Más de Costa

El dilema de Torredembarra

¿El alcalde debería cesar a Lluís Suñé o éste debe esperar a que renuncie a sus cargos?

J.Cabré

Whatsapp
Lluís Suñe (ABG) y el alcalde de Torredembarra, Eduard Rovira (ERC) hace justo una semana. Foto: Lluís Milián

Lluís Suñe (ABG) y el alcalde de Torredembarra, Eduard Rovira (ERC) hace justo una semana. Foto: Lluís Milián

Lluís Suñé, concejal de alternativa Baix Gaià (ABG) y responsable de las áreas de Acció Social y Cooperació, decidió ayer hablar públicamente. No con todo el mundo, sino a lo que él cataloga de «periodismo serio» en su muro de Facebook.

No hizo un alegato de sus problemas con Endesa y el fraude eléctrico que habría cometido entre 2012 y 2016. Ni tan siquiera para presentar pruebas concluyentes de que Diari de Tarragona y otros medios habrían mentido al publicar desde el 19 de enero precisamente esta irregularidad del concejal con la compañía eléctrica en su negocio de restauración privado.

Todo lo contrario. La mejor defensa es un buen ataque. Así, el portavoz de ABG afirmó que denunciará a los concejales torrenses del PP, Ciutadans y de Avui Democràcia, los tres partidos que hace una semana forzaron la celebración de un pleno extraordinario para arrojar luz al caso Suñé. La sesión pretendía conocer de primera mano, si él quería, qué había de cierto en todo ello y qué postura tomaría el gobierno municipal en el que participa ABG como socio junto a ERC y PSC.

Suñé no ha dudado ahora, siete días después, en señalar a estos tres partidos de la oposición como una coalición que trabaja para destrozar el gobierno municipal, cruzando líneas rojas de la vida personal y pública de concejales del gobierno. En el comunicado que ha enviado a los medios que ha considerado oportunos –el Diari no se encuentra entre ellos– habla de la publicación de nuestra noticia y de la reacción de los diferentes protagonistas en ella, centrándose en acusar a los partidos de la oposición. Y concluye: «Afirmo que no he manipulado ninguna conexión a la red eléctrica y que velaré por defenderme de las actitudes beligerantes e infames hacia mi persona».

Silencio durante una semana

El comunicado oficial viene una semana después del pleno extraordinario, que se interrumpió bruscamente cuando el propietario del edificio donde tenía el negocio Suñé, en la plaza de la Vila, mostró un documento de reconocimiento de deuda con Endesa del edil que cambió el rumbo de la sesión y dio un espaldazaro a las informaciones publicadas hasta la fecha.

El alcalde Eduard Rovira (ERC), con el consenso de todos, decidió poner fin al pleno, puesto que debía analizarse ese papel y conocer qué decía Suñé al respecto. El concejal no habló. Se fue junto a su compañera de filas, Clara Solivellas, y desde entonces nadie supo de él hasta el miércoles.

Fue en la junta de gobierno local cuando Suñé pisó de nuevo el Ayuntamiento, aunque se fue antes de terminarla, aseguran desde Avui Democràcia. Hasta entonces, la trágica muerte de la concejal Montse Gassull había dejado en un segundo término el caso Suñé, pero sin que nadie supiera del paradero de éste.

La junta de gobierno fue incómoda. Así lo acreditan diferentes voces. Suñé apareció pero no aclaró nada. ERC y PSC confiaban en que diera un paso y entonces se discutiría. Pero Lluís Suñé no se mueve y el alcalde no sabe cómo tomar la iniciativa sin que ello resienta el gobierno, cada vez más frágil.

Siete días son suficientes para analizar el documento que provocó el final del pleno extraordinario. La respuesta oficial es que todavía no habría declaraciones y esta postura del alcalde también empieza a molestar a los socios de gobierno, el PSC, que empieza a ver con buenos ojos que si no demuestra su inocencia, Suñé debe dejar sus competencias.

Hablar o callar

Los tres partidos de la oposición que han sido señalados por Suñé han contestado de dos formas: Avui Democràcia decidió emitir un comunicado reclamando al alcalde que tome la iniciativa por el bien de la gobernabilidad de la ciudad, aun a riesgo de perder la mayoría. También remarcan que el concejal deje de ver confabulaciones y pruebe que estaba al corriente de pago o que admita su error. Ciudadanos y PP decidieron no contestar a las provocaciones y dejaron que las mismas acusaciones sin fundamento desacreditaran al líder de ABG.

Temas

  • COSTA

Comentarios

Lea También