Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Llarena descarta reactivar una orden europea contra Puigdemont

Con motivo de su viaje al Parlamento Europeo

Europa Press

Whatsapp
Carles Puigdemont. FOTO: EFE

Carles Puigdemont. FOTO: EFE

El magistrado instructor de la causa por rebelión contra los líderes independentistas catalanes, Pablo Llarena, descarta reactivar la orden europea de detención y entrega contra el expresidente de la Generalitat Carles Puigdemont, que tiene previsto participar el próximo lunes en un acto en el Parlamento Europeo, porque entiende que su situación no ha variado.

El magistrado, de quien aún depende la situación de Puigdemont, pues se instruye en una pieza separada de la enviada ya a juicio sobre el 'procés', ha explicado que "nada ha cambiado" respecto de las razones que le llevaron a retirar la euroorden que dictó en su momento contra el expresident.

Se refiere en particular a la euroorden de detención y entrega sobre Puigdemont que retiró en julio de 2018, cuando, tras ser detenido el político independentista en Alemania, el Tribunal Regional de Schleswig-Holstein contestó a España que sólo lo entregaría por un delito de malversación y no por los de rebelión, sedición y desobediencia por los que estaba siendo reclamado.

En aquel momento, Llarena optó por retirar la euroorden, dado que de ejecutarse Puigdemont sólo podría ser juzgado en el Tribunal Supremo español por ese delito, grave pero menor en comparación con todos los que se le imputan por liderar el proceso soberanista contra el mandato del Tribunal Constitucional.

Una vez retirada la orden, Puigdemont regresó a Bélgica, donde ha fijado su residencia desde que huyó de España antes de que se le detuviera como a los 12 integrantes de su Govern, el Parlament y movimientos sociales independentistas que estos días se sientan en el banquillo de los acusados del Supremo afrontando peticiones de pena que llegan para algunos a los 25 años de cárcel.

En España, el político sigue procesado, aunque dado que se encuentra en fuga y así no puede ser juzgado, no se han formulado acusación contra él. No obstante, si entrase en territorio español sería detenido, pues a todos los efectos, dentro del país está reclamado por la justicia.

Temas

Comentarios