Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

La batalla del referéndum se libra en la calle a 72 horas de la votación

El objetivo es conseguir una movilización masiva de la ciudadanía de Catalunya. Puigdemont habla de ‘acto heroico’ el hecho de lograr votar el domingo ante ‘las muchas dificultades’

Ramón Gorriarán

Whatsapp
Centenares de personas llenaron ayer por completo La Palma de Reus en un acto de la ANC. Foto: alba mariné

Centenares de personas llenaron ayer por completo La Palma de Reus en un acto de la ANC. Foto: alba mariné

Al final, votar en el referéndum va a ser lo de menos. Carles Puigdemont se curó en salud y reconoció que votar el domingo será un acto «heroico» por «las muchas dificultades» que habrá para depositar la papeleta. La consulta lleva camino, según pasan las horas, de convertirse en un asunto de orden público en lugar de un pulso político como el que se ha librado en los últimos meses. La batalla es hasta ahora pacífica y se libra ya en la calle, no en los despachos ni en sede parlamentaria.

A 72 horas de la votación, todo está patas arriba. La reunión de la Junta de Seguridad de Catalunya convocada por el president no sirvió para nada. Los Mossos dejaron claro que irán por libre y decidirán en su momento cómo actúan ante los colegios electorales; lo que no van a hacer es recurrir a la violencia para que no se altere «la convivencia ciudadana».

El conseller de Interior, Joaquim Forn, señaló tras el estéril y tenso encuentro que «no se pueden generar problemas más grandes que lo que se quiere evitar». En resumen, que nadie espere de los Mossos una actuación resuelta contra la consulta.     

Lo contrario que la Policía Nacional y la Guardia Civil, que, según el Ministerio del Interior, intervendrán «con absoluta determinación» para frustrar la votación. 

El referéndum lleva camino de convertirse en un asunto de orden público

Y para muestra, un botón, la Guardia Civil se incautó ayer de 2,5 millones de papeletas y 4 millones de sobres en un almacén de Igualada. Los guardias también localizaron 100 urnas, que quedaron depositadas en custodia en el almacén. Según fuentes policiales, la empresa alegó que las urnas eran para las elecciones al FC Barcelona.

Cueste lo que cueste

Las fuerzas de seguridad a las órdenes de Juan Ignacio Zoido no van a permitir la apertura de los colegios electorales, ni que se vote, cueste lo que cueste.

Institutos, escuelas, colegios y ambulatorios médicos, entre otros espacios, serán algunos de los escenarios de la cita dominical. Si dentro de los centros habrá alumnos, profesores y padres de familia atrincherados, fuera habrá «colas gigantes»

Al menos ese es el plan de la Assemblea Nacional Catalana (ANC), que ayer llamó a sus socios y simpatizantes a situarse a las siete de la mañana ante los colegios electorales para que cuando tengan que abrir, dos horas después, disuadan a los agentes de policía de impedir la apertura. 
Si pese a todo no se abren los centros, la ANC pide a los que acudan que se queden allí como gesto de protesta para que las imágenes «tengan repercusión internacional». 

Recomienda asimismo la entidad independentista que vayan pertrechados de comida y bebida, pero no de símbolos políticos ni banderas. Todo sin violencia. Resistencia pacífica, ese es la consigna.

Los partidarios del referéndum, ante la cada vez más evidente imposibilidad de votar o la necesidad de hacerlo en condiciones muy precarias y sin ningún tipo de garantía legal, ya no esconden que buscan convertir el referéndum en una gigantesca movilización, con multitudes en la calle para «mostrar al mundo» que el Gobierno de Rajoy no permite votar

Los Mossos dicen  que no irán por libre y decidirán en su momento cómo actuar

Que la consulta haya sido suspendida por el Tribunal Constitucional es un detalle que no cuenta para el Govern de Puigdemont, que se aferra al paraguas legal construido a medida en el Parlament.

El Consejo de Ministros                                             

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, y el resto de miembros del Gabinete analizan hoy  en la reunión del Consejo de Ministros las acciones previstas ante el referéndum y que el Ejecutivo asegura que no se llevará a cabo. Todos los ministros asistirán en el Palacio de la Moncloa a la última reunión del Consejo antes de esa convocatoria del 1 de octubre.

El Ejecutivo abordará los posibles escenarios que se pueden dar ante los que tanto Rajoy como otros miembros de su Gobierno han recalcado que tienen todo previsto para que se cumpla la legalidad. La situación en Catalunya será un asunto central de la reunión de hoy, pero en la agenda de iniciativas que se prevén tramitar figuran dos decretos relativos al sector naval.

4.000 intelectuales, en contra

Mientras, quienes ayer dieron su opinión fueron más de 4.000 artistas e intelectuales que en su mayoría se definen como «de izquierdas» los que  han suscrito el manifiesto titulado ‘1-O Estafa antidemocrática’ en el que llaman a no participar en el referéndum. Esta iniciativa, que se puso ya en marcha el pasado 17 de septiembre, suma a solo esas 72 horas del próximo 1 de octubre más de 4.000 adhesiones de «catalanes de izquierdas» que, según sus promotores, no aceptan «que se utilice» su rechazo «a las políticas» que viene ejecutando  Mariano Rajoy para tratar de imponer «un proyecto de división y enfrentamiento antidemocrático» como es el referéndum. 

Entre los nombres de las personas que han suscrito el manifiesto figuran tanto personalidades catalanas como Isabel Coixet, Javier Marías, Rosa María Sardá, Joaquín Oristrell o Jordi Grau. A ellos se han sumado en los últimos días los escritores Luis Goytisolo y Javier Reverte.

Temas

Comentarios

Lea También