Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Calafat, mágicamente desconocido

Discreto en el magnífico entorno natural del Golfo de Sant Jordi, es una de las zonas más desconocidas y tranquilas de nuestro litoral

Diari de Tarragona

Whatsapp
El puerto deportivo de Calafat es tranquilo y único para disfrutar descubriendo su entorno. Foto: Cedida

El puerto deportivo de Calafat es tranquilo y único para disfrutar descubriendo su entorno. Foto: Cedida

Situado entre Tarragona y les Terres de l’Ebre el Golfo de Sant Jordi es uno de los rincones más desconocidos de la provincia. Entre sus aguas no solo esconden una gran variedad de especies marinas, ya que más de una decena de barcos de la Primera Guerra Mundial yacen en su fondo marino. Estos son solo algunos de los pequeños secretos que aguardan en la costa de Calafat.

El emplazamiento del Golfo de Sant Jordi, dentro de la Costa Daurada, se encuentra en el frente marítimo de Calafat. A simple parecer zona de paso, tenemos una importante urbanización, el circuito de velocidad con mucho renombre en el mundo del motor y el puerto desde el que partir para descubrir algunas de las joyas del Mediterráneo. ‎

El puerto y litoral de Calafat. Foto: Cedida

Calafat es una urbanización tranquila y de alto standing, con más de dos kilómetros de costa. Sus magníficos acantilados y calas de fina arena y aguas cristalinas permiten disfrutar de cualquier deporte náutico como vela, pesca deportiva, excusiones en barco o submarinismo, entre otros. Su fauna marina y los buques hundidos de la conocida como la Gran Guerra, entre 1914-1919, lo convierten en un atractivo lleno de misterio.

Como decíamos, esta urbanización está situada en el término municipal de la población marinera de L'Ametlla de Mar, conocida por la alta calidad de su pescado y su gastronomía. A escasos kilómetros del paraje natural del Delta del Ebro y el parque temático Port Aventura.

Con espacios gastronómicos de alto nivel. Foto: Cedida

Para los más gourmets

El restaurante Les Veles es un acogedor espacio gastronómico, con una carta de autor que mezcla vanguardia y tradición. Apuesta de manera exclusiva productos de la zona, regada por cualquiera de los caldos de la extensa bodega con la que cuenta. Dispone también de diferentes espacios: dos salas, la terraza, el jardín y el espacio playa, donde incluso se han llegado a celebrar bodas y festejos.

Diferentes opciones para disfrutar del mar. Foto: Cedida

Experiencias acuáticas

Para los amantes del mar, el puerto deportivo de Calafat es un regalo: dispone de 324 amarres y es uno de los más conocidos por su comodidad y se trata de un puerto no masificado. Sin duda un lugar único para disfrutar descubriendo su entorno.

Entre sus servicios ofrece servicios de Capitanía y Marinería las 24 horas, garantiza la seguridad y goza de estación servicio, lavandería, alquiler de vehículos y taxi. También wifi, además de servicio de compra on-line. Informa del estado del mar y la meteorología a diario y están pendientes del  bienestar y comodidad de sus navegantes.

En este escenario inigualable esperan varios kilómetros de pequeñas calas tranquilas y con aguas limpias, son la opción perfecta para gozar de baños de sol con calma.

No obstante, para aquellos que busquen algo más de acción, en Costa Daurada Experience os costará escoger de entre sus variadas actividades como salidas en motos de agua, kayak, baños entre atunes, catas de vinos, senderismo, catamarán o hasta probar coche de alta gama en el Circuit de Calafat.

Calafat, un circuito de referencia. Foto: Cedida

Un circuito de referencia

Su trazado, construido en 1974 y de 3.250 metros, es uno de los más técnicos y físicos de España y fue una referencia a nivel de competición nacional que incluso llegó a albergar pruebas internacionales de velocidad.

Dejando el aparatado deportivo en segundo plano, hoy en día más allá de ser escenario de carreras más discretas, el Circuit de Calafat se ha consolidado como circuito para probar prototipos de coches como el reciente Jaguar I-Pace 100% eléctrico, y también para todos aquellos que quieran disfrutar de la experiencia de la conducción.

Sin duda, Calafat es una ventana al Mediterráneo donde disfrutar en todo momento de un paisaje lleno de matices, colores, formas, y sensaciones que hacen de él un lugar idílico para pasar unas vacaciones mágicas.

Temas

Comentarios

Lea También