Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

«El mapa político no ayuda nada al proyecto de Hard Rock en Salou y Vila-seca»

Los alcaldes de Salou y Vila-seca confían en que la inversión seguirá adelante pero insisten en la importancia de que haya gobierno en la Generalitat para asegurarla definitivamente

Mònica Just

Whatsapp
Fotomontaje de los terrenos que abarcará el proyecto de Hard Rock Entertainment World en el CRT de Vila-seca y Salou. FOTO: dt

Fotomontaje de los terrenos que abarcará el proyecto de Hard Rock Entertainment World en el CRT de Vila-seca y Salou. FOTO: dt

Son muchos años con el proyecto sobre la mesa. Cuando presentaron la idea inicial y apareció BCN World en el mapa de la Costa Daurada, sus impulsores dieron un primer calendario.

Debía arrancar en septiembre de 2013. Estamos en abril de 2018 y esta gran inversión sigue sin despegar. Ha habido cambios. Aquel BCN World ya es historia y ha dado paso a Hard Rock Entertainment World, un nuevo proyecto algo más reducido pero también ambicioso para la Costa Daurada. Con sus defensores y detractores.

Pero las cosas tampoco están claras ahora ante el mapa político actual. Y aunque los alcaldes de Salou y Vila-seca –los dos municipios donde prevé levantarse este macrocomplejo de ocio y juego– aseguran que todo sigue adelante, muestran también cierta preocupación y piden celeridad.

«En las reuniones que hemos tenido nos han asegurado que Hard Rock sigue interesado en implantarse en nuestra zona. Hay tiempo para tirar adelante el proyecto, que va por buen camino. Y nosotros esperamos que así sea, porque sería muy bueno para el territorio», explica el alcalde de Salou, Pere Granados.

Pero Granados teme que todo esto acabe sufriendo las consecuencias del panorama político. «Si no hay gobierno rápido, no ayudará en nada

Es absolutamente necesario que la situación se estabilice», afirma el alcalde salouense. No tiene miedo de que se acabe perdiendo porque cree que esto no va a ocurrir, pero sí insiste en la importancia de que no se pongan más frenos.

Granados insiste en que esta inversión supondría una oportunidad para posicionar la zona a nivel mundial. Para ampliar la oferta existente, con distintos incentivos como la proximidad con PortAventura, los congresos –con un auditorio con capacidad para 10.000 personas– o el shopping, entre muchos otros.

Y para desestacionalizar la temporada turística, un reto que la Costa Daurada persigue desde hace años y al que se va acercando poco a poco. 

Compartir impresiones

Por su parte, el alcalde de Vila-seca, Josep Poblet, señala que últimamente ha recibido a varias personalidades vinculadas al proyecto de PortAventura World, con quienes ha compartido las impresiones que llegan desde Hard Rock y del Govern de la Generalitat.

Y, de hecho, Poblet afirma que «va en la mejor de las direcciones». Y añade que «el proyecto cree en la zona, forma parte de la misma cultura de ocio que la que tenemos en la actualidad y significará una gran aportación al crecimiento y a la calificación de nuestro destino turístico».

Aun así, el alcalde vilasecano también tiene la mirada puesta en el mapa político catalán y se muestra preocupado. «Cuanto antes tengamos gobierno de la Generalitat, mejor irá para asegurar definitivamente este importante proyecto», insiste Poblet.

Y es que en general, el territorio mantiene la confianza en que la inversión se materializará, pero con cierto miedo de que los retrasos la acaben diluyendo. Ambos alcaldes se muestran esperanzados y creen que seguirá adelante, pese a las dificultades que se hayan podido presentar por el camino.

Pero la política del gigante americano en todos estos meses ha sido de silencio. Un silencio que empieza a inquietar a varios sectores.

Hard Rock Entertainment World, valorado en unos 2.000 millones de euros, arrancaría con una primera fase de 665 millones. Tendría un hotel de 600 habitaciones con forma de la icónica guitarra de Hard Rock de 600 habitaciones.

En él estaría el único casino que podría tener el complejo. PortAventura desarrollaría un segundo hotel, de 500 habitaciones y de carácter familiar, y Value Retail –la empresa que gestiona La Roca Village– se encargaría de un espacio de 75 tiendas. Además, la previsión es que haya una gran piscina de 6.000 m2 y un espacio para conciertos con capacidad para 15.000 personas.

Comentarios

Lea También