Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Clientes 'espía' valorarán la calidad del comercio de El Vendrell

Los Mystery Shopper realizarán compras pero harán un informe detallado de los comercios y de la atención recibida

José M. Baselga

Whatsapp
Los comercios pueden ser visitados en cualquier momento.

Los comercios pueden ser visitados en cualquier momento.

Puede ser cualquiera. En una tienda de moda, en una charcutería, un servicio. Y a cualquier hora. Aparentemente será un cliente normal. Pedirá un producto, pagará y se irá. Pero no se le habrá escapado nada de los que suceda en ese comercio.

El Vendrell impulsa el programa Mystery Shopper por el que un supuesto cliente, que en realidad es un investigador de mercados, analiza desde el orden en el establecimiento, el trato recibido y otros parámetros con los que posteriormente emitirá un informe.

Para 30

La iniciativa está abierta a 30 establecimientos que voluntariamente quieran participar y que desconocerán cuándo será la visita del misterioso cliente. En todo caso la campaña es entre el 10 y el 23 de abril.

Mystery Shopper está impulsado por el servicio municipal a las empresas L’Eina y tiene la colaboración del Centre d’Iniciatives i Turisme (CIT). El presidente del CIT, Magí Mateu, valora la iniciativa como una manera de calibrar si se está ofreciendo un correcto servicio en el comercio.

Competencia

Mateu destaca que frente a la competencia de las grandes superficies, el servicio y amoldarse a las necesidades del cliente son fundamentales para mantener la actividad en los municipios que apuestan por el comercio.

Desde L’Eina explican que «se busca mejorar y reforzar la orientación comercial y el trato con el cliente». Así, pasados los días de la campaña los establecimiento participantes podrán analizar el informe emitido por el cliente espía con los consejos para mejorar las posibles debilidades.

La técnica de investigación de mercado del Mystery Shopper es habitual en diferentes países para valorar la experiencia del cliente.

Tras los resultados globales L’Eina podría impulsar jornadas formativas para abordar las deficiencias que haya detectado el comprador espía.

Tras la experiencia, los comercios que hayan querido participar recibirán un distintivo que con el lema de ‘Cliente contento’ supone que ha pasado la prueba del algodón.

Temas

  • COSTA

Lea También