Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Ayuntamiento y Adif cuantifican los destrozos en más de 76.000==euro==

El Ayuntamiento calcula que los destrozos se sitúan en 9.095 euros, mientras que Adif eleva los gastos a 67.500 euros
Whatsapp
Imatge dels adarulls ocasionats, el passat dimarts, en un dels passos a nivell del municipi. FOTO: ACN

Imatge dels adarulls ocasionats, el passat dimarts, en un dels passos a nivell del municipi. FOTO: ACN

Una vez recuperada la calma en las calles de Salou, las administraciones han cuantificado los daños materiales que ocasionaron los disturbios del martes. El Ayuntamiento ha hecho números para cuantificar los daños materiales y según el alcalde Pere Granados, los desperfectos registrados se elevan hasta los 9.095,14 euros. Esta cifra se sumará al expediente incoado de los Mossos d’Esquadra que pasará a disposición judicial. El alcalde apuntó que serán «los autores de los desperfectos quienes se ocupen de hacer frente a su pago». Por otra parte, desde Adif confirman que inicialmente, los daños ascienden a 65.000 euros de lucro cesante y 2.500 euros en daños materiales de la vía.

Salou era una lanzadera

La investigación por parte de los Mossos d’Esquadra se inició el pasado mes de junio a raíz de un aumento de la actividad del top manta en la zona de Salou. Los policías llegaron a detectar hasta 150 personas ejerciendo dicha actividad, lo que levantó toda clase de alarmas, según fuentes cercanas a la investigación. Los agentes pudieron seguir a los sospechosos, entre ellos los doce detenidos el pasado martes durante la operación policial. Comprobaron que acudían a los tres pisos que fueron registrados, por lo que determinaron que los mismos eran servidos como almacén donde recoger las piezas que posteriormente ofrecían a pie de calle.

Los seguimientos por parte de los Mossos también sirvieron para controlar los bultos que, a través de una empresa de paquetería, llegaban a dichos domicilios. Los envíos se pudo determinar que procedían de Turquía y de Gran Bretaña. Todo parece indicar que las piezas no fueron fabricadas en dichos países sino que estos sólo eran la lanzadera desde el punto de origen.

En cuatro meses, el grupo recibió casi una tonelada de ropa. Sin embargo, durante el registro en los tres pisos no sólo se encontró este material, sino otro tipo de piezas del top manta, como bolsos, pulseras, pendientes, collares, zapatillas, etc.

Temas

  • COSTA

Comentarios

Lea También