Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Calafell multa a dueños de perros peligrosos por atacar a otros canes

En uno de los casos mataron a un yorkshire. Los atacantes iban sueltos, sin bozal y carecían de chip

José M. Baselga

Whatsapp
La actual ordenanza prohíbe la entrada de animales a la playa, pero se pretende que puedan hacerlo fuera de temporada.  Foto: DT

La actual ordenanza prohíbe la entrada de animales a la playa, pero se pretende que puedan hacerlo fuera de temporada. Foto: DT

El Ayuntamiento de Calafell aprobó ayer sancionar a dos propietarios perros de los considerados de razas peligrosas porque los animales iban sin bozal, sueltos y carecían del chip identificativo. Además, en uno de los casos uno de los perros de esas razas había atacado a un caniche y en el otro matado a un yorkshire.

La Policía Local ya había recibido denuncias de la presencia de algunos perros de los considerados de razas peligrosas que iban sueltos por zonas de Segur de Calafell. Durante patrullas de seguridad ciudadana los agentes vieron a propietarios de perros de estas razas que llevaban a los animales sin las medidas obligatorias que exige la ordenanza de convivencia ciudadana.

Al juzgado

Tras levantar actas, el Ayuntamiento ha aprobado imponer las sanciones para evitar que situaciones similares puedan repetirse. Además, no se descarta que la dueña del animal muerto tras el ataque pueda denunciar los hechos en el juzgado.

El alcalde de Calafell, Ramon Ferré, señala que no se van a permitir actitudes que puedan poner en peligro la seguridad de los vecinos. Desde el Ayuntamiento se reitera que a pesar de que el problema no son los perros sino algunos de sus amos, las características de determinadas razas obligan a tomar medidas preventivas. Ferré señaló que en el Ayuntamiento hay habituales denuncias porque algunos vecinos abren las puertas de sus casas para que los perros salgan sueltos y los animales se han metido en casas ajenas.

El alcalde señala que no es la primera vez que se imponen sanciones por ese incumplimiento de la ordenanza, pero destaca que el agravante de los ataques a otros perros obliga a ser estrictos para evitar males mayores.

La multa puede ser de hasta 1.500 euros aunque habitualmente la sanción que se impone es de 400 euros.

Temas

  • COSTA

Comentarios

Lea También