Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Cuando El Vendrell encendió el coche eléctrico

Ahora hace 50 años que el empresario Joan Ferret inventó el primer coche que iba sin gasolina

José M. Baselga

Whatsapp
Joan Ferret el día que sacó su coche eléctrico a la calle.

Joan Ferret el día que sacó su coche eléctrico a la calle.

En pleno debate sobre la movilidad del futuro y la tecnología eléctrica para la automoción, ahora hace 50 años del primer vehículo eléctrico de España.

El Fervelectric surgió de la imaginación y la creación del empresario de El Vendrell Joan Ferret. También de su sueño de niño. «Un día haré un coche», dijo.

Ferve
Director gerente de la empresa Ferve, especializada en la fabricación de baterías y cargadores, Ferret había pronosticado años antes que «un día todos los coches de California serían eléctricos». Entonces nadie le creyó. Cosas del nen Ferret, decían en el pueblo.

Pero Ferret estaba convencido.  «Yo disfrutaba haciéndolo. Trabajaba por las noches, después de acabar el trabajo en la empresa, a partir de las ocho de la tarde. Me daban muchas noches en el taller».

Ferret preparó el coche en un taller de la calle Nou.
 

En El Vendrell todos sabían que Ferret trabaja en aquel invento que levantó una gran expectación. ¿Qué estaría haciendo en nen Ferret?

Finalmente, cuando aquel coche salió del taller de la calle Nou y recorrió los jardines del Tívoli fue toda una fiesta popular. Era un día de Sant Eloi, patrón de los metalúrgicos. 

Invento del TBO
El Fervelectric, sobre la esencia de un coche clásico (un Rambler 1902),  y con la tecnología eléctrica, avanzaba impulsado con baterías.
Un invento del TBO, tuvo que escuchar Ferret. Aunque en eso también la acertó. El Fervelectric logró tanta popularidad que hasta fue protagonista de las célebres viñetas del profesor Franz de Copenhague.

El Fervelectric apareció en numerosos programas de televisión y en diarios y revistas de todo el mundo. Desde China a Estados Unidos. En España  la presentadora Mayra Gómez Kemp llevó el coche al plató de su programa Sabadabadá y Javier Vázquez lo condujo en su Gente hoy.
Más allá de la dimensión mediática aquel coche eléctrico fue muy seguido por los principales países productores de petróleo.

En el programa Sabadabadá con Mayra Gómez Kemp.
 

Ferret recuerda que en un viaje en avión en la revista de cortesía aparecía el coche.  El compañero de asiento del inventor del Fervelectric era kuwaití. «Me dijo que si triunfaba ese coche se arruinaría».

La misma preocupación del gasolinero. Joan Ferret recuerda que un día el coche iba en un camión para hacer un reportaje de televisión. El Fervelectric ya era famoso. El camión paró en una gasolinera para repostar y al verlo en el remolque el gasolinero dijo que ese coche le iba a arruinar. Y se negó a poner gasolina al camión.

Xavier Cugat dedicó un dibujo al Fervelectric.
 

Joan Ferret explica que hubo interesados en comprar el prototipo. «Pero nadie vende a un hijo». Y cualquier propuesta. Tampoco acabó haciendo un Fervelectric en serie. Lo suyo era hacer baterías y cargadores. 

Aquel invento tuvo hace 50 años mucho de premonitorio. Mientras no llegaban las sucesivas crisis del petróleo y medioambientales, el coche eléctrico de El Vendrell fue una estrella.

Famosos
Han sido muchos los famosos que han querido ver al vehículo que funciona con baterías. El campeón del mundo de motociclismo Salvador Cañellas lo condujo. Y el cinco veces campeón del mundo de Fórmula 1 Juan Manuel Fangio también quiso ponerse al volante.

El payaso Charlie Rivel.
 


El recordado payaso Charlie Rivel, el bioquímico Joan Oró, el retratista Joaquim Torrents, el artista Josep Maria Subirachs, creador de la Fachada de la Pasión del templo de la Sagrada Familia de Barcelona, el peluquero Luís Llongueras, han sido otros de los que han subido al Fervelectric.

Hasta sellos se acuñaron.  Ferret hizo de su coche una llamada de lo que iba a venir. El petróleo era agotable y caro. Y la contaminación ya enseñaba las zarpas.

Un sello con el Fervelectric.

En cada crisis energética el coche ha servido de ejemplo para mostrar que las cosas pueden hacerse de otra manera, explica Ferret. «Pero debe seguir la investigación».

El Fervelectric también evolucionó y en la década de los 80 Ferret le incorporó unas placas solares que ayudaban a recargar las baterías. Fue entonces cuando el dibujante  Ramon Sabatés inmortalizó el coche en una de sus históricas tiras cómicas del profesor Franz de Copenhague con sus inventos del TBO.

El coche en una de las tiras de los inventos del TBO.
 

Ferret reflexionaba en una entrevista para el Diari que «de niño quería diseñar coches. Luego en la empresa pensé que haríamos uno eléctrico. Ya nací entre dinamos y baterías».

 Cinco décadas después su Fervelectric sigue siendo un ejemplo. Y quizá empezó todo con un patinete. En un telar de Vilafranca los trabajadores tenían que andar hasta 7 kilómetros por la nave para comprobar el hilo. El empresario inventor pensó que con un patinete eléctrico esos desplazamientos serían más rápidos y cómodos. Y aquellos patinetes también llegaron a fábricas de Francia, Alemania, Suiza...

Carrera frenética
Medio siglo después la tecnología eléctrica es la gran apuesta de las marcas automovilísticas de todo el mundo en una competición frenética.

Ferret fue uno de los precursores. Queda mucho, pero el empresario de El Vendrell cree que no hay marcha atrás.

Joan Ferret con el Fervelectric.
 

La gasolina no va a desaparecer, dice. Se irá extendiendo el uso de coches híbridos. El eléctrico no hace ruido, no contamina... «Lo vamos a ver en poco tiempo». Cosas del nen Ferret, que dirían algunos.

Temas

Comentarios

Lea También