguez,  profesor de historia contemporánea del Tíbet y Mongolia en la Facultas de Geografía e Historia en la Universidad de Barcelona. Alay fue visto con Puigdemont tomando un café en Copenhague en enero.

Temas

Comentarios

Lea También