Más de Costa

El gentil doctor que sigue en el recuerdo en el Baix Penedès

Ramon Dachs no cobraba a los vecinos que tenían más necesidades económicas 

José M. Baselga

Whatsapp
El dictor Dachs, con sombrero, en la inauguración de su calle en Calafell.

El dictor Dachs, con sombrero, en la inauguración de su calle en Calafell.

Muchos le recuerdan con su lazo al cuello, su sombrero y su bastón. Elegante y culto. Amante del arte y de la poesía. Tocaba el piano y diseñaba joyas. Suyo es el poema que luce en la que fue su casa en Calafell. Pero, sobre todo, en la memoria queda su dedicación para sus vecinos.

El Col·legi de Metges de Barcelona impulsa hace años la iniciativa de la Galeria de Metges Catalans. En ella rinde homenaje a facultativos que destacaron por su quehacer. 

Una de las últimas incorporaciones ha sido la de Ramon Dachs i Andreu, que ejerció en Cunit y en Calafell, donde tiene una calle a su memoria.

Ramon Dachs con su esposa, Consol Rovirosa.

Muchos recuerdan al doctor Dachs. Nació en Barcelona y tras cursar medicina en Hospital Clínic de la capital catalana, llegó a Calafell en 1917, con 26 años. Fue de los que estuvo en 1922 en la inauguración de las Colonias de Vilamar, una experiencia pedagógica pionera en Catalunya y que fue un referente de modernidad. De hecho, fue la más singular colonia que se estableció en el Estado organizada como una ciudad ideal.

Dachs también desde 1928 formó parte de la plantilla de facultativos del sanatorio marítimo que regentaba la orden de Sant Joan de Deu con el que Calafell tuvo gran vínculo emocional y donde se atendieron a muchos niños de toda Catalunya y también a los vecinos.

El doctor Dachs en 1950 con religiosos del sanatorio y el párroco Tobella.


El médico, además, atendía en su consulta a los vecinos de la playa y del pueblo. A quienes tenían menos recursos no les cobraba la visita. Un gesto que años después también tendría en Cunit.

Dachs estuvo durante la Guerra Civil en Calafell. En 1936 presenció desde el sanatorio cómo se llevaban a los religiosos para fusilarlos y vio el asesinato de un monje. Cuando salió corriendo para auxiliarlo, unos milicianos le hicieron regresar al sanatorio. El doctor siguió en Sant Joan de Deu bajo el control civil tras la expulsión de los religiosos. En esa situación le requisaron su coche. 

En autobús

Cuando en 1941 fue nombrado médico titular del pueblo y visitaba en Cunit, por la falta de su vehículo tenía que desplazarse en aquel autobús Pontarrina que realizaba el trayecto Pont d’Armentera, El Vendrell y Vilanova. 

Dachs (izquierda), su esposa, y el doctor Tobella, médico de Bellvei.

En Cunit visitaba las 40 casas y a los 250 habitantes. Muchas eran familias sin recursos, pero Dachs les atendía, daba consejos y extendía recetas o citaba para atenderles en su despacho. Esa dedicación la recuerdan muchos. En 1930 se casó en Montserrat con la vecina de Calafell Consol Rovirosa i Tell, pero tras la comida acudió a atender a sus pacientes. 

Regaliz

También desarrolló medicamentos y composiciones, aunque aquellas píldoras del Dr. Dachs quedaron en el olvido tras su muerte. Aquellas fórmulas tenían una base de regaliz, muy abundante en la zona.

En 1968 Calafell le dedicó una calle con motivo del 50 aniversario de su llegada al municipio. Ese mismo año murió a los 77 años. En Cunit en el año 2020 también se le rindió homenaje. La casa  de Calafell, conocida como de Cal Metge, recuerda al doctor con un gran mural que plasma uno de sus poemas.

El mural plasmado en la casa con uno de sus poemas.

Noticias relacionadas:

- Las Colonias de Vilamar, un ejemplo:  https://www.diaridetarragona.com/costa/Cuando-los-ninos-se-autogobernaron-en-Calafell-20190616-0018.html

- La tragedia del sanatoriohttps://www.diaridetarragona.com/costa/Al-sanatorio-no-le-pasara-nada-pero-no-respondemos-de-vuestras-vidas-20180101-0001.html

- El sanatorio, un símbolo emocional: https://www.diaridetarragona.com/costa/Los-vecinos-de-Calafell-salvaron-el-sanatorio-20180101-0002.html

Temas

Comentarios

Lea También